Grupo CLH, tecnología e innovación para ganar en eficiencia

Grupo CLH, tecnología e innovación para ganar en eficiencia

La innovación es una de las señas de identidad del Grupo CLH. Gracias a su apuesta por las nuevas tecnologías, la compañía utiliza modernos desarrollos informáticos para realizar sus actividades logísticas, lo que le permiten gestionar en remoto sus 4.000 kilómetros de oleoductos en España y realizar un gran número de procesos de forma automatizada.

Siguiendo esta filosofía, la empresa ha puesto en marcha recientemente el programa ONE, una ambiciosa iniciativa que le permitirá renovar sus sistemas informáticos y simplificar los principales procesos de las empresas del grupo, para aumentar su eficiencia.

Este proyecto, que implicará una inversión de cerca de ocho millones de euros, nace impulsado por el exitoso proceso de internacionalización iniciado hace cinco años, que le ha permitido diversificar sus actividades y ampliar su experiencia logística a cuatro países (Reino Unido, Irlanda, Omán y Panamá), incorporando nuevas culturas y formas de trabajar.

Por eso, uno de los principales objetivos de esta renovación tecnológica es implantar los mismos programas informáticos en todas las empresas del grupo, para crear una metodología de trabajo homogénea y simplificada, que facilite la colaboración y refuerce la automatización de procesos, reduciendo además en un 60% el número de aplicaciones utilizadas.

Integrado en el programa ONE, la compañía también está ultimando la definición de un modelo de funcionamiento único para todo el grupo, que tendrá en cuenta las particularidades de cada país en materia legal, contable y fiscal; y el establecimiento de nuevos roles, con la finalidad de delimitar las competencias de cada compañía en las principales áreas de gestión y mejorar así la coordinación dentro del grupo.

Métodos de trabajo más modernos

Una de las principales ventajas del proyecto ONE será la automatización de tareas administrativas, mediante el uso de programas robots, que contribuirán a que las personas se dediquen a tareas de mayor valor. En una primera fase, la compañía está probando con éxito la cumplimentación automática de formularios para instituciones públicas, mediante herramientas que abren archivos, extraen información, rellenan campos y remiten documentos por sí solos.

Otro beneficio será el almacenamiento de los principales datos de todas las empresas en una única plataforma. Este nuevo sistema mejorará el análisis de la información, ya que hará posible la consulta de datos en tiempo real, facilitando el proceso de toma de decisiones.

Además, CLH está trabajando en la gestión inteligente de las compras, a través de un sistema que analizará las tendencias de consumo del grupo y efectuará pedidos automáticos. También será capaz de agrupar las pequeñas peticiones para realizar encargos conjuntos más grandes, con el objetivo de aprovechar sinergias y ganar en eficiencia.

Las mejoras tecnológicas previstas agilizarán también un amplio conjunto de gestiones diarias, como la tramitación de facturas, los procesos de selección o la organización de los viajes de trabajo, haciéndolas más sencillas y rápidas.

Proyectos I+D+i

Además del programa ONE, el Grupo CLH impulsa cada año un gran número de proyectos de Investigación y Desarrollo con el objetivo de reforzar la eficiencia, la seguridad y la sostenibilidad de sus actividades, así como la calidad de sus servicios. Desde 2016, las inversiones en acciones de este tipo han ascendido a cerca de 23 millones de euros.

Entre los principales proyectos en marcha, la compañía está trabajando en el rediseño de la gestión integral de sus activos, incorporando criterios de mantenimiento predictivo y estrategias basadas en análisis de criticidad y Big Data. Este nuevo plan se basa en el estudio individualizado de los equipos, para establecer protocolos personalizados de mantenimiento para cada uno de ellos, adaptados a su funcionamiento y uso.

Además, la compañía ha comenzado a implantar en las instalaciones dispositivos móviles con una aplicación específica para la gestión del mantenimiento, que hace posible realizar estas tareas de una manera más inmediata y optimizada; y está estudiando la utilización de herramientas de inteligencia artificial y comparativa de imágenes en la revisión de la traza del oleoducto.

CLH también está trabajando en el estudio y desarrollo de nuevas técnicas de análisis de calidad, que permiten realizar los controles de los productos petrolíferos mediante sensores instalados en los oleoductos y tanques, gracias al empleo de algoritmos característicos de la industria 4.0.

De este modo, será posible monitorizar de forma continua la calidad de los combustibles en las diferentes etapas del proceso logístico (recepción, transporte, almacenamiento y expedición), con resultados equivalentes a los proporcionados por los métodos tradicionales, pero agilizando la realización de los controles. Por su interés, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ha seleccionado este proyecto para colaborar en su financiación.

La compañía también está ultimando el diseño de un nuevo sistema de albaranes digitales, que permitirá a los conductores de los camiones cisterna descargarse la documentación de las operaciones de carga en un dispositivo móvil, en lugar de tener que imprimirlos en papel, lo que refuerza la eficiencia de las operaciones y la calidad del servicio.

En materia de gestión ambiental, CLH participa en proyectos destinados al tratamiento y limpieza de aguas basados en el uso de materiales bioabsorbentes, y mantiene un proyecto de colaboración con la Universidad de Granada sobre el tratamiento de aguas residuales mediante el uso de procesos biológicos. También forma parte de un proyecto de biorremediación de suelos, mediante la utilización de microrganismos degradadores de hidrocarburos.

Además, la compañía ha abordado otros proyectos de investigación singulares, como la iniciativa destinada a prevenir la contaminación microbiológica en combustibles de aviación, que cuenta con financiación de la Unión Europea dentro del programa H2020, y participa en proyectos de evaluación de nuevos combustibles procedentes de fuentes alternativas, como biomasa o residuos. 


Texto publicado en Executive Excellence nº 162, nov. 2019.