El rugido del triunfo

El rugido del triunfo

La historia de Repsol no se entiende sin el vínculo que mantiene con el deporte del motor y su compromiso con los grandes nombres que han defendido por todo el planeta los colores de la compañía. Doohan, Crivillé, Rossi, Hayden, Dani Pedrosa o el actual campeón Marc Márquez son algunos de los protagonistas de este relato.

Tras ganar su sexto mundial en la cilindrada reina, Márquez reafirma en cada circuito el liderazgo de una combinación imbatible, casi perfecta: la de Repsol con Honda. En febrero de 1995, se firma la alianza para la creación del Equipo. Dos años más tarde, Repsol emprende los primeros pasos con gasolinas para el Mundial de Motociclismo en la categoría de 500 cc. A partir de ese momento, la innovación de los productos sigue creciendo tanto en el mundo de la competición como en el del automóvil, allí donde la compañía decide patrocinar.

Desde que en 1969 la escudería Repsol se estrenara en competición del motor en el Rally de la Costa Brava, todos los pilotos de Repsol sobre dos y cuatro ruedas han sido los mejores embajadores de la marca, que ahora celebra con orgullo medio siglo de gloria en este deporte. 

Medio siglo apoyando el deporte del motor

A finales de los 60, Salvador Canyelles gana el campeonato copa Renault TS. Así arranca una estela de hitos marcada por el patrocinio de Repsol en todas las disciplinas del mundo del motor, acompañando a los mejores pilotos en las competiciones más prestigiosas.

En 1970, Alberto Ruiz y Rafael Castañeda se proclaman campeones absolutos del Campeonato de España de Rally, y un año más tarde Repsol participa por primera vez en el Mundial de Motociclismo con Ángel Nieto en 50cc y 125cc, quien se proclama líder de esta última cilindrada, para alzarse con los títulos mundiales en ambas en 1972.

Repsol vuelve al Mundial de Motociclismo de la mano de Derbi con Jorge Martínez Aspar en 1988, que logra la victoria de 80cc y 125cc. El final de esta década está marcado por la consecución del Campeonato de 250cc por parte de Sito Pons, el comienzo del patrocinio de Álex Crivillé, campeón mundial de 125 cc, y el debut de Repsol en el Rally París Dakar.

Los 90 son especialmente intensos. Carlos Sainz y Luis Moya consiguen el primer Campeonato del Mundo de Rallies en 1990 y Luis Pérez Sala se alza con el título nacional de Turismos. Todos ellos seguirán cosechando éxitos con Repsol en los próximos años.

En 1995, la alianza Repsol Honda en el Mundial de Motociclismo supone el pistoletazo de salida de la unión más productiva entre una empresa energética y una de automoción. Hasta el día de hoy, no hay nada parecido a este binomio en el mundo de la competición. Ese año se produce el primer doblete del Equipo Repsol Honda con el australiano Mick Doohan y el catalán Alex Crivillé copando los dos primeros puestos del podio. Ambos continuarán haciendo historia durante mucho tiempo.

Por aquel entonces, nada hacía presagiar que uno de sus mayores competidores, el piloto de Honda Alberto Puig, sería años después descubridor de grandes nombres del Equipo Repsol Honda, como Casey Stoner o Dani Pedrosa –al que acompañó durante toda su trayectoria–; ni que se convertiría en el director de la escudería, como lo es en la actualidad.

Los 90 se cierran con Alex Crivillé como único piloto español ganador del Campeonato de Motociclismo 500 cc; y con Emilio Alzamora líder en el Mundial de 125 cc.

En 2001, Valentino Rossi gana Campeonato del Mundo de Motociclismo 500 cc con los colores de Repsol, repite en 2002 y 2003, ya con Repsol Honda. Esos dos años, el equipo consigue además la triple corona en MotoGP (pilotos, equipos y constructores). Hayden debuta y Pedrosa se proclama campeón del mundo de motociclismo en 125 cc en 2003. Poco a poco, la coordinación entre Repsol y Honda se va perfeccionando: “Nuestras culturas son muy diferentes pero, a base de cometer errores, hablar e interrelacionarnos, vamos adquiriendo conocimientos y comprendiendo determinadas conductas que permiten saber qué camino tomar. Esa relación de aprendizaje ayuda mucho. Cuando se trabaja con los japoneses se percibe que nuestra forma de ser es demasiado agresiva; somos mucho más directos y enérgicos. Esto provoca tensiones frente a las cuales hay que saber dar un paso atrás; ya sea porque les guste hacer algo a su manera o porque entienden las situaciones de modo diferente al nuestro, es necesario el entendimiento”, explica Puig.

En el Rally Dakar, Repsol consigue la victoria en la categoría de camiones y un año más tarde, en 2004, Nani Roma gana en la categoría de motos, formando equipo con Isidre Esteve y Marc Coma. Otro gran hito marca esa época: el inicio del patrocinio de Trial con el laureado Montesa-Honda, y el primer triunfo de Laia Sanz, que lo revalidará doce veces más.

En 2005, Pedrosa gana el Mundial en 250cc, Coma el de Rallies (triunfo que repite en los dos años próximos), y Peterhansel el Dakar en coches. Llega el año 2006, Pedrosa debuta en MotoGP, y comienza la historia reciente de Repsol, con pilotos que recogen el testigo de la alianza más laureada de la historia del motociclismo. Un jovencísimo Marc Márquez levanta el trofeo en 2010 como Campeón del Mundo de 125 cc, y dos años después en Moto2.

Antes, Repsol consigue doblete en el Rally Dakar por primera vez en la historia de la prueba, con Marc Coma en motocicletas y Luc Alphand en coches. En 2007 Toni Bou se proclama bicampeón del mundo en Trial Indoor (X Trial) y outdoor, y seguirá coleccionando títulos hasta el presente.

En la década actual, el equipo Repsol Honda HRC copa los primeros puestos del Mundial de Motociclismo MotoGP. 


Texto publicado en Executive Excellence nº163, dic-ene. 2019