Diversidad generacional, una asignatura pendiente

Diversidad generacional, una asignatura pendiente

La diversidad en cuestión de edad es todavía un reto para las empresas españolas. Como prueba, únicamente un 17,39% del total de los empleados que trabajan para organizaciones españolas tienen 55 años o más, según el informe Los trabajadores sénior en la empresa española: realidades y retos, elaborado por el Observatorio de Demografía y Diversidad Generacional de la Fundación IE. Esta cifra se reduce al 0,5% del total si se observa entre los que tienen más de 65 años.

La gestión de los profesionales más experimentados y el diseño de políticas enfocadas a este colectivo serán fundamentales para afrontar el crecimiento del mercado laboral en un futuro. Sin embargo, pocas compañías afrontan esta gestión con una medición de impacto, con planificación de plantillas a medio plazo y con una hoja de ruta con objetivos y proyectos concretos.

Rafael Puyol, director del Observatorio de Demografía y Diversidad Generacional de la Fundación IE y co-organizador del I Encuentro de Economía Senior, alertó sobre el desaprovechamiento del dividendo demográfico de los mayores que se está produciendo en nuestro país. “El 90% de las compañías encuestadas no tienen ningún plan de actuación para sus trabajadores mayores, sólo un 15% confirma tener planes de jubilación para los senior y el 60% ofrece planes de jubilación parcial, sobre todo para trabajadores de entre 60 y 64 años. Además, la mayoría cuentan con escasas estrategias para mejorar sus condiciones laborales y retenerlos. Pese a ello, reconocen su fidelidad, compromiso, experiencia, y contribución como mentores”, recalcó.

Aunque existen algunas empresas con buenas prácticas en este ámbito como Altadis, Correos, Naturgy, Reale Seguros o Banco Sabadell, Puyol insistió en la necesidad de concienciar a la población sobre los aspectos clave de la jubilación, reconocer la aportación de valor que generan estos profesionales e impulsar acciones que aseguren un “relevo ordenado” de los profesionales. 


Texto publicado en Executive Excellence nº153, noviembre 2018


Imprimir