El compromiso con la transición energética

El compromiso con la transición energética

En un contexto energético de profunda transformación y tras un ejercicio marcado por la crisis macroeconómica con gran impacto en el sector, Naturgy presentó en julio su Plan Estratégico 2021-2025, que persigue unos ambiciosos objetivos: alcanzar un EBITDA de 4.800 millones de euros y un beneficio neto de 1.600.

Una ambición que también traslada a los 14.000 millones de euros de su propuesta de inversión, previendo destinar dos tercios a promover la generación renovable; lo que confirma el giro estratégico de la compañía y su intención de impulsar su papel en la transición energética.

Según su presidente, Francisco Reynés: “Todos estamos comprometidos en alcanzar los principales objetivos. Queremos sumar en la transición y creemos que este plan es ambicioso, pero también realista y ejecutable. Debemos aprovechar la oportunidad de contribuir a la transformación del sector con empuje y solvencia. España está estratégicamente bien posicionada para abordar con garantías la transición, para la que es vital un marco regulatorio estable”.


La multinacional energética Naturgy detecta oportunidades de inversión por 14.000 millones de euros en su Plan Estratégico


FONDOS EUROPEOS: EL REVULSIVO DEL SECTOR

Durante el próximo lustro, las inversiones estimadas irán principalmente a proyectos renovables en fases iniciales de desarrollo y en geografías estables; a redes, con un destacado papel de la digitalización y una regulación estable; y a nuevos negocios, como el gas renovable, el hidrógeno o la generación distribuida.

Naturgy ha presentado cerca de 100 proyectos tractores destinados a la transición energética, dentro de los planes para la recuperación económica impulsados por la Unión Europea. Estos proyectos identifican oportunidades de inversión por valor de 13.800 millones de euros. Entre los mismos destacan la principal planta de hidrógeno de España en La Robla (León), los desarrollos renovables en Meirama (A Coruña) y otros proyectos de gas renovable en Cataluña, Castilla y León o Asturias, en la planta de El Musel, entre otras regiones.


Presenta cerca de 100 proyectos tractores destinados a la transición energética, dentro de los fondos Next Generation EU


Este centenar de proyectos catalogados como IPCEI, al ser considerados como candidatos de interés europeo por la Comisión Europea, podrían ser un revulsivo en la recuperación económica. Naturgy ha perfilado seis grandes líneas de actuación: renovables; hidrógeno y biometano; digitalización; eficiencia y rehabilitación energética; transición justa; y otros, como la movilidad sostenible.

En concreto, la compañía que preside Reynés apuesta por la economía local y la transición energética, ya que muchos de estos proyectos están vinculados a la transición justa y a favorecer la denominada ‘España vaciada’, donde la economía circular –con el biometano y el hidrógeno– cobran especial protagonismo, así como el impulso a las energías renovables y a las tecnologías de almacenamiento.

Este es el caso del proyecto de La Robla (León), desarrollado en colaboración con Enagás y que está llamado a convertirse en la mayor planta de hidrógeno verde de España. Ambas compañías trabajan conjuntamente con el objetivo de producir hasta aproximadamente 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, a partir de una planta fotovoltaica de 400 MW y un electrolizador de hasta 60 MW, para cubrir consumo local, inyección a red gasista y posibilitar una futura exportación hacia el noroeste de Europa.

Actuaciones como la mencionada buscan la creación de actividad en los territorios afectados por la transición energética, a través del acompañamiento a sectores y colectivos en riesgo, de modo que contribuya a la fijación de población y a la generación de nuevas oportunidades. En este sentido, Naturgy aboga por un plan de reskilling para la transición ecológica y digital, con el fin de dotar de nuevas capacidades a través de la formación.

Entre los proyectos para el impulso de gases renovables, como el hidrógeno renovable y el biometano, destacan los referidos a la generación de biometano a partir de diferentes tipos de residuos, producción de hidrógeno verde y blending en la red de gas o en puntos de consumo, como por ejemplo en plantas de cogeneración o ciclos combinados.

Otras propuestas reseñables son la puesta en marcha y la operación de diferentes plantas de hidrógeno y oxígeno a partir de electrólisis, utilizándose el hidrógeno generado para el consumo o su valorización en procesos industriales y/o uso para transporte en hidrogeneras. El oxígeno obtenido como subproducto del proceso de electrólisis se va a valorizar dándole usos industriales y/o sanitarios.


El hidrógeno, la transición justa, las renovables, la movilidad, la eficiencia energética, la formación y la digitalización como focos principales


Sobresale igualmente la instalación de varias plantas de producción de biometano (Upgrading) a partir del biogás y su posterior inyección a la red de distribución de gas natural más cercana.

También cobra fuerza la actuación de la compañía en la Comunidad Valenciana, donde actualmente se encuentra trabajando en dos proyectos que a largo plazo se convertirán en los grandes hubs de producción de hidrógeno en Valencia. Por un lado, junto con los dos clústeres de la industria cerámica de Valencia: la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (ANFFEC), Naturgy está investigando la posibilidad de introducir mezclas de hidrógeno en sus procesos productivos o para la inyección en la red. Por otro lado, junto a otros siete socios (ETRA Investigación y Desarrollo, Autoridad Portuaria de Valencia, Balearia, Cobra, Dam y Ariema), desarrolla el proyecto demostrativo IPCEI Orange Bat, que pretende introducir el hidrógeno en vehículos, grúas y otras infraestructuras del Puerto de Valencia.

DESCARBONIZANDO LA MOVILIDAD

Naturgy apuesta también por la digitalización, la eficiencia energética y la movilidad sostenible para hacer frente a la crisis actual y avanzar en la transición energética. De hecho, calcula que puede conseguir una reducción de 8,3 toneladas de CO2 al año gracias a este nuevo impulso verde.

Al respecto, la compañía ha presentado iniciativas vinculadas con la descarbonización de la movilidad como el desarrollo de infraestructuras privadas y públicas para la disponibilidad de puntos de carga de vehículos eléctricos y estructuras de red de hidrogeneras y gasineras.

También contempla actuaciones para evaluar la viabilidad de proyectos de hidrógeno para movilidad en las estaciones de servicio e instalaciones de Grupo Ruiz y Trasgunon, con quienes ha firmado sendos acuerdos. Y prevé construir una red de movilidad sostenible en el territorio andaluz.

Asimismo, ha presentado un proyecto para digitalizar las líneas eléctricas e instalar un pionero sistema que permite la detección de incendios. Además, el alcance de la descarbonización se extiende a los sectores de edificación e industria, donde Naturgy apuesta por ofrecer nuevos servicios de eficiencia y autoconsumo y participar de manera activa con las ciudades para el cumplimiento de sus objetivos en materia de eficiencia energética.


Naturgy en la transformación del sector energético.

Imagen interior: Planta de gas renovable en el Parc de l’Alba de Cerdanyola del Vallés, junto al vertedero de residuos Elena.

Artículo publicado en Executive Excellence n176, septiembre-octubre 2021.