La firme apuesta de Naturgy por el desarrollo sostenible

La firme apuesta de Naturgy por el desarrollo sostenible

La gestión responsable del medio ambiente es uno de los valores fundamentales de Naturgy y eje principal de su estrategia. En los últimos años, la compañía ha reforzado su compromiso con la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente, siendo la transición energética una oportunidad única para transformar la empresa y contribuir de manera firme y sostenida a la descarbonización de la economía.

En el marco de su estrategia medioambiental, Naturgy contribuye a la mitigación y adaptación del cambio climático a través de energías bajas en carbono y renovables, promueve el ahorro y la eficiencia energética, integra criterios ambientales en los procesos de negocio, minimiza los efectos adversos sobre los ecosistemas y fomenta la conservación de la biodiversidad, entre otras acciones.


La compañía avanza hacia un mix energético equilibrado, competitivo y respetuoso con el medio ambiente, que prioriza las fuentes renovables


La compañía está inmersa en un profundo proceso de transformación para adaptar su negocio hacia un modelo más sostenible. Tal y como expresó su presidente, Francisco Reynés, durante la presentación de resultados al cierre del primer trimestre: “Nuestra actividad lleva a posicionarnos como un agente activo en la transición energética que quiere contribuir a la recuperación económica, en línea con nuestro compromiso con la sociedad. Naturgy está inmersa en una profunda transformación, necesaria en el actual entorno, que nos obliga anticiparnos a los retos que plantea el sector”.

La energética trabaja en una batería de medidas en línea con el objetivo global del Acuerdo de París de frenar el aumento de temperatura del planeta, y con acciones específicas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, reforzar la gobernanza en medio ambiente y cambio climático, impulsar el gas renovable y la economía circular y la protección de la biodiversidad y el desarrollo del capital natural.

Entre 2017 y 2020, Naturgy redujo un 30% sus emisiones absolutas, aumentó un 32% su potencia instalada de origen renovable; y disminuyó un 27% su consumo de agua y un 81% los residuos producidos. Además, solo en 2020 realizó más de 300 iniciativas de mejora de la biodiversidad.


Es la primera empresa en inyectar gas renovable procedente de un vertedero en la red de distribución de gas de España


INVERSIÓN EN RENOVABLES

La transformación que Naturgy está protagonizando en los últimos años ha llegado también al ámbito de la renovables. La compañía se ha convertido en ejemplo de compromiso con el medio ambiente y con la transición energética, al solicitar el cierre de todas sus plantas de carbón y convertirse en uno de los principales inversores de energías renovables en nuestro país.

Firmemente convencida de que las renovables tendrán un papel muy relevante en la transición energética, cerró 2020 con 4,6 GW en operación de tecnologías limpias, apostando por el crecimiento en proyectos renovables tanto en España como a nivel internacional y avanzando en su posicionamiento de negocio para la transición energética, especialmente a favor de tecnologías eólicas y fotovoltaicas. En los últimos tres años ha aumentado un 32% su capacidad instalada de energía renovable.

Recientemente, la compañía ha avanzado en la consecución de sus compromisos y está enfocada en una nueva etapa de transformación, algo que ha quedado de nuevo demostrado tras la reciente adquisición de proyectos renovables en Estados Unidos con la compra de Hamel Renewables, que cuenta con una cartera de proyectos de 8 GW en energía solar y 5 GW en almacenamiento.

Destaca igualmente el resultado positivo conseguido en la última subasta de renovables celebrada en España, donde resultó adjudicatario de un total de 235 MW (38 MW eólicos y 197 MW fotovoltaicos) repartidos entre las tecnologías eólica y solar fotovoltaica. La adjudicación en esta subasta se encuentra alineada con los objetivos de crecimiento de la compañía y se une a los más de 300 MW que la empresa aprobó a finales del año anterior y que se encuentran actualmente en fase de inicio de construcción.

A nivel internacional, Naturgy consiguió en 2020 importantes avances en Australia, país que se ha convertido en una pieza clave y donde aumentará su capacidad renovable hasta los 700 MW. Su plan de acción allí busca hacer de la compañía uno de los productores independientes de energía eólica más importantes del país.

Asimismo, realizó un importante avance en renovables en Chile y en Brasil, donde tiene en operación 153 megavatios de energía fotovoltaica e instaló sus primeras plantas fotovoltaicas fuera de España. En Chile, el pasado mayo puso en marcha dos nuevos proyectos renovables que suman 316 MW. 

La empresa prevé invertir en 2021 un mínimo de 1.000 millones para desarrollar los proyectos de energía renovables. De esta inversión, un 30% se destinará a Australia, España y Estados Unidos, respectivamente, y el 10% restante a Chile.

APOSTANDO POR EL BIOMETANO Y EL HIDRÓGENO VERDE

Para contribuir a la descarbonización de la economía con vectores energéticos más allá de la electricidad renovable, Naturgy apuesta también por los llamados gases renovables, como el biometano o el hidrógeno verde. La compañía analiza hoy proyectos de biometano e hidrógeno por valor de 4.000 millones de euros.

Naturgy sigue avanzando en el desarrollo del biometano como exponente de combustible autóctono, neutro en carbono, renovable, circular y dinamizador de la economía rural, que además resuelve los impactos generados por los residuos a partir de los que se genera. Hasta la fecha, ha realizado más de 12 proyectos de investigación de esta fuente de energía y ha inyectado ya en España biometano en su red de distribución.

Recientemente, ha marcado un hito en la transición energética al ser la primera instalación en inyectar gas renovable procedente de un vertedero en la red de distribución de gas de nuestro país. Esta instalación, situada en el Parc de l’Alba de Cerdanyola del Vallés (Barcelona) junto al vertedero de residuos Elena, representa una inversión de 2,2 millones de euros y producirá 12 GWh/año de biometano que será inyectado a la red, lo que equivale al consumo anual de 3.200 hogares, y evitará la emisión a la atmósfera de 2.500 toneladas de CO2/año, equivalentes a plantar unos 5.000 árboles.


El pasado año comenzó un plan de despliegue de puntos de recarga eléctrica en la vía pública y sigue con el desarrollo a nivel nacional de una infraestructura de carga de gas natural vehicular para uso público


Con respecto al hidrógeno, de entre todos los proyectos destaca la colaboración con Enagás para impulsar conjuntamente en León la mayor planta de hidrógeno de España, con el objetivo de producir hasta aproximadamente 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, a partir de una planta fotovoltaica de 400 MW y un electrolizador de hasta 60 MW, para cubrir consumo local, inyección a red gasista y posibilitar una futura exportación hacia el noroeste de Europa.

Ambas compañías estudian producir hidrógeno verde a partir de 350 MW de energía eólica en Asturias. Concretamente se produciría desde un parque eólico marino flotante de 250 MW y otro terrestre de 100 MW en Asturias, para consumo de la industria ubicada en esta Comunidad Autónoma. El proyecto figura como candidato a proyecto de interés común europeo (IPCEI) y con la producción eléctrica renovable prevista en el proyecto, se estima un ahorro de emisiones de más de 200.000 toneladas de CO2 equivalentes al año.

En la Comunidad Valencia, la compañía suscribió el pasado diciembre un protocolo de colaboración con la Generalitat Valenciana para reforzar el desarrollo del hidrógeno verde en la región. En esta comunidad autónoma, Naturgy se encuentra actualmente trabajando en dos proyectos que a largo plazo se convertirán en los grandes hubs de producción de hidrógeno en Valencia.

En Galicia, investigará hasta 2023 el hidrógeno verde procedente de aguas residuales en la Unidad Mixta de Gas Renovable de Galicia. La empresa estudiaba allí desde 2016, junto a Edar Bens y EnergyLab, el biometano generado por los lodos de depuración, pero a finales del pasado año el proyecto comenzó una segunda fase en la que se abre hasta 2023 la investigación de dos nuevas líneas: el hidrógeno verde y el syngas.  

Naturgy además forma parte de una de las 30 empresas europeas del proyecto HyDeal, una iniciativa pionera en Europa que pretender producir hidrógeno verde a un precio de los actuales combustibles fósiles.

EL DESPLIEGUE DE UNA MOVILIDAD SOSTENIBLE

Para impulsar la movilidad sostenible en la Península Ibérica, Naturgy ha presentado al Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico; al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y al Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España un proyecto para la construcción de 38 hidrogeneras a nivel nacional, que busca dar servicio de repostaje de hidrógeno al entorno urbano a interurbano y potenciar así la movilidad sostenible. En una segunda fase, la infraestructura total a desarrollar llegará a las 120 hidrogeneras. La compañía estima disponer de las 38 primeras antes de 2025, y calcula una reducción de emisiones de más de 30.000 toneladas de CO2 al año.  

Asimismo, ha firmado acuerdos con empresas de transporte como Grupo Ruiz y Transgunon, con el objetivo de evaluar la viabilidad de proyectos de hidrógeno para movilidad en sus estaciones de servicio e instalaciones. También ha suscrito un acuerdo con Ferrocarils de la Generalitat de Catalunya, por el cual la energética usará las instalaciones ferroviarias de FGC en Lleida para investigar el uso de hidrógeno como combustible para trenes no electrificados. El proyecto produciría y almacenaría hidrógeno renovable en Lleida y su uso, entre otros fines, sería el suministro de combustible a unos futuros trenes de la línea Lleida-La Pobla.  

En cuanto a la movilidad eléctrica, planea construir una red de más de 1.100 puntos de recarga para comercializar energía renovable en movilidad y progresar así en la transición energética, ya que evitará la emisión de 760 kTn de CO2 al año.

En concreto, prevé desplegar una infraestructura pública de cargadores rápidos y semirrápidos en entornos urbanos, poblaciones de más de 50.000 habitantes con obligación de disponer zonas de baja emisión, e interurbanos en las principales vías de comunicación cada 200 km, con el propósito de democratizar el vehículo eléctrico para dar una alternativa de infraestructura de carga a todo cliente que no cuente con la misma en su vivienda. 

La compañía que preside Francisco Reynés fomenta el desarrollo del vehículo eléctrico ofreciendo servicios como Servielectric Car, una solución integral y personalizada que permite a sus clientes la instalación de un punto de recarga para sus vehículos eléctricos.

En el año 2020, Naturgy comenzó un plan de despliegue de puntos de recarga eléctrica en la vía pública y continúa promoviendo el despliegue a nivel nacional de una infraestructura de carga de gas natural vehicular para uso público. Además, presta una atención especial a la mejora de la eficiencia energética y económica de las propias estaciones de suministro, realizando varios estudios para la incorporación de tecnologías de almacenamiento en las estaciones de recarga de vehículos tanto eléctricos como de gas natural vehicular.


Artículo publicado en Executive Excellence n175, junio-agosto 2021.