Innovar. Un manifiesto de acción

Luis Pérez-Breva / Editorial Deusto_ 

Todos podemos innovar, se puede aprender, practicar y enseñar. La innovación es el desenlace de un recorrido de aprendizaje y acción que no requiere profetizar mercados o disrupciones ni ningún otro tipo de clarividencia. Innovar es una acción: no empieza por ampararse en ideas rompedoras, exponenciales o disruptivas, no necesita ciencia infusa, no depende de usuarios, inversores o de asumir culturas emprendedoras. Depende de usted. 

Puede empezar con sólo un presentimiento y construir una innovación de impacto partiendo de lo que tiene. De hecho, todo lo que hoy celebra como una innovación empezó así. Nada es nuevo en la génesis de una innovación. Innovar es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica.

Innovar no es difícil, pero la mitología y los lugares comunes que rodean a la palabra acaban por confundir lo que hay que hacer. Acostumbrados a escuchar esta palabra en boca de líderes y personajes relevantes, y a celebrar sólo historias de éxito, es fácil caer en sesgos y asociaciones que conviene poner en duda, cuando no desechar.

Sabemos ya de la importancia que tiene innovar en las empresas y del papel esencial que juega en el progreso social y la competitividad económica, pero codiciar innovación no le prepara para innovar. De hecho, puede llegar a ser contraproducente. Las innovaciones que celebramos sólo son inspiradoras porque ya conocemos su desenlace, la realidad de sus verdaderos inicios parece a menudo extraída de otra historia. Y sin embargo, ésa es la historia que tendrá que emular.

Luis Perez-Breva, artíce y director del programa MIT Innovation Teams en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology, nos ofrece otra perspectiva que empieza por el principio y le lleva a resolver un problema real. En estas páginas encontrará ejemplos que abarcan todo tipo de innovaciones y habilidades que puede poner en práctica de inmediato. 


Imprimir