La economía real vista por emprendedores

Más de 500 primeros ejecutivos y directivos se dieron cita en la vigésimo tercera edición del Foro anual del Club Excelencia en Gestión. Ante el desafío de, como sociedad, ser capaces de establecer unos sólidos cimientos para favorecer de forma sostenida y a largo plazo el crecimiento de la economía española, el Club apostó por el Talento y la Excelencia País.

Según su presidente, Juan Antonio Zufiria: “Estamos convencidos de que sin un planteamiento serio y a largo plazo que desarrolle todo el potencial de nuestro sistema educativo, a sus distintos niveles, para producir y desarrollar el talento que España necesita, no será posible competir en un entorno globalizado y de que sin una apuesta estratégica decidida por la “Excelencia País”, no será posible alcanzar la reputación de Marca España necesaria para generar confianza de los mercados exteriores”. Por eso, el Talento y la Excelencia País fueron los ejes de este Foro anual.

Conducido por Mercedes Hernández, directora de Alianzas y Servicios del CEG, la primera intervención corrió a cargo de María Benjumea, presidenta de Spain StartUp, quien defendió que el emprendimiento “es un fenómeno que ha venido para quedarse, no una moda ni algo motivado por la crisis”.


Spain StartUp nació fruto de la dilatada experiencia de Benjumea como emprendedora y empresaria y de su inquietud por motivar iniciativas innovadoras como The South Summit, en las que el talento es el elemento central. Este encuentro tiene como principal objetivo promover el emprendimiento y la innovación, creando un ecosistema en el que emprendedores, inversores y corporaciones intercambien conocimientos y proyectos para generar valor. Según Benjumea, “la innovación es el factor clave de desarrollo de las compañías, pero es imposible generarla toda dentro de nuestras estructuras”. 

The South Summit no es una conferencia, sino un punto de encuentro de los principales jugadores del ecosistema, “por eso no solo deben estar los inversores y las startups, sino también las empresas”. En 2013, se presentaron más de mil proyectos y en 2014, tres mil, “procedentes de todo el mundo, un mundo global. Somos un nexo entre Latinoamérica, el Sur y el Mediterráneo. Unir los proyectos más prometedores y llamar a la inversión para los más innovadores en un ambiente distendido fue extraordinario”.

El objetivo de The South Summit es “crear un hub global en Madrid, un lugar de consulta obligada para todos los inversores, las empresas y las startups. Necesitamos multiplicar los proyectos porque necesitamos multiplicar la innovación”, declaró.

La experiencia del último Summit sirvió a Spain StarUp para extraer una radiografía del emprendimiento en España, a partir del análisis de los proyectos presentados. Estos fueron alguno de los datos de esa radiografía: 

l La mayoría de los proyectos, un 50%, están centrados en Internet, pero también se presentaron proyectos de energía, turismo, etc.

l La media de edad de los emprendedores está entre los 35 y los 44 años, siendo hombres un 81%. Casi el 50% de ellos habían sido empleados por cuenta ajena en su posición anterior y un 37% ya habían montado previamente una startup.

l El 95% emprende por oportunidad o porque considera que tiene espíritu emprendedor, frente al 5% que lo hace por necesidad. Solo un 9% de los emprendedores vienen de una situación de desempleo.

Según María Benjumea, “el emprendedor no solo tiene que crear su propia empresa, sino que también necesitamos tenerlo dentro de las organizaciones. La riqueza que tendríamos si la mentalidad de nuestros buenos profesionales vieran el reto y las posibilidades dentro de sus compañías”.

La financiación, la fiscalidad, la educación y la regulación son algunos de los temas donde todavía cabe un amplio margen de mejora. Para la presidenta de Spain StartUp, “la formación reglada, incluso de las escuelas de negocio, hay que acompañarla de una educación en mayúscula y concienciarnos del mundo de oportunidades. Hay que trabajar a través de programas de acceso masivo para impulsar el espíritu emprendedor, reforzar la confianza en uno mismo y desarrollar las competencias y habilidades del emprendedor”. Una responsabilidad también compartida por medios de comunicación y los políticos, a quienes hizo una llamada de atención.

Nada mejor que la historia de un emprendedor para conocer las dificultades y las oportunidades reales de emprender en España. Así lo contó Carlos Fernández, un gallego que siempre tuvo claro que “quería dirigir películas, desarrollar videojuegos y libros”. CEO de Moonbite Games & Animation, es un pasionado de la creatividad y el diseño de videojuegos multiplataforma (Wii, social game, PS3, PC, Mac, iOs…), así como de la producción de animación 3D para cine y otros formatos audiovisuales. 

Carlos explicó cómo con tan solo 19 años constituyó su primera sociedad: “Durante tres años tuve una editorial, y abandoné la carrera de Económicas a los cuatro años. Cuando dejé la universidad, vendí el proyecto editorial y busqué un puesto de trabajo, porque necesitaba aprender más”. 

Tiempo después decidió emprender y comenzó entonces la búsqueda de inversión para poner en marcha su empresa: “Después de capital riesgo, semillas, business angels…, a nadie le había interesado mi proyecto, aunque había ganado un montón de premios al mejor proyecto empresarial”. Aquella experiencia le hizo sacar algunas conclusiones claras: “En España el capital riesgo no se arriesga; si quería hacer algo, lo iba a tener que hacer yo solo; y ser emprendedor es un estado mental, no es qué has hecho ni qué vas a hacer”. 

Tras años de sacrificio, afirma que su presente es el lado positivo de todo aquel esfuerzo, especialmente duro, en un sector como el de los videojuegos donde nuestro país tiene poco que decir: “En nuestra industria apenas vendemos nada en España. Canadá, Norteamérica y los países nórdicos son nuestros interlocutores. Por eso mi futuro lo veo en inglés, ¡o en chino! Cuando desarrollamos un contenido pensamos en inglés y cuando producimos un vídeo, sabemos que no lo vamos a vender en España”. A pesar de esta debilidad del mercado nacional de videojuegos y producción cinematográfica, reconoció que la industria del vídeo es una de las que más inversión está recibiendo por parte de los gobiernos en Occidente. 

Fernández criticó la cantidad de trabas que tienen que sortear quienes quieren dinamizar la economía en España, donde “ser autónomo es un suplicio”, y manifestó que “el riesgo forma parte de cualquier proyecto empresarial, hay que asumirlo; pero deberíamos cambiar la interpretación del fracaso”.


XXIII Foro Anual del Club Excelencia en Gestión

Publicado en Executive Excellence nº120 marzo 2015.

 


Imprimir   Correo electrónico