Ética y competitividad, una ecuación de éxito


HABILIDADES DIRECTIVAS / LIDERAZGO

Agradeciendo de antemano la oportunidad que Executive Excellence y su magnífico director, Federico Fernández de Santos, me dan de participar en este número especial, creo que es un buen momento para reforzar una idea muy necesaria: “ética ante todo”.

Estamos viviendo momentos de enorme turbulencia en nuestro entorno. La situación económica de nuestro país desde el 2008 está muy lejos de ser aceptable y una creciente ansiedad, motivada por las constantes noticias que nos llegan, empieza a ser un elemento no deseado en el día a día de cada vez más personas.

La enorme competitividad que los agentes de nuestro mercado nos exigen a todos los participantes en este, y que queda plasmada con persistencia en los medios de comunicación, no puede estar reñida con un comportamiento y una conducta ética e intachable de los equipos directivos. Cada día está impregnado de pequeñas acciones y decisiones, que debemos utilizar para irradiar a nuestros equipos humanos, clientes y socios/proveedores en general, la bondad de esta conducta.

Transparencia como elemento sustancial de nuestra cultura empresarial. Respeto y dignidad hacia colectivos singulares y, al mismo tiempo, permanente búsqueda de la eficacia, para mantener y, si es posible, aumentar nuestro nivel de competitividad, son bajo nuestro prisma elementos claves del éxito. En Compass los tenemos identificados y esparcidos a lo largo de la organización en nuestro Código de Conducta y en nuestro Código Ético. Los principios que fijan ambos códigos van implícitos en nuestros valores. Es responsabilidad de todos mantener estos estándares y llevar a cabo nuestro trabajo de una forma profesional, segura, ética y responsable, siempre y sin excepción.

Inversión en tecnología, formación bruta de capital e incremento de márgenes son parámetros necesarios, pero no son suficientes. A pesar de las dificultades del presente, nuestro país tiene una enorme potencialidad económica que hay que saber descubrir y acrecentarla, y la ética es un elemento substancial de esta potencialidad económica.

No quiero dejar de felicitar a Executive Excellence por estos 100 números en el mercado, así como desearles tanto éxito como hasta ahora.


Alfredo Ruiz-Plaza, consejero delegado de Compass Group, España y Portugal

Artículo publicado en Executive Excellence nº100 feb13

Imprimir   Correo electrónico