Diputación de Tarragona: líder en excelencia y transparencia

Nacido en Vila-seca (Tarragona) en 1956, Josep Poblet i Tous se licenció en Geografía e Historia en la Universidad de Barcelona. Desde 1979 trabajó como técnico especialista en ahorro, hasta que en 1993 solicitó la excedencia por ejercicio de cargos públicos electos. Sin embargo, su participación política comienza años atrás.

Militante de Convergència Democràtica de Catalunya desde 1987, durante dos años fue teniente de alcalde de Urbanismo y Medio ambiente del Ayuntamiento de Vila-seca i Salou; de 1989 a 1991, teniente de alcalde de Urbanismo y Medio ambiente del Ayuntamiento de Vila-seca, y posteriormente primer teniente de alcalde y responsable de Urbanismo y Medio ambiente.

Alcalde de su municipio natal desde 1993 –siendo reelegido sucesivamente durante cinco elecciones–, en 2003 se convierte en diputado del Parlamento de Catalunya. 

Desde 2007, preside la Diputación de Tarragona, una institución al servicio de la ciudadanía que se ha convertido en un referente de transparencia y gestión excelente.

EXECUTIVE EXCELLENCE: El debate sobre la utilidad de algunos organismos públicos ha centrado buena parte de la discusión política en los últimos años. ¿Cuál es la misión actual de la Diputación de Tarragona y qué valor aporta a los ciudadanos?

JOSEP POBLET: Esencialmente, nuestra misión consiste en apoyar a las administraciones locales, ofreciendo asesoramiento, servicios, participando en el desarrollo sostenible del territorio y contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. En el actual momento de crisis económica, que afecta especialmente al ámbito municipal, nuestro papel como administración adquiere una especial relevancia. En este sentido, durante el pasado ejercicio, la Diputación de Tarragona destinó más recursos que nunca a su demarcación, para así contribuir a paliar los efectos de la coyuntura económica adversa en la que está sumido el conjunto del país. Todo ello solo es posible con una distribución eficiente de los recursos, que permita llegar a más personas, pese a disponer de un menor presupuesto. 

Por otra parte, hemos incidido en los ámbitos de actuación derivados de nuestras competencias (ayuntamientos, turismo, formación, promoción económica, red local de carreteras, administración electrónica, medio ambiente, salud pública, cultura...), pero también, en más de una ocasión, hemos querido ir más allá, colaborando con otras entidades con el fin de reforzar iniciativas de carácter económico y asistencial imprescindibles para el correcto desarrollo de nuestro territorio. 

E.E.: A pesar de las restricciones presupuestarias y de la crisis, muchas administraciones públicas han sabido reinventarse. ¿Cuál ha sido la situación en el caso de la Diputación de Tarragona

J.P.: Trabajamos para ser un agente efectivo de transformación de la realidad socioeconómica, haciendo hincapié en la innovación y en la excelencia en la gestión. En este sentido, en los últimos años hemos trabajado a fondo en la promoción económica de nuestras comarcas, desde múltiples ámbitos y, siempre que ha sido posible, en estrecha colaboración con la Universitat Rovira i Virgili (URV), con quien compartimos demarcación y objetivos. Con la URV colaboramos en materia de investigación, conocimiento, cultura y, en definitiva, contribuimos a la generación de oportunidades para el conjunto de la población.

E.E.: ¿Qué decisiones o procesos de optimización se han tenido que acometer?

J.P.: En los últimos años, hemos desarrollado planes estratégicos que nos han permitido alinear las prioridades y los objetivos clave acordados por la dirección política y que se han trasladado de forma inequívoca a la estructura técnica y administrativa. El plan consta de diez líneas estratégicas agrupadas en cuatro áreas: Municipio y territorio sostenibles; Personas, formación y cultura; Conocimiento y modelo socioeconómico, y Gestión interna excelente. Todo ello nos sirve de guía en nuestro camino hacia la mejora continua y la consecución plena de los objetivos que nos fijamos como institución al servicio de la ciudadanía, siempre orientados a medio y largo plazo.

E.E.: El director de la SingularityUniversity y ex vicepresidente de Yahoo, Salim Ismail, nos advertía de la gran distancia que existe entre la celeridad de las evoluciones tecnológicas y la lentitud de los sistemas actuales (políticos, legales, educativos…), “cuyos procesos de decisión son demasiado pausados y reflexivos. En un momento donde tenemos que decidir cada vez con mayor rapidez, nuestras estructuras políticas están obsoletas”. ¿Perciben esta dualidad en la Diputación? 

J.P.: La estrategia que hemos ido implementando desde el año 2011 nos ha permitido ganar en eficacia y eficiencia, acortando procesos y dando un servicio cada vez más ágil y cercano. Esto ha sido posible gracias a la incorporación en nuestro día a día de sistemas tecnológicos, de los cuales aprovechamos todo el potencial para la mejora del servicio público. Creo, modestamente, que hoy la Diputación de Tarragona puede equipararse con las empresas más eficientes del mercado. El reconocimiento EFQM 400+ así lo acredita.

E.E.: ¿Cómo les ha afectado la evolución tecnológica?

J.P.: Una de nuestras líneas estratégicas nos orienta a liderar la aplicación de las tecnologías de la información y el conocimiento. Disponemos ya de un sistema que gestiona los cerca de 300 servicios que ofrecemos a los ayuntamientos, entidades y ciudadanos. De esta forma, además de tramitar los servicios de manera eficiente y eficaz, podemos rendir cuentas de la calidad de nuestra gestión, del tiempo que hemos utilizado en su tramitación y del importe, los ingresos y los costes que todo ello ha supuesto. 

Actualmente, las tecnologías de la información ya forman parte de nuestra cotidianidad. El portal eSAM, por ejemplo, nos orienta a la mejora del servicio a los ayuntamientos, y facilita la rapidez en los trámites con la Diputación. Nuestras iniciativas en materia tecnológica también se dirigen a la ciudadanía en general, a través de propuestas en el ámbito turístico, o en el cultural, con nuestra biblioteca virtual Ramon Berenguer IV. 

Por otra parte, también hemos renovado las webs corporativas de la Diputación, con gestores de contenidos que mejoran la interrelación con los usuarios internos y externos. Nuestra obligación como administración es aprovechar las potencialidades de todas estas herramientas para acercarnos aún más a la ciudadanía y reforzar nuestra vocación de servicio a la sociedad.

E.E.: Recientemente, la Diputación de Tarragona ha obtenido el Sello EFQM 400+ de manos del Club Excelencia en Gestión, siendo además la primera en conseguirlo. ¿Qué motivaciones les han llevado a implementar el modelo EFQM?

J.P.: Existen evidencias que señalan que las organizaciones que toman modelos de excelencia como referencia principal en su gestión son mucho más eficientes. En los últimos ocho años, hemos reforzado nuestro sistema de gestión, que toma como base principal el Modelo EFQM de Excelencia. 

Las administraciones estamos obligadas a demostrar a los ciudadanos que gestionamos sus recursos tan bien, o mejor, que la empresas más eficaces y eficientes del mercado. No es banal la mejora en la autoestima que este reconocimiento genera entre los miembros de nuestra organización.

Jaume Bargalló, responsable de Desarrollo de Negocio de TÜV Rheinland; Pere Miralles, vicepresidente del Club Excelencia en Gestión (representante en España de la EFQM, European Foundation for Quality Management); el presidente de la Diputación, Josep Poblet, y Lluís Torner, director del Instituto de Ciencias Fotónicas, durante la entrega pública del sello internacional de calidad EFQM 400+, celebrada en diciembre de 2014. La Diputación de Tarragona se convirtió en la primera Diputación del Estado con este prestigioso reconocimiento.

E.E.: ¿Qué beneficios les está reportando este reconocimiento?

J.P.T.: En primer lugar, la visualización de que el sistema de gestión es un elemento estratégico que nos permite alinear todos los recursos hacia unos objetivos bien definidos. En segundo lugar, la utilización de un marco metodológico de gestión común que nos permite una mayor precisión en el lenguaje que utilizamos. Digamos que es nuestro común  denominador. Y, en tercer lugar, un sentimiento de pertenencia a una organización que se esfuerza en ser excelente.

E.E.: José Aguilar López, socio director de la consultoría MindValue, escribía en el número de febrero de esta revista que “la austeridad instaura una cultura del consumo y de la inversión más responsable”. Aunque todas las organizaciones deberían seguir este principio de responsabilidad, en el caso de entidades públicas parece razonable que esa exigencia sea todavía mayor. ¿Qué importancia tienen para la Diputación de Tarragona valores como la responsabilidad y la transparencia?

J.P.: Sin duda, se trata de valores clave para cualquier administración pública. El Modelo EFQM de Excelencia, desde 2010, ha potenciado los conceptos de sostenibilidad y transparencia. Nuestro marco metodológico en sostenibilidad lo tomamos de la norma ISO 26000 de responsabilidad social, que nos marca la transparencia como uno de los siete principios de responsabilidad social. Así pues, desde 2012 hemos tomado como referencia el ‘Índice de Transparencia Internacional’ y en la evaluación del año 2013 obtuvimos una puntuación de 97,5 puntos (sobre 100), siendo una de las mejor valoradas del Estado. En la próxima evaluación esperamos conseguir los 100 puntos. Los buenos resultados en estos ámbitos reflejan nuestra apuesta por la calidad y el servicio público y nos alinea con todas las instituciones que han escogido la mejora continua como eje vertebrador de su actividad.

En cualquier caso, los excelentes resultados de las encuestas de satisfacción que realizamos regularmente entre nuestros clientes objetivos –los ayuntamientos– nos llenan de orgullo y nos impulsan a seguir trabajando con más entusiasmo, si cabe.

 E.E.: A veces las buenas prácticas desarrolladas en el sector público pasan desapercibidas, y sin embargo se dan, como es el caso de la excelencia en la gestión de la Diputación de Tarragona. ¿Cree que hace falta una mayor pedagogía en la sociedad sobre el valor de la función pública?

J.P.: Sí. En la sociedad actual, debe existir un sector público que equilibre los factores económicos y sociales. Cada modelo de sociedad determina qué actividades confía al sector público y cuáles confía al sector privado, siendo necesario un equilibrio para obtener las bondades de ambos sectores. Aunque es cierto que en España, el gasto público es inferior a la media de los países de la UE, debemos seguir esforzándonos en optimizar al máximo la eficacia y la eficiencia en el ejercicio de la función pública. El sector público puede y debe ser tan eficiente como el privado.

E.E.: Teniendo en cuenta sus años de trabajo al servicio público, ¿qué cree que pueden aprender los directivos de las empresas privadas de los líderes públicos?

J.P.: La planificación a medio y largo plazo. En los últimos años, el sector privado ha tenido tendencia a reducir el horizonte de su estrategia. La incertidumbre del entorno general ha hecho que las decisiones se tomen considerando, preferentemente, los objetivos a corto plazo, y ello conlleva que se desestimen  algunos proyectos que requieren implantaciones dilatadas en el tiempo. Deberíamos encontrar un mayor equilibrio entre utilidad general y rentabilidad a medio y largo plazo. 

E.E.: ¿Qué es lo más gratificante de su función actual como presidente? 

J.P.: Me satisface especialmente poder ayudar a los ayuntamientos en su día a día, en especial a los más pequeños. Nuestra provincia cuenta con un 80 por ciento de municipios que no llegan a los 4.000 habitantes y que, sin embargo, deben continuar prestando servicios básicos a la población, o proyectando infraestructuras que cubran sus necesidades diarias. Todos ellos requieren de una administración ágil y cercana que dé respuesta a sus necesidades, muchas de las cuales no se podrían llevar a cabo sin nuestro apoyo constante. En este sentido, las diputaciones somos “el ayuntamiento de los ayuntamientos”. 

Por otra parte, desde que ostento este cargo, en 2007, en pleno inicio de la crisis económica, desde la Diputación estamos incidiendo en la creación de riqueza con actuaciones dirigidas a la reactivación del turismo y de la economía en general, la formación, la investigación, las infraestructuras y la cultura.


Publicado en Executive Excellence nº120 marzo 2015


Imprimir   Correo electrónico