Guía para emprendedores exponenciales

Guía para emprendedores exponenciales

Peter Diamandis asegura que la meteórica carrera empresarial de su buen amigo Elon Musk es resultado directo de su mentalidad, estrategias e inteligencia. En este artículo, resume seis lecciones que todo emprendedor exponencial puede aprender y emular, basadas en las principales tácticas y estrategias de éxito de Musk.

1. Pasión arraigada

"No me metí en el negocio de los cohetes, ni en el de los coches, ni en el de la energía solar pensando: 'Esta es una gran oportunidad'. Simplemente pensé que, para marcar la diferencia, había que hacer algo. Quería crear algo sustancialmente mejor que lo que había antes". Son palabras de Elon, quien solo aborda aquellos problemas por los que siente pasión y sobre los que tiene una convicción muy arraigada.

Tras vender PayPal, con 165 millones de dólares en el bolsillo, se lanzó a por tres Moonshots, y posteriormente construyó tres empresas multimillonarias: SpaceX, Tesla y SolarCity.

Esta pasión (y el impulso emocional subyacente) le permitió seguir adelante en tiempos extraordinariamente difíciles y asumir grandes riesgos.

2008 fue un año especialmente difícil para él. A la crisis económica tuvo que sumar el tercer fracaso consecutivo del lanzamiento del Falcon-1, la deficitaria situación de Tesla, la ausencia de financiación para SolarCity y su propio divorcio. En ese momento, Elon apostó hasta el último centavo que tenía, y finalmente todo cambió, pasando de estar endeudado a convertirse en una de las personas más ricas del planeta solo 13 años después.

Fue su pasión, su negativa a rendirse y su empuje los que le permitieron salir adelante y empezar a influir en el mundo a una escala significativa.

2. Propósito(s) transformador(es) claro(s) 

Suelo decir que los movimientos sociales, las empresas de rápido crecimiento y los avances notables en ciencia y tecnología están respaldados por un poderoso Massively Transformative Purpose (MTP), Propósito de Transformación Masivo. Y cada una de las empresas de Elon está impulsada por un gran MTP, que también motiva a sus equipos a hacer grandes cosas.

Por ejemplo, el propósito de Tesla y SolarCity es acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible, y el de SpaceX, proteger la biosfera haciendo de la humanidad una especie multiplanetaria.


El propósito de Tesla y SolarCity es acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible, y el de SpaceX, proteger la biosfera haciendo de la humanidad una especie multiplanetaria


Musk lleva predicando esto desde la fundación de SpaceX, allá por 2002, incluso cuando sus cohetes fracasaban.

"Creo que fundamentalmente el futuro es mucho más emocionante e interesante si somos una civilización espacial y una especie multiplanetaria que si no lo somos. Uno quiere inspirarse en cosas. Quieres levantarte por la mañana y pensar que el futuro va a ser genial. Y eso es lo que significa ser una civilización espacial", explica Elon.

Los MPT son como una estrella del norte para cualquier empresario exponencial y sus empleados. Esos propósitos hacen que todos los esfuerzos se mantengan enfocados y alineados, lo que ayuda a las organizaciones a crecer cohesionadas incluso en tiempos caóticos.

3. Enfoque singular e inquebrantable

Pasión, propósito y enfoque. Esta combinación hace entrar en lo que los psicólogos llaman estado de flujo: un estado altamente agradable y significativo en el que el trabajo deja de serlo para convertirse en algo energizante y envolvente.

Esta intensidad es diferente al tipo de intensidad que “quema” a la gente o les hace aborrecer y acabar dejando su trabajo. Para Elon, la intensidad es energizante, no agotadora. Durante los primeros días de SpaceX y Tesla, llegó a trabajar entre 75 y 80 horas semanales, durmiendo incluso alguna noche bajo su escritorio o en el suelo de la fábrica, si era necesario. No pensaba en nada más: solo se centraba en la tarea que tenía entre manos.


Para Elon, la intensidad es energizante, no agotadora


 4. El pensamiento de los Primeros Principios

Peter Diamandis y Elon Musk en la ceremonia de entrega de los premios “2019 Global Learning XPRIZE”, en Playa Vista, California.

Este método es un modo de investigación tomado de la física y está diseñado para buscar de forma implacable los fundamentos de cualquier problema a partir de verdades fundamentales. Musk ha desplegado esta estrategia de pensamiento para obtener una ventaja insuperable al desarrollar nuevas baterías, un componente clave tanto para Tesla como para SolarCity.

En una entrevista con Kevin Ros, describía así el pensamiento de primeros principios: "Creo que es importante razonar a partir de los primeros principios, y no por analogía. La forma habitual de conducir nuestras vidas es razonar por analogía. Lo hacemos así porque pensamos en algo que se parece a otra cosa que ya se ha hecho antes o porque es como previamente otras personas han realizado algo; ligeras repeticiones sobre un tema.

Los primeros principios son una especie de forma física de ver el mundo, mediante la cual reduces las cosas a las verdades más fundamentales y te preguntas: ‘¿Qué tan seguros estamos de que es verdad?’, para luego razonar a partir de ahí.

Alguien podría decir: ‘Los paquetes de baterías son realmente caros y así será siempre... Históricamente, han costado 600 dólares por kilovatio/hora, de modo que no va a ser mucho mejor que eso en el futuro’. Sin embargo, con los primeros principios, dices: ‘¿Cuáles son los componentes materiales de las baterías? ¿Cuál es el valor bursátil de esos componentes materiales?’. 

Tienen cobalto, níquel, aluminio, carbono, algunos polímeros para la separación y una lata sellada. Pues bien, desglosa eso sobre una base material y di: ‘Si compramos eso en la Bolsa de Metales de Londres, ¿cuánto costaría cada elemento?’.

Son unos 80 dólares por kilovatio/hora. Evidentemente, solo hay que pensar en el modo más inteligente de tomar esos materiales y combinarlos con la forma de una célula de batería y se pueden obtener baterías que son mucho, mucho más baratas de lo que se cree".

El pensamiento de los primeros principios funciona tan bien, porque proporciona una estrategia probada que elimina la complejidad y permite a los empresarios esquivar la presión de la opinión pública.

5. Pensar en probabilidades

Elon siempre intenta ampliar su visión pensando en probabilidades: este negocio tiene un 60% de posibilidades de éxito, en lugar de hacerlo de forma determinista: si hago A y B, entonces ocurrirá C definitivamente. Esto no solo nos protege de la sobre-simplificación, también de la pereza inherente al cerebro, que es un devorador de energía (representa el 2% de nuestra masa corporal, pero utiliza el 25% de nuestra energía, y siempre trata de conservarla).

Para Musk, el futuro es un conjunto de probabilidades ramificadas, y la clave reside en la relación entre esas probabilidades y la importancia de tu objetivo.

"Incluso si la probabilidad de éxito es bastante baja, si el objetivo es realmente importante, sigue mereciendo la pena hacerlo. Por el contrario, si el objetivo es menos importante, la probabilidad debe ser mucho mayor. La forma por la cual decido qué proyectos asumir depende de la probabilidad multiplicada por la importancia del objetivo".


SpaceX y Tesla son grandes ejemplos. Cuando puso en marcha ambas empresas, pensaba que su probabilidad de éxito era inferior al 50%, pero también “que eran cosas que había que hacer. Así que, aunque perdiera el dinero, merecía la pena intentarlo".


La forma por la cual decido qué proyectos asumir depende de la probabilidad multiplicada por la importancia del objetivo


6. No conformarse con el "No" / No rendirse

Siempre he dicho que "No" significa simplemente empezar un nivel más alto. O como dice Martine Rothblatt, otra gran emprendedora exponencial: "Cada no es solo un paso más cerca del sí".

La primera esposa de Elon cuenta una anécdota de su época universitaria, cuando este sacó un 98% en uno de sus exámenes. Muchos podríamos pensar que es una nota perfectamente respetable, pero él no estaba satisfecho, así que fue a hablar con su profesor y consiguió que le cambiara la nota a un 100%. No aceptó un "no" como respuesta.

Cuando SpaceX se puso en marcha y estaba construyendo su primer cohete, el Falcon-1, Musk había previsto un fracaso inicial, presupuestando 3 vuelos. Po eso cuando el tercer intento de lanzamiento fracasó, hizo lo que fue necesario, incluso pedir dinero prestado y endeudarse, para llegar a un cuarto, y finalmente exitoso, vuelo del Falcon-1.

Cuando uno se deja llevar por una profunda pasión y convicción en un propósito singular e inquebrantable, es increíble lo que puede llegar a conseguir.

En definitiva, estas seis estrategias han contribuido al enorme éxito de Elon Musk como empresario exponencial. La pregunta ahora es: ¿qué pensamiento has elegido desarrollar tú? ¿Cuál es tu actitud para superar las dificultades, para inspirar a tu equipo y para atraer el capital y los recursos necesarios?


 Peter Diamandis, fundador y presidente ejecutivo de XPRIZE Foundation y fundador ejecutivo de Singularity University.

Blog de Peter Diamandis.