Invertir en futuro: 75 ayudas a la investigación e innovación

Invertir en futuro: 75 ayudas a la investigación e innovación

¿Podemos crear materiales nuevos con propiedades espectaculares? ¿El hígado podría revelar el talón de Aquiles de la malaria? ¿Podemos tratar el cáncer induciendo el envejecimiento celular? Estos son sólo tres de los 75 interrogantes que intentarán resolver los investigadores recientemente becados por la Fundación Bancaria ”la Caixa".

Un año más, la primera institución filantrópica de investigación de España y Portugal ha renovado su compromiso con la promoción de iniciativas punteras de gran impacto social, y ha concedido 75 ayudas a proyectos de investigación e innovación de excelencia nacionales e internacionales. 

Durante el acto de entrega, Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, ha manifestado que “vivimos en una sociedad cambiante, en la que los descubrimientos abren escenarios que plantean nuevos retos de futuro. Aplicando los principios de anticipación, compromiso y excelencia que guían la acción de la entidad desde hace más de un siglo, apostamos firmemente por el apoyo a la investigación en salud”. Gracias a esta inversión, los becados podrán desarrollar sus proyectos en las mejores universidades y centros de investigación de España y Portugal, y serán capaces de cambiar el futuro de las personas.

En la ceremonia, que también contó con la presencia de Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria ”la Caixa”; de Javier Solana, miembro del Patronato y del Consejo Asesor de Expertos en Investigación de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, y de Manuel Heitor, ministro de Ciencia, Tecnología y Enseñanza Superior del Gobierno de la República de Portugal, se puso de relieve la necesidad de impulsar más proyectos punteros en investigación multidisciplinaria para incidir en el bienestar social.

El Plan Estratégico 2016-2019 de la entidad incluye la inversión en investigación como una prioridad, y destina 70 millones de euros al conocimiento, la investigación y la innovación en el presente año, con la previsión de aumentar esta cifra hasta 90 millones de euros en 2019. Esta inversión convierte a la institución en la primera entidad filantrópica de investigación de España y Portugal, y una de las primeras de Europa. Para su presidente, Isidro Fainé, el objetivo está claro: “Crear un ecosistema en el que capacitemos a los mejores talentos investigadores nacionales e internacionales; en el que aceleremos la investigación de excelencia de los mejores proyectos en biomedicina y salud, y en el que posibilitemos la traslación de la investigación del laboratorio a la ciudadanía”.

Formación, investigación y soluciones

La implicación de la Fundación Bancaria ”la Caixa” con la investigación tiene más de treinta años, cuando inició el Programa de Becas ”la Caixa”. Desde entonces, la entidad ha destinado cerca de 400 millones de euros a la formación de excelencia, la investigación y la innovación. Pocas instituciones tienen en su ADN este bagaje.

Como explica Isidro Fainé, “durante casi cuatro décadas, el programa de becas de “la Caixa” ha financiado los estudios de posgrado de más de 4.700 jóvenes promesas científicas en todo el mundo, especialmente en España y, a partir del próximo año, Portugal”.

En 2018, la Fundación ha querido reafirmar su compromiso con la investigación y la sociedad atrayendo talento internacional y fomentando que los científicos se queden en el territorio; dando apoyo a los investigadores de referencia mundial que llevan a cabo investigación de frontera, y, como último paso, impulsando la traslación de sus conclusiones a la sociedad a través de la creación de empresas, de manera que aporten soluciones para los ciudadanos.

Para contribuir a estas tres líneas de actuación, ha desarrollado un proyecto global centrado en tres ejes principales: la formación de excelencia, capacitando a las generaciones futuras y promoviendo el talento; la aceleración de los avances científicos a través del apoyo a centros de investigación de referencia en el ámbito de las ciencias de la vida y de la salud, y la transmisión de los resultados de la investigación del laboratorio a la empresa. Bajo estas premisas, se ha distribuido la dotación entre:

l Becas de posdoctorado Junior Leader ”la Caixa”. En palabras de Fainé, “uno de los programas más emblemáticos de esta Fundación. Su objetivo es capacitar a los mejores talentos para que se formen en los entornos que les permitan que su potencial florezca por completo”. Esta iniciativa selecciona a investigadores de excelencia para llevar a cabo sus proyectos y fomentar así las carreras científicas de alta calidad.

De las 30 becas otorgadas, 20 servirán para atraer talento internacional a los centros Severo Ochoa o María de Maeztu, y las otras 10 tienen como objetivo retener talento para investigar en cualquier universidad o centro español.

l Convocatoria de proyectos de investigación en biomedicina y salud. Como explica el presidente de la Fundación, “aunque esta línea se puede rastrear hasta los orígenes de “la Caixa”, a finales del siglo pasado tomó un impulso decisivo, orientando los fondos hacia la investigación de excelencia y hacia los procesos de financiación competitivos”. 

En la primera resolución de esta convocatoria abierta y competitiva, la Fundación Bancaria ”la Caixa” ha seleccionado 25 iniciativas de investigación en biomedicina y salud de excelencia científica y con un gran valor potencial e impacto social, ya sea en investigación básica, clínica o traslacional. El objetivo de este programa es potenciar proyectos de excelencia en la lucha contra las enfermedades de mayor impacto en el mundo, como las cardiovasculares, neurológicas, infecciosas y oncológicas.

l Programa CaixaImpulse. “Esta iniciativa tiene como objeto que todo este conocimiento se traslade a hacer una sociedad mejor y más justa, proyectando al público los avances científicos, ya transformados en mejoras en la salud y la calidad de vida de las personas”.

Este año, se han concedido 20 ayudas promovidas por la Obra Social ”la Caixa” y Caixa Capital Risc, con la colaboración de EIT Health, dirigidas a centros de investigación, universidades y hospitales, sin ánimo de lucro, de España o de Portugal, que están trabajando en un proyecto innovador del ámbito de la biotecnología o las ciencias de la vida. Desde su puesta en marcha, en 2015, el programa ha destinado 7,5 millones de euros a impulsar 58 iniciativas, 10 de las cuales ya se han convertido en empresas derivadas (spin-off) y siete más se encuentran en proceso de creación.

Plantear las cuestiones adecuadas

«Questions for the future» es el lema que centra el conjunto de los 75 proyectos becados, unos proyectos que plantean las preguntas apropiadas para conseguir un futuro mejor para la sociedad.

Parafraseando a Albert Einstein, el presidente de la Fundación Bancaria ”la Caixa” recordó que “la formulación de un problema es más importante que su solución. Es decir, el verdadero paso adelante se da al formular la pregunta clave, y no tanto al hallar la respuesta. Y es que comprender el porqué de algo abre nuevas vías a encontrar soluciones”.

Una de esas preguntas es la planteada por Alicia Casitas Monter, quien gracias a esta beca ha comenzado hace tres meses un proyecto de investigación en el Instituto de Química Computacional y Catálisis, asociado a la Universidad de Girona, con el objetivo de averiguar “cómo podemos desarrollar procesos químicos más sostenibles”. En su opinión, “esta beca es una oportunidad muy buena que te permite tres años de estabilización para poder desarrollar ideas, y creo que es un tiempo suficiente para demostrar e intentar conseguir los objetivos. Es muy importante recibir financiación para poder alcanzarlos”. Con su proyecto de investigación, Alicia pretende descubrir y desarrollar catalizadores que contengan metales que abundan en nuestro planeta, como el hierro y el manganeso, para llevar a cabo transformaciones orgánicas difíciles. Su proyecto Suschemearth se centra en proporcionar conocimientos básicos para impulsar las tecnologías químicas que utilizan electricidad en combinación con metales abundantes en la naturaleza, para sintetizar materias primas a granel y productos farmacéuticos y minimizar el impacto en el medio ambiente.

Otro ejemplo es de Marc Güell Cargol, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que intenta desvelar “qué impacto tendrá la edición genética en el futuro de la medicina”. Su proyecto Uni-Large “combina la eficacia de las antiguas terapias génicas con la precisión de las tecnologías modernas”. Güell califica esta ayuda como “muy útil, porque en esta parte aplicada el número de financiación es difícil, y oportunidades como esta son fantásticas para empujar la investigación que hacemos en laboratorio fuera de él y retornar, de alguna manera, a la sociedad”.

Actualmente, está desarrollando un primer tratamiento basado en Uni-Large para tratar un tipo de distrofia congénita, la cual afecta a 1 de cada 30.000 personas. Esta se produce por mutaciones en la laminina alfa-2, una proteína que supera el límite de tamaño de los vectores utilizados en la actualidad, por lo que es necesario desarrollar tratamientos alternativos. Uni-Large proporcionará una oportunidad segura para la curación. Esta plataforma tecnológica puede aplicarse también a otras enfermedades, y proporcionar una valiosa ventaja competitiva en el sector de la edición de genes, uno de los mercados más atractivos de los sectores farmacéutico y tecnológico.

Uni-Large resuelve varios problemas que impiden un despliegue más amplio de las tecnologías de edición de genes. Permite realizar modificaciones genómicas más grandes y es potencialmente más seguro que las tecnologías de la competencia. Este proyecto propone llevar a cabo los pasos necesarios para el desarrollo preclínico de esta tecnología para su uso seguro en humanos, para tratar las distrofias musculares y otras enfermedades.

Por su parte, Álvaro Teijeira Sánchez trabaja en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, investigando cómo ayudar al sistema inmune a erradicar tumores. En concreto, la Beca Posdoctoral Junior Leader de “la Caixa”, contribuye al desarrollo de un proyecto para estudiar las interacciones de las células asesinas del sistema inmunitario con las células tumorales malignas. Para ello, esta investigación generará tumores cultivados (llamados organoides) a partir de material quirúrgico que mantendrá la arquitectura tumoral original y la heterogeneidad celular originales. Visualizará la interacción de las células del sistema inmunitario con las células tumorales, y la forma en que los medicamentos de inmunoterapia mejoran estas interacciones dentro de los organoides.

Esto permitirá a Teijeira investigar con estos sistemas modelo y con ratones vivos mecanismos desconocidos impuestos por las células tumorales para bloquear una adecuada infiltración de células asesinas del sistema inmunitario, con el fin de identificar nuevos objetivos inmunoterapéuticos.

Como la inmunoterapia está cambiando el tratamiento del cáncer, el campo de la oncología necesita nuevas herramientas para identificar objetivos y combinaciones efectivas para cada paciente. El proyecto de Teijeira será capaz de desarrollar herramientas útiles tanto para la identificación preclínica de nuevos objetivos terapéuticos como para el uso de la medicina personalizada.

“Queremos llegar más lejos, intentar curar más tumores en más pacientes e identificar nuevas dianas”, explica. “El impacto de lo que hacemos es bastante visible, porque estamos trabajando en un ámbito muy traslacional, directamente con material de los pacientes. Lo que buscamos es mejorar, aumentar y potenciar una terapia que ya es una realidad, y poder llegar a esos pacientes en los que la inmunoterapia todavía no tiene ningún efecto”. Para esto, “las ayudas son fundamentales. Este es un apoyo personal que cubre parte del proyecto, y me facilita tres años para trabajar, en los que de otra forma tendría que buscar financiación externa, pública… Estas ayudas de “la Caixa” son fundamentales para que la investigación progrese y para que la sociedad pueda beneficiarse del trabajo que nosotros hacemos”.

Con esta inversión a favor del avance científico, la entidad bancaria ofrece apoyo a 75 personas que formulan los interrogantes que harán girar el mundo en la dirección correcta. “Son ellas, precisamente, las que han sido capaces de plantearse las preguntas más estimulantes, más valientes y más necesarias. Personas que, con el impulso que les ofrece la Fundación Bancaria “la Caixa”, serán capaces de cambiar el futuro”, afirma Fainé. 


Texto publicado en Executive Excellence nº153, noviembre 2018


Imprimir