Proyecto ICI: innovación en la intervención social preventiva

El director corporativo del Área Social de Fundación Bancaria “la Caixa”, Marc Simón; el presidente de la Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, el director científico del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (Proyecto ICI), Carlos Giménez; la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Logroño, Paloma Corres; y el director general de La Rueca Asociación, Antonio Llorente, presentaron recientemente en CaixaForum Madrid el balance de los seis años del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI).

La extensa red de relaciones construida por el trabajo colaborativo entre la Obra Social “la Caixa”, 31 municipios y 513 representantes de las administraciones públicas, 417 asociaciones y más de 2.300 profesionales ha incidido en más de un millón de personas que residen en los 39 barrios, distritos y municipios de toda España que desarrollan el Proyecto ICI. En estos territorios, caracterizados por una rica diversidad cultural, 515.200 ciudadanos han participado en las actividades que se realizan desde el inicio del Proyecto para fomentar la cohesión social.

Un ejemplo de innovación social, ahora transferible 

En el año 2010, la Obra Social “la Caixa” puso en marcha el Proyecto ICI partiendo de un marco conceptual y metodológico diseñado por la Universidad Autónoma de Madrid –con Carlos Giménez como director científico y Marco Marchioni como asesor general–. El objetivo era desarrollar un modelo para la mejora de la convivencia intercultural. Tras seis años de trabajo, acaba de editarse Juntos por la convivencia, una publicación que explica las claves de los excelentes resultados de los 39 procesos comunitarios. 

El objetivo de esta colección de cinco libros, que ha tomado como referencia los territorios que iniciaron el Proyecto en 2010, ha sido sistematizar y evaluar el funcionamiento del Proyecto hasta el momento y poner en valor el conocimiento surgido del trabajo mancomunado. Además, Juntos por la convivencia quiere destacar la creación de un modelo de intervención por la convivencia validado, eficaz y configurado para ser sostenible, y que ahora ya es transferible a otras instituciones y territorios que afronten retos similares de gestión de la diversidad cultural. De hecho, vistos los resultados exitosos, en cuatro de los municipios participantes (Madrid, Zaragoza, Getafe y Paterna) ya se ha ampliado la zona de actuación.

El enfoque y la metodología comunitaria y mediadora del ICI implica procesos participativos con las administraciones locales, responsables políticos, profesionales y ciudadanía de cada territorio, de modo que todos los actores trabajan en equipo y de forma interdisciplinar y corresponsable para la transformación social. 

Salud comunitaria, educación y participación, ejes del proceso

Los impulsores del Proyecto convienen en la necesidad de trabajar en tres ejes básicos, sobre los que giran los procesos comunitarios que contribuyen a la igualdad de oportunidades: salud, educación y participación ciudadana. El ámbito socioeducativo cuenta con la colaboración de 515 centros y el de la salud comunitaria con 208. Todas las iniciativas están enfocadas especialmente a tres colectivos estratégicos: infancia, juventud y familia. 

El Proyecto fomenta la creación de relaciones que en principio eran “improbables” entre los protagonistas, lo que facilita pasar de la mera coexistencia a una convivencia real, gracias a la participación de 312 asociaciones vecinales. Actualmente existen espacios organizados donde interactúan de forma colaborativa políticos, profesionales y ciudadanos, líderes de su propio proceso. Para otorgarles este protagonismo, se han organizado en estos seis años más de 5.300 iniciativas alrededor de la educación, la salud y el ocio. 

La prevención como método ante el reto global de la convivencia

La convivencia implica abordar de forma positiva las posibles tensiones o conflictos entre personas, grupos e instituciones. Desde el Proyecto ICI, se promueve la prevención, regulación y resolución de posibles problemas a través del diálogo, siempre bajo la premisa de la tolerancia. Para ello, se desarrollan acciones específicas de educación en valores interculturales y de paz y prevención del racismo, la xenofobia y la intolerancia.


Publicado en Executive Excellence nº128 marzo 2016

 


Imprimir   Correo electrónico