¿Compramos productos más eco?

¿Compramos productos más eco?

La situación excepcional que estamos viviendo con la pandemia empieza a dejar algunos aprendizajes que nos ofrecen una visión de cómo podrá ser el futuro a partir de ahora y las adaptaciones que tendremos que hacer como sociedad. Uno de los efectos más instantáneos que se pudieron percibir desde la declaración del Estado de Alarma fue el auge del ecommerce. La necesidad de seguir abasteciéndonos sin poder salir de casa puso al comercio electrónico en el centro de la cadena de consumo. El protagonismo de este canal seguirá incrementándose, ya que muchos de los que acudieron a él por primera vez ya se han fidelizado, y otros tantos ya eran asiduos antes del coronavirus, por lo que se espera un crecimiento sostenido durante los próximos meses. 

Pero, ¿cómo es el consumidor online? ¿Estaba el mercado español suficientemente maduro para hacer frente a esta extraordinaria demanda? Según la última edición del E-shopper Barometer realizado por Seur, existen tres tipos de consumidores online según sus hábitos y comportamientos, así como sus expectativas principales en el proceso de compra. Estos tres perfiles son: los aficionados, los epicúreos y los eco-selectivos, y representan, respectivamente, el 16%, 11% y 20% de los e-compradores en España. 

En este sentido, los eco-selectivos forman el colectivo más numeroso, por lo que podemos afirmar que la preocupación por el ecommerce sostenible es uno de los mayores factores que tienen en cuenta los compradores online españoles ya que un 88% de los eco-selectivos exigen a marcas y productos que sean medioambientalmente responsables. Este tipo de consumidores online son experimentados en la compra y trasladan su conciencia ecológica a la hora de adquirir productos, por eso un 63% de ellos busca activamente reseñas y pide recomendaciones. De hecho, según se desprende del E-shopper Barometer realizado por Seur, el 62% se cerciora de comprar productos ecológicos, el 59% afirma que para ellos es importante buscar y comprar online productos y servicios que les ayuden a llevar un estilo de vida saludable, y el 51% dice estar dispuesto a pagar más si esos productos o servicios son respetuosos con el medio ambiente. Por otro lado, lo que más compran son moda (aunque con menor frecuencia que la media), libros, tecnología y electrónica. Además, los eco-selectivos se posicionan como compradores más ocasionales, debido a que están preocupados por el impacto ambiental que el comercio electrónico tiene en la sociedad. 

Su bien durante el confinamiento los consumidores han realizado más compras online, el sentimiento predominante de los eco-selectivos sigue estando presente, ya que casi la mitad de los consumidores españoles (46%) se muestra concienciado por la necesidad de preservar el medioambiente, admitiendo estar dispuestos a pagar más por productos y servicios respetuosos con este. Por lo tanto, el ecommerce ha mostrado ser uno de los baluartes de la economía en plena crisis sanitaria, pero podemos suponer que el consumidor no pierde de vista sus exigencias éticas y medioambientales.