Atresmedia: una década de espíritu inconformista

La última década ha generado unos cambios a todos los niveles como nunca se habían visto antes. En Atresmedia no hemos sido inmunes a esos procesos que nos han obligado a desempeñar nuestra actividad profesional en un entorno cada vez más dinámico. El desarrollo de una crisis a escala mundial con incidencia en las economías nacionales, la irrupción de nuevos operadores en el sector audiovisual y de medios de comunicación, o la transformación en los hábitos de consumo han sido algunos de los factores a los que nos hemos tenido que enfrentar en estos diez años. 

Un periodo en el que Atresmedia ha reafirmado su papel como actor central con un papel decisivo en el panorama audiovisual español. Esa posición de liderazgo responde a un trabajo realizado sobre la base de una serie de valores transversales que definen a nuestra compañía y que han conformado un modelo con capacidad de adaptación que apuesta por la calidad y el prestigio. 

En Atresmedia nos hemos esforzado siempre por responder a las demandas de la sociedad. La pluralidad ha sido una de ellas. La fusión de Antena 3 y laSexta, uno de nuestros grandes hitos en esta última década, ha reforzado el papel de Atresmedia como Grupo audiovisual más plural de España. Además, la consideración de la pluralidad como uno de nuestros principales valores nos ha situado también como el más influyente. Las coberturas informativas y la celebración de los principales debates electorales han contado con el respaldo de la audiencia. En 2017 los informativos de Antena 3 fueron la única oferta informativa privada que creció con una media de 12,6%, en todas sus ediciones y laSexta Noticias igualó el segundo mejor resultado de su historia con un 9,9% de cuota media de audiencia. La influencia de las dos principales cadenas televisivas de Atresmedia ha sido ratificada por diversos estudios. El más reciente, elaborado por el Reuters Institute de la Universidad de Oxford, ha consolidado el papel de Antena 3 y laSexta como referentes informativos y líderes indiscutibles en credibilidad y confianza. Una posición que también ha sido reforzada en el caso de Onda Cero, única radio generalista que ha cerrado 2017 con un 3% de avance, el doble que el mercado. 

Esos atributos no pueden comprenderse sin conocer la preocupación de Atresmedia por lo local y lo cercano. La atención a las cuestiones que preocupan a las personas es uno de nuestros valores fundamentales. El público nos ha recompensado con su seguimiento y nos ha otorgado la capacidad de centrar la conversación de la sociedad. Por eso nuestro Grupo es el más influyente en el sector audiovisual español.

Esa posición nos hace ser conscientes de nuestra responsabilidad, pero también de nuestra fortaleza. Contamos con un sistema de medición de audiencias mucho más estable y creíble que nos permite generar un entorno positivo para los anunciantes. La solidez de la televisión en abierto continúa siendo indiscutible, pese a los cambios que se han producido en el sector. Nuestro proceso de adaptación permanente nos ha permitido afrontar esos retos generados en el modelo televisivo y en sus formas de consumo, aunque la entrada en liza de nuevas plataformas y hábitos de consumo haya difuminado las fronteras entre televisión lineal y no lineal; lo que nos ha obligado a competir no solo por la audiencia sino también por el tiempo de ocio. 

Por eso hemos preparado una respuesta seria y solvente a esos retos a través de una revisión permanente de nuestra estrategia. Atresmedia fue el primer operador en Europa en pre-estrenar contenido online y una de nuestras cadenas, Antena 3, fue la primera televisión del continente europeo en lanzar su propio canal en YouTube. Atresplayer es la plataforma de televisión online referente en España que permite visualizar nuestros contenidos. Hemos avanzado con nuevos proyectos ligados a la explotación de sinergias con la creación de marcas solventes como Series Atresmedia, que han contribuido de manera eficaz a nuestra política de internacionalización. La explotación de más de 50 millones de hogares abonados a nuestros canales en el extranjero es uno de los ejemplos. Con la puesta en marcha de Atresmedia Studios, un proyecto clave para la producción de ficción con destino a terceros, hemos demostrado de nuevo cómo sabemos adaptarnos para sacar partido de circunstancias que para otros serían dificultades. A través de esta marca estamos presentes como proveedores en las plataformas y en el pago y nos situamos en una posición de referencia en el mercado internacional, mientras nuestras series se distribuyen por todo el mundo. 

Además de esa estrategia de internacionalización, hemos apostado por incentivar una ambiciosa política de diversificación, explotando nuevos negocios no ligados a la publicidad tradicional. Atresmedia ha contribuido al emprendimiento con el modelo Media for Equity, que ha supuesto una inversión de más de 80 millones de euros en más de una decena de start ups en 2017. También hemos contribuido al impulso de la industria cinematográfica española con un modelo rentable que llevó a las pantallas nueve películas que acumularon casi el 30% de la recaudación de la taquilla nacional. 

Cada sector cuenta con su propia agenda. En el caso del audiovisual que opera en España, los diez últimos años han supuesto un cambio vertiginoso con la irrupción de nuevos actores. La posesión de una licencia ya ni siquiera es un factor decisivo. Tampoco competimos de forma exclusiva con operadores de televisión lineal. La pugna por la audiencia y el mercado publicitario nos ha colocado frente a empresas como Facebook o Google, que han cambiado de forma radical la manera de trabajar en el sector. Sin embargo, esos ajustes no nos han asustado. En Atresmedia vivimos un proceso constante de revisión para adaptarnos a las circunstancias de nuestro entorno y por eso nos hemos propuesto profundizar en la digitalización. Los nuevos tiempos exigen nuevas respuestas: la Administración tiene que introducir cambios normativos para facilitar la competencia. La igualdad de condiciones a la hora de operar es un paso fundamental para ello. Los derechos y las obligaciones deben ser extensibles a todos los actores implicados en el panorama audiovisual español. 

En Atresmedia no nos resignamos a ser meros sujetos pasivos en los procesos de cambio. Estamos inmersos en una de las mayores transformaciones de la historia y nosotros queremos ser protagonistas de ella. Esta situación nos exige el mantenimiento de altos niveles de eficacia y rapidez para adaptarnos a los nuevos retos que van a plantearse. Tendremos que hacerlo aplicando un concepto que marcará el futuro, el de “faster and better”, el más rápido y el mejor. Quizá esas decisiones no siempre serán perfectas, pero tendrán que ser tomadas con premura. Esa será la exigencia de este tiempo de cambios. 

A lo largo de la última década, Atresmedia se ha enfrentado a duras pruebas en las que hemos expuesto de forma positiva nuestra capacidad para sortearlas. Hemos demostrado que no tememos al cambio, sino que nuestro espíritu inconformista nos lleva a apostar por él como el mejor método para mantener el dinamismo de nuestro Grupo. Esa es nuestra mejor estrategia, apoyada en un sólido conjunto de valores y en el capital humano de excelentes profesionales que integran Atresmedia, y es en la que continuamos avanzando. 


 Silvio González, consejero delegado de Atresmedia. 

Texto publicado en Executive Excellence nº150 julio-agosto 2018.


Imprimir