Cooperación internacional como respuesta al COVID-19

Cooperación internacional como respuesta al COVID-19

La pandemia ha llegado a las comunidades más vulnerables, a las zonas más remotas del mundo, haciendo que la cooperación internacional sea más imprescindible que nunca. Gracias a ella, las personas que viven en entornos difíciles, con los mayores índices de pobreza del mundo y sin acceso a agua potable, hoy tienen mayor resiliencia para afrontar la crisis sanitaria mundial provocada por el COVID-19.

Por ello, la Fundación ”la Caixa”, presidida por Isidro Fainé, está adaptando y reorientando sus proyectos de cooperación internacional para abordar la pandemia de coronavirus en los países de África, Asia y América Latina en los que tiene presencia. 

Los principales ejes de actuación de la Fundación en este momento incluyen la lucha contra la malnutrición en campos de refugiados en Etiopía, de la mano de ACNUR; programas de inmunización infantil en Mozambique, a través de la alianza para la vacunación Gavi, y creación de empleo a través de la innovación social, con su programa propio Work 4 Progress, que desarrolla con una red de entidades locales en India, Perú y Mozambique.

La Fundación ”la Caixa” contribuye al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, en particular al ODS 3: “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades” y al ODS 1: “Poner fin a la pobreza, especialmente la infantil”, ya que la supervivencia de niños y niñas, garantizando su nutrición y la protección contra enfermedades prevenibles con vacunas, hace posible que toda una generación sana tome las riendas de sus vidas y contribuya a superar la pobreza de sus países.

Como consecuencia de los programas de salud global y de forma directa a través del programa de innovación para el empleo Work 4 Progress, se contribuye al ODS 8: “Trabajo digno y crecimiento económico”, en una apuesta por el acceso al mundo laboral como vía para la integración social.

“La salud global y especialmente en la infancia siguen siendo una prioridad para la Fundación “la Caixa”, que redobla sus esfuerzos en cooperación internacional en un momento de máxima necesidad cuando la pandemia se extiende por África y América Latina. La nutrición, la vacunación y el empleo como motor de cambio son las líneas en las que nos enfocamos para contribuir a superar esta crisis sanitaria y emergencia social”, explica Ariadna Bardolet, directora de programas del Área de Internacional de la Fundación ”la Caixa”.

Contra la malnutrición en campos de refugiados de Etiopía 

El Proyecto Mom, que desarrollan la Fundación ”la Caixa”, el Comité español de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) desde 2016 en campos de refugiados de Etiopía, tiene por objetivo el tratamiento y la prevención de la desnutrición en menores de cinco años, poniendo el foco en la madre como agente comunitario de cambio, y aplicando nuevas tecnologías para maximizar la eficiencia de la distribución de recursos en el campo.

Uno de los mayores éxitos de esta intervención ha sido la reducción de la tasa de mortalidad infantil en un 78,8% en Gambella, pasando de un 0,8 en 2016 a 0,17 en 2019. En total, más de 138.000 niños y niñas menores de cinco años se han beneficiado de este programa.

Desde que se inició el Proyecto Mom en 2016, se ha conseguido reducir la malnutrición aguda global (que incluye la malnutrición aguda severa y la malnutrición aguda moderada) en un 57,6% en los campos de Gambella y en un 25% en los de Melkadida. En cuanto a los índices de malnutrición aguda severa, han mejorado en un 78,6% en Gambella y en un 25% en Melkadida.

Los campos de refugiados son espacios altamente vulnerables al COVID-19 por sus condiciones de hacinamiento que facilitan la propagación del virus. Se prevé que al desviar la atención sanitaria para dar respuesta al COVID-19 se produzca una propagación drástica de otros brotes de enfermedades y se incremente la malnutrición.

Por eso, ACNUR y la Fundación ”la Caixa” mantienen sus operaciones de nutrición en curso, y se han realizado ajustado a las necesidades actuales:

Se ha realizado el envío de raciones para dos meses a todos los campos y el suministro de raciones para tres meses de alimentos terapéuticos para la malnutrición aguda grave.

Se han empleado y capacitado a grupos de refugiados como agentes comunitarios para ayudar a difundir campañas de sensibilización en sus propios idiomas y cultura, sobre la importancia del distanciamiento social y la higiene adecuada.

El personal clínico de las instalaciones sanitarias de los campos está siendo capacitado para la identificación temprana de casos.

Innovación para el empleo 

Por otra parte, Work 4 Progress, el programa de la Fundación ”la Caixa” de innovación social para la creación de empleo de calidad entre mujeres y jóvenes vulnerables de India, Mozambique y Perú, se adapta a la situación de pandemia y a las necesidades de cada país.

En India, un servicio de e-rickshaws dirigido por mujeres proporciona transporte de emergencia de las aldeas a los hospitales; en Perú, un negocio de flores se ha enfocado en el cultivo de hortalizas, y en Mozambique, las radios locales dan voz a los líderes comunitarios como preceptores de las medidas higiénicas y de seguridad.

Los esfuerzos se concentran ahora en el apoyo a los pequeños negocios generados en el marco de este programa para contribuir a ofrecer productos y servicios de primera necesidad adaptándose al nuevo contexto. La adaptación sigue la estrategia de las 3R: respuesta, reestructuración y reconocimiento.

Iniciado en 2017 con un presupuesto anual de 2,6 millones de euros, Work 4 Progress ha establecido hasta mayo de 2020 una red de 35 organizaciones sociales implicadas, lideradas en cada uno de los tres países por una entidad referente.

En total, a través de Work 4 Progress se ha llegado a más de 29.000 personas beneficiadas, se han puesto en marcha 668 negocios y se han generado 2.200 nuevos empleos. También se han creado 78 prototipos de empresas.

Work 4 Progress recibió en 2019 el reconocimiento del PNUD, que adoptó W4P como ejemplo de buena práctica, y del Banco Mundial, que seleccionó W4P para su portfolio Solutions for Youth Employment. Así mismo, fue galardonado con el Premio Iberdrola a la Mejor Cooperación Energética.

Vacunación infantil

Además, la Fundación ”la Caixa” promueve este programa pionero de inmunización infantil en zonas de difícil acceso a la sanidad de África y Latinoamérica, junto con Gavi, The Vaccine Alliance, con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, y con la colaboración del Instituto de Salud Global.

La Alianza para la Vacunación impulsa una fórmula pionera para promover la responsabilidad social corporativa en España: La Fundación ”la Caixa” y la Fundación Bill y Melinda Gates multiplican cada euro donado por 4, cuadruplicando así los esfuerzos para la inmunización de los niños en contra de enfermedades prevenibles con vacunas.

En el marco de la crisis del COVID-19, la importancia de la inmunización infantil en los países más pobres del mundo se acentúa, ya que si se suspenden los programas de vacunación, corremos el riesgo de sumar otras pandemias causadas por enfermedades que podemos prevenir con vacunas. Los daños colaterales del coronavirus pueden derivar en un aumento de la mortalidad infantil por primera vez en muchos años y el deterioro de la salud de una región o país influirá en su economía y grado de desarrollo.

La pandemia podría provocar 12,9 millones de muertes en los 73 países más pobres, según un estudio del Instituto Imperial College de Londres, si no se pone en práctica de forma inmediata ninguna estrategia de mitigación. El programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas añade que las pérdidas de ingresos en los países en desarrollo podrían superar los 220.000 millones de dólares.

Por ello, mientras científicos de todo el planeta trabajan en la vacuna contra el coronavirus, es más necesario que nunca seguir apoyando los programas de inmunización infantil impulsados por Gavi, the Vaccine Alliance.

Como respuesta a la pandemia mundial, Gavi destinará 200 millones de dólares a ayudar a los países en vías de desarrollo a responder rápidamente a la pandemia, con el objetivo de:

Proporcionar financiación inmediata a los sistemas de salud

Conservar los programas de inmunización en curso, para prevenir enfermedades adicionales al coronavirus.

Mantener alianzas internacionales para minimizar los riesgos de interrupción del suministro de vacunas.

Garantizar una respuesta global para acelerar el desarrollo y la producción de vacunas contra el COVID-19, y ayudar a establecer un sistema de distribución equitativo.

Desde el 2008, la Alianza ha recaudado más de 33 millones de euros que han ayudado a vacunar a más de 6,3 millones de niños a través de Gavi. 


Texto publicado en Executive Excellence nº168, julio/agosto 2020