Ganar o perder en el escenario post COVID

Ganar o perder en el escenario post COVID

“Con el coronavirus todos hemos cruzado el Rubicón digital. Esta crisis debería eliminar cualquier duda respecto de lo acertado y urgente de una transformación digital”, aseguraba Rob Wolcott durante su reciente participación en “Outthinker 2020 Virtual Summit”. 

El cofundador de TWIN asegura que las grandes compañías han sido liberadas de sus limitaciones heredadas, y vaticina la creación de nuevos modelos de negocio digitales basados en la resiliencia y la proximidad que ofrecerán grandes oportunidades de cara al futuro que nos espera. En el transcurso de una entrevista concedida a Christine Miles, fundadora y CEO de EQuipt, tras su conferencia virtual, Wolcott insistió en que para tener éxito en esta nueva etapa todos debemos adaptar nuestro esquema mental al escenario post COVID. 

CHRISTINE MILES: Los participantes de este encuentro virtual han destacado que la crisis del coronavirus puede generar muchas oportunidades, pero personalmente me gustaría saber, ¿cuáles son los mayores errores que se están cometiendo? 

ROB WOLCOTT: Obviamente, estamos haciendo muchas cosas mal, pero creo que no deberíamos ser demasiado críticos con nosotros mismos, porque no hay que olvidar que estamos viviendo una situación sin precedentes. 

Sin embargo, considero que uno de los grandes errores es que tendemos a encerrarnos en nosotros mismos. Creo que deberíamos dedicar parte de nuestra atención a pensar qué va a pasar después, cómo va a ser nuestro futuro cuando pase la crisis. 

C.M.: En general, ¿entienden los CEOs el concepto que usted predica sobre la proximidad en los entornos de producción? 

R.W.: Es una pregunta muy amplia, pero pocos la entienden. En el entorno start-up sí que es más fácil encontrar gente capaz de concebir este principio. 

Los CEOs de las compañías con más potencial en este ámbito no suelen ser muy propensos a implementar este tipo de prácticas, aunque he de reconocer que en los últimos años la situación ha mejorado. No se llega a CEO de una gran empresa haciendo cosas extrañas. Se accede a esto puesto conociendo el negocio, trabajando duro, consiguiendo resultados y buscando la optimización continuada. Parte del trabajo de un buen directivo es optimizar, aunque en exceso, se eliminan opciones y, por tanto, nuestra capacidad de elegir otros caminos. 

Para poder transformar un modelo de negocio hacia el concepto de proximidad hay que contar con diferentes opciones, algo opuesto a la optimización y contraproducente en una crisis. Emmet B. Keeffe, socio de Insight Partners, afirma que la actual crisis es una oportunidad, pues provoca la aceleración de los productos y servicios digitales orientados al cliente. Es más, Keeffe acaba de cerrar una inversión de 9.5 billones de dólares para un fondo especializado en software y empresas. 

Las grandes empresas están invirtiendo en transformación digital y reduciendo el contacto tradicional con sus clientes. Esto quiere decir que, si no somos capaces de digitalizarnos, acabaremos desapareciendo y la culpa de nuestro fracaso no será únicamente de Amazon, sino de nuestra incapacidad para cambiar nuestra concepción mental. 

C.M.: En el ámbito de los suministros, ¿el concepto de proximidad podría ir en contra de la globalización? 

R.W.: En algunos aspectos quizá, aunque todavía es demasiado pronto para determinarlo. La proximidad en sí misma es una capacidad, y lo realmente importante es el uso que le demos. 

En el caso de una crisis como la del coronavirus, todos estamos de acuerdo en que necesitamos más producción de fármacos y una oferta más próxima a la demanda. Si cambia la forma de producción del sistema global, deberemos estar atentos a las consecuencias, pues las dinámicas, como dice Rita McGrath, son mucho más complejas. 

Un ejemplo histórico es cuando los primeros ordenadores estaban en la cresta de la ola y se empezó a hablar de la oficina sin papeles, y ha ocurrido casi lo contrario; hay prácticamente una impresora por cada ordenador, y más documentos en papel que nunca.

Afortunadamente, estamos empezando a ver cómo cada vez más procesos se desplazan hacia la nube y la cantidad de documentos que se pueden firmar online aumenta cada día. Se está reduciendo la necesidad de imprimir, escanear, firmar y enviar acuerdos por correo ordinario. Ahora se pueden realizar estas gestiones digitalmente. 

C.M.: ¿Qué sectores se verán menos afectados? 

R.W.: La construcción es una de las industrias que menos disrupción ha sufrido en los últimos años.  

Si lo pensamos, la construcción de edificios ha variado poco desde los Romanos. Si alguien quería construir una villa, se hacían planos, se compraban los materiales, se excavaban los cimientos y se comenzaba a levantar la edificación… lo mismo que hacemos hoy, aunque con mejores herramientas. 

Es cierto que empiezan a verse algunas innovaciones, pero no prestamos demasiada atención porque proceden de países en vías de desarrollo. 

Por ejemplo, hace años que existen las casas prefabricadas, pero la percepción general era que se adquirían cuando alguien no podía permitirse una “de verdad”. Sin embargo, ya hay prefabricación utilizando componentes de lujo. Con el proceso de impresión 3D se incrementa la eficiencia y ya hay experimentos con esta técnica que, incluso, imprimen casas en 3D

Lo cierto es que los cambios son pocos y los obstáculos en este sector muchos… pero estoy convencido de que esas barreras acaban creando oportunidades para cambiar. 

C.M.: ¿Qué mensaje quiere transmitirnos para terminar? 

R.W.: Mi propósito es ayudar a las personas a encontrar el lugar que quieren ocupar en el futuro. Me costó un par de años descubrir y definir este propósito de cómo podía ayudar a que las personas vieran el futuro. No su futuro, sino el futuro en general, de manera que pudiesen encontrar su sitio en él. 

Antes de terminar me gustaría aportar una perspectiva diferente que tiene que ver con el futuro que a mí me gustaría tener. Durante esta crisis deberíamos replantearnos la noción de amor. Y no solo al entorno familiar, sino a la sociedad, que parece que está empezando a erosionarse; querer a nuestros compañeros, a nuestros clientes, querernos entre nosotros… Debemos refinar y redefinir lo que significa el amor en estos entornos, porque si todos -o la gran mayoría- nos planteamos este objetivo, nuestro futuro será mucho mejor.


Rob Wolcott, cofundador y presidente de TWIN, socio director de Clareo, escritor y business angel