Nuestro iceberg se derrite

Los cuentos son una poderosa fuente de aprendizaje e introspección. Un buen  cuento se conserva memorable, y a diferencia de tanta información que nos bombardea todos los días y que en cuestión de horas olvidamos, puede estimular el pensamiento, enseñarnos  importantes lecciones e inspirarnos a utilizarlas.

En un mundo moderno y de alta tecnología, donde nos pasamos la mayor parte de nuestro tiempo estudiando memorandos, manuales de instrucción, gráficos, hojas de cálculo, etcétera, podemos llegar a olvidar esta gran verdad.

Para ello, hemos creado un cuento en el formato clásico de la fábula con el objetivo de ayudar a personas y organizaciones a gestionar mejor el cambio. El cuento “Nuestro Iceberg se Funde” (St. Martins Press, September 2006)  es una alegoría acerca de pingüinos antárticos, aunque en realidad trata sobre el cambio: subyace cómo valorar la necesidad del cambio, cómo iniciarlo, cómo trabajar con la iniciativa de otros y, sobre todo, cómo triunfar. A medida que se avanza en el cuento, un pingüino astuto descubre que el iceberg habitado por su colonia, se funde. Con el tiempo y comprometiendo a otros pingüinos “expertos y creíbles”, logra convencer a los otros del inminente desastre. El Concilio del Liderazgo de los pingüinos decide entonces mandar Exploradores a buscar un lugar nuevo para vivir. A partir de ese momento, los pingüinos comienzan a darse cuenta de que no son sólo algo atado a un bloque de hielo. Obtienen un sentido nuevo de la libertad y del poder al ejercitar un liderazgo pro-activo hacia el cambio.

Para obtener opiniones no solo hemos dado este cuento a los voraces lectores de libros de gestión sino a personas que no leen los libros de este género. Personas a quienes no les gusta esta clase de lectura o  que aprenden  poco de este tipo de literatura. Este grupo de personas comprende desde directores generales a capataces y todos parecen aprender algo de valor de la fábula. Más aún, muchas parecen actuar sobre lo que han aprendido.

 El proceso del cambio con éxito

Aquí explicamos algunas de las claves para provocar el cambio.

Prepara el escenario: Crea un sentimiento de urgencia. Ayuda a los demás a que sean capaces de detectar ellos mismos la necesidad de cambio y la importancia de una actuación inmediata. Conforma un equipo “guía”, y asegúrate de que es un equipo potente. Ha de tener capacidad de liderazgo, de comunicación y contar con credibilidad, autoridad, capacidades analíticas y estar impregnado de una sensación de urgencia.

Decide qué hacer. Desarrolla el cambio, la visión, y la estrategia. Clarifica cómo el futuro será diferente del pasado, y cómo ese futuro se puede hacer una realidad.

Haz que suceda: Comunica de manera que se entienda, de tal forma que “compren”.  Asegúrate de que los demás entienden y aceptan la visión y la estrategia. Autoriza a los demás a actuar. Elimina tantas barreras como te sea posible para que los que quieran hacer de la visión una realidad, puedan hacerlo. Consigue victorias a corto plazo. Crea algún éxito visible tan pronto como sea posible. No bajes la guardia. Aumenta la presión e intensidad tras los primeros éxitos. Una vez iniciando el cambio, sé implacable hasta que la visión se convierta en realidad.

Haz que dure: Crea una cultura nueva. Mantén las nuevas formas de  comportamiento, y cerciórate  de que tienen éxito; debes controlarlas hasta que lleguen a ser suficiente fuertes “per se” como para reemplazar las viejas tradiciones.

Pensar y sentir: Pensar de manera diferente puede ayudar a cambiar las conductas y conseguir mejores resultados, así que recopila los datos y la información y analízala. Preséntala después de una forma lógica para conseguir cambiar la manera de pensar de los demás. Cambiar la forma de pensar puede, a su vez, cambiar las conductas y conducirnos hacia mejores resultados.  Crea experiencias visuales que sorprendan. Esas experiencias pueden cambiar la forma de sentir de las personas frente a las diferentes situaciones y esos cambios de sentimiento conducen a cambios de conducta.

Aprendiendo de los pingüinos

1. Lee y reflexiona sobre la fábula

La historia te invita a preguntarte: ¿Estoy viviendo en un Iceberg que se está derritiendo o que podría derretirse? ¿Qué negaciones me circundan? Estas reflexiones se apoyan a través del análisis de los pasos básicos asociados con un cambio exitoso. La aproximación de los pingüinos a este problema se basa en este conocimiento.

2. Discute sobre esta historia con otros

Estas discusiones pueden ser informales, en programas de formación o como parte de reuniones. El lenguaje de los pingüinos facilita la comunicación y consigue que intercambiar opiniones sobre temas conflictivos resulte mas fácil.

3. Lee otros artículos y/o libros

Textos que describan casos reales de un cambio con éxito en organizaciones reales. También se pueden utilizar recursos online.

4. Descubre nuevas y mejores fórmulas para actuar

Descubre métodos para potenciar las convicciones y mantener un curso ya trazado. Busca formas de  iniciar el cambio necesitado por tu equipo. Y apóyate también en las iniciativas de otros cuyo objetivo sea conseguir más, crecer en orgullo, pasárselo mejor y tener menos problemas. Cuando actúas en concierto con otros que hayan leído la historia, los resultados se amplifican.

Resulta increíble, aun en condiciones adversas, lo que se puede obtener cuando el Consejo de Pingüinos, los pingüinos gestores y las crías están todos en la misma onda. Jamás habrías pensado que un libro, que se puede leer en 45 minutos, puede representar una diferencia tan grande en el proceso mejora de rendimiento dentro de una organización. Este libro puede tener un impacto sorprendente en cómo puede actuar (y actúa) intensamente en la parte infrautilizada de nuestros cerebros que estimulan la acción. Las buenas historias y fábulas producen estos efectos. En nuestro mundo Power Point, hemos olvidado el efecto que las emociones pueden producirnos, y su consiguiente motivación.

Encontramos icebergs que se están derritiendo en todos lados: caída de ventas, disminución de beneficios, malas estrategias de crecimiento. Hemos de mejorar sensiblemente nuestra capacidad de gestión del cambio y no existen razones objetivas que nos lo impidan. Las personas, a veces, pueden ser más inteligentes que los pingüinos.

 


John P. Kotter, experto premiado en leadership por la Harvard Business School, es un reputado speaker en reuniones de  top management. Holger Rathgeber trabaja en Becton Dickinson, una compañía líder en tecnología médica. Ambos son co-autores del libro “Our Iceberg Is Meeting” (Nuestro Iceberg se derrite).

Artículo de opinión publicado en Executive Excellence nº34 jul/ago06.

 

 


Imprimir   Correo electrónico