Apple convierte sus smartphones y wearables en centros de salud móviles

Apple convierte sus smartphones y wearables en centros de salud móviles

Facebook, Apple, Microsoft, Google y Amazon -las denominadas FAMGA- quieren crear herramientas que permitan un fácil acceso e intercambio de información en el ámbito de la atención médica por vía electrónica. Los datos de pacientes han sido un desafío para el sector sanitario, que ha realizado importantes inversiones pero sin demasiado éxito. Sin embargo, la llegada de estos grandes players tecnológicos permitirá revertir la situación. 

La aproximación de Apple, que ya supera el billón y medio de sistemas operativos instalados, es similar a la de Facebook, al basarse en los insights que tiene de sus usuarios. 

El watchOS (sistema operativo del Apple Watch) acapara una posición dominante entre los smartwatches. Como dijo Tim Cook en 2016: “Cuando echemos la vista atrás, veremos que la mayor contribución de Apple a la humanidad ha sido en la salud”. El CEO de la compañía afirmaba entonces estar democratizándola: “Estamos tomando aquello que había estado en poder de las instituciones y dándoselo al individuo, para permitirle administrar su propia salud”.

Quizás, considerando los antecedentes de Facebook y evitando incurrir en los mismos errores, Apple se ha tomado muy en serio todo lo relacionado con la privacidad de sus usuarios.

¿Por dónde se ha movido? Por un lado, no se ha dedicado a acumular todos los datos personales, sanitarios o clínicos, de sus usuarios, sino a integrar las historias clínicas directamente en su producto de expedientes médicos. En poco más de dos años, Apple ha conseguido tener a cientos de sistemas hospitalarios, grupos médicos y proveedores de servicios auxiliares participando en este esfuerzo de integración, incluidas las dos compañías de análisis más importantes, Quest Diagnostics y LabCorp.

También está creando un ecosistema con el que capturar datos fisiológicos y conductuales de los consumidores y otros stakeholders de la sanidad. Además de las ya conocidas funcionalidades de ECG (electrocardiograma), ha presentado patentes para la monitorización no invasiva de los niveles de glucosa en sangre, así como otras patentes para los AirPods, que inducen a pensar que podrían monitorizar el ritmo cardiaco, la temperatura y la sudoración, actuando además como audífonos y capturando datos fisiológicos.En 2017, Apple adquirió Beddit, empresa que fabrica dispositivos y una aplicación de seguimiento del sueño. Para este mismo fin, se ha asociado con varias compañías dedicadas a la creación de auriculares, monitorización de la glucosa, ultrasonidos, asma infantil… Explorando el robusto ecosistema asociativo de Apple, hemos podido encontrar claros signos de validación de su estrategia. 

Empresas como Aetna o Devoted Health han comenzado a subvencionar el AppleWatch para fines sanitarios entre sus clientes. Contando con la confianza del usuario para obtener datos de su salud y con un ecosistema de dispositivos, Apple puede ahora construir un sistema por encima que sea robusto, a través de sus kits específicos de desarrollo de software, como HealthKit, CureKit y ResearchKit. 

Además, con Apple Watch se pueden realizar investigaciones en poblaciones muy amplias y a una velocidad tremenda. Estudios como el Apple Heart Study, realizado con la Universidad de Stanford entre una población de 420.000 participantes, el Women’s Health Study con la Universidad de Harvard o el Apple Hearing Study con la de Michigan, son algunos ejemplos que pueden cambiar los ensayos clínicos en el futuro.

¿Hacia dónde puede avanzar Apple? En el entorno de los dispositivos, propios y desarrollados con socios, la compañía puede crear un ecosistema con otra capa de software por encima. Igual que todas esas cosas que encontrábamos en una tienda de electrónica hace dos décadas ya están integradas en un iPhone, en el futuro veremos cómo nuevas capacidades y funcionalidades se integran el Apple Watch o en los AirPods, creando un registro de salud unificado y portátil. Este ecosistema permitirá a los consumidores acceder a conocimientos e información acerca de cómo su conducta impacta en la biometría, permitiéndole gestionar mejor cualquier síntoma y compartiendo la información con proveedores o investigadores.

Conoce más sobre la estrategia de las FAMGA en el ámbito sanitario:

Facebook

Microsoft

Google

Amazon

La irrupción de las FAMGA en el sector salud


He Wang, Intelligence Analyst en CB Insights

Texto publicado en Executive Excellence nº168, julio/agosto 2020