Recruiting Erasmus: la plataforma que conecta con el mejor talento global

Recruiting Erasmus: la plataforma que conecta con el mejor talento global

El curso académico 2019/2020 está llegando a su fin en universidades y escuelas de negocios. Será un año recordado por los miles de estudiantes y recién graduados españoles, dada la crisis sanitaria por la que estamos atravesando, que ha cambiado la hoja de ruta de muchos de ellos: asistir a clase, elegir un master para el próximo curso o buscar oportunidades en el mercado laboral, son algunos de los planes que se han visto alterados por la actual circunstancia.

Con la vuelta a la normalidad, todos aquellos que tenían previsto viajar para pasar un periodo de estudio o prácticas laborales en el extranjero han retomado sus planes. Y es que cada vez son más los jóvenes que deciden solicitar becas académicas que impulsan la movilidad y el intercambio.

Los estudios señalan que a día de hoy un 70% de los estudiantes busca vivir una experiencia en el extranjero con el objetivo de destacar en un entorno de competitividad laboral extrema; apostar por una experiencia internacional aporta un plus que se traduce en una mayor experiencia y CV más completo, pero también en un importante crecimiento personal.
 
Las empresas, por su parte, cada vez tienen más en cuenta y en muchas ocasiones lo exigen como requisito fundamental para acceder a un puesto de trabajo. Más de la mitad de los jóvenes que han tenido una experiencia internacional de formación, encuentran trabajo a los tres meses de graduarse y, muchos de ellos en la empresa donde han realizado sus prácticas. 

Esta es, precisamente, la labor que desempeña Recruiting Erasmus. La plataforma conecta a grandes compañías con estudiantes que han vivido una experiencia académica internacional y, en colaboración con diferentes universidades públicas y privadas, genera oportunidades de empleo para los universitarios que cumplen este perfil. 

Carlos Crespo, lead project manager de la compañía, explica los beneficios de este modelo de colaboración.  

EXECUTIVE EXCELLENCE: Recruiting Erasmus trabaja con grandes empresas, muchas pertenecientes al Ibex, y estudiantes Erasmus o con experiencia internacional. ¿Cómo se produce el encaje entre oferta y demanda? 

CARLOS CRESPO: Trabajamos con grandes compañías que ven en los perfiles de jóvenes que han vivido una experiencia académica internacional algo diferencial a nivel competencial. Por otro lado, los jóvenes ven en estas compañías una gran oportunidad de desarrollo y crecimiento profesional al empezar su experiencia laboral.

E.E.: ¿Qué tipo de perfil y habilidades son las más demandas por las empresas a la hora de contratar a estos estudiantes? 

C.C.: Los jóvenes que salen al extranjero con un programa de movilidad internacional desarrollan unas competencias transversales muy demandadas por las empresas; hablamos de proactividad, iniciativa, habilidades sociales y comunicativas, multiculturalidad, idiomas, capacidad resolutiva, adaptación al cambio y, sobre todo, visión global del mundo. Son esas soft skills tan valoradas por los equipos de RRHH y tan comunes en los jóvenes que han salido fuera de sus fronteras a estudiar o hacer prácticas.

E.E.: La presencia española en el ámbito internacional es más bien escasa. Durante los últimos años Executive Excellence ha estado presente en los grandes congresos internacionales y nos sorprende no encontrar apenas españoles... ¿Cómo valora esta escasa presencia fuera de nuestro país? ¿Son conscientes los jóvenes de la importancia de tener experiencia internacional? 

C.C.: España es un país clave desde el punto de vista de la movilidad internacional de estudiantes. Somos el país que más alumnos Erasmus recibe (más de 40.000 al año) y uno de los países que más jóvenes Erasmus "exporta" (misma cifra, cerca de 40.000).

Sin embargo, en España tenemos aproximadamente más de un millón y medio de universitarios, lo que hace que estemos hablando de un 3,5% de población universitaria que cada año vive una experiencia académica internacional. Es evidente que la cifra es baja, pero no estamos por debajo de otros países europeos.

E.E.: Cada vez más expertos señalan las ventajas del aprendizaje por ósmosis, que se consigue estando inmersos en otras culturas y entornos. ¿Qué importancia tiene el vivir en entornos internacionales versus estudiar en España en ingles, por ejemplo?

C.C.: Desde luego, vivir en entonos internacionales es una experiencia transformadora para cualquier joven. Supone relacionarse con personas de otras culturas, buscar piso o hacer papeleos en la universidad de destino en otro idioma…En general, supone vivir situaciones que requieren capacidad resolutiva. Eso potencia mucho más el aprendizaje de idiomas y proporciona un barniz competencial que prepara a los jóvenes para su primera experiencia laboral. Es

E.E.: Erin Meyer, profesora de Insead, afirma que es imprescindible reconocer las implicaciones de las diferentes culturas y su impacto en la empresa, porque no es lo mismo trabajar en un entorno anglosajón, que ella define como "de baja cualificación, simple y directo", que en uno asiático, "altamente contextualizado y con una comunicación mucho más sofisticada", o en uno francés, donde la forma de relacionarse es "directa, menos positiva y muy crítica". ¿Cómo valoran y evalúan en los estudiantes esta experiencia en culturas diferentes a la nuestra? ¿Qué importancia dan las empresas ese tipo de multiculturalidad? 

C.C.: Trabajamos con grandes compañías que tienen presencia en distintos países y, sin duda, valoran significativamente el componente de la multiculturalidad. Los jóvenes que han vivido una experiencia académica internacional trabajan durante su estancia con personas de otras culturas y eso luego se traslada al mundo de la empresa, ya que tienen mayor facilidad para adaptarse a entornos de trabajo multiculturales o incluso para afrontar una movilidad geográfica internacional. Y eso es un plus para las organizaciones cuando contratan a jóvenes talentos.

E.E.: El mundo de la empresa realiza sus actividades internacionales fundamentalmente utilizando inglés. Los jóvenes provenientes de entornos anglosajones tienen una ventaja sobre los españoles en este sentido. Además, los aprendizajes lingüísticos se producen, si lo que se busca es el bilingüismo, en edades muy tempranas, antes de los 15 años.  ¿Está de acuerdo con este planteamiento? Y, si así es, ¿se es consciente de ello en España?

C.C.: El aprendizaje de inglés en España se ha transformado en los últimos 20 años y el nivel ha mejorado mucho. A pesar de todo, en España estamos muy a la cola del aprendizaje de idiomas. Quizá una de las razones sea que el castellano es uno de los idiomas más potentes del mundo en número de personas que lo hablan. En cualquier caso, queda mucho camino por recorrer en nuestro país. Hoy, la tecnología permite familiarizarse con distintos idiomas desde edades tempranas, algo importante para alcanzar el bilingüismo. El dominio de otras lenguas sigue siendo un aspecto diferencial en el currículum.

E.E.: Retributivamente, ¿qué diferencias existen entre quienes han estudiado una carrera fuera de España y quienes no? ¿Se aplica el principio de buscar a quien tenga un background internacional, que ya más adelante se le formará laboralmente?

C.C.: En el año 2014 la Comisión Europea lanzó ‘Erasmus Impact Study’, un estudio que demostraba empíricamente las bondades de vivir una experiencia académica internacional. Entre otras conclusiones, este estudio destaca que el 64% de los empleadores afirma que los titulados con background internacional asumen más responsabilidad profesional, lo cual puede ser un indicador a nivel retributivo.

Por otro lado, el informe señala que el 64% de los empleadores reconocen que la experiencia internacional es muy importante a la hora de contratar.

Además, un 92% de los empresarios buscan capacidades transversales como la curiosidad, la capacidad de resolver problemas, la tolerancia o la confianza en uno mismo, competencias muy comunes en los estudiantes que han vivido una experiencia académica internacional.