El valor de las fundaciones en el sector logístico

El valor de las fundaciones en el sector logístico

Aprovechar los recursos que cada empresa posee para ayudar a aquellos que lo necesiten es algo que, por suerte, cada vez más compañías se animan a llevar a cabo. En el caso del sector logístico, su ayuda puede convertirse en una pieza clave para hacer realidad proyectos solidarios de todo tipo, por eso, SEUR creyó necesaria la creación de su Fundación con la que capitalizar y liderar sus acciones solidarias destinadas a ayudar a la infancia más desfavorecida o en riesgo de exclusión y facilitar a entidades sin ánimo de lucro el acceso a servicios logísticos de calidad. 

Si bien la misión de la Fundación SEUR es la de aportar servicios logísticos en todas esas acciones en las que sea necesario, de hecho nació a raíz de un proyecto concreto que hoy en día se ha convertido en un emblema de la Fundación, se trata de ‘Tapones para una nueva vida®’. 

Hace casi 10 años, en el 2011, una familia bilbaína comenzó a recoger tapones de plástico que habían sido recolectados por familiares, amigos y vecinos con el objetivo de reciclarlos y a cambio recibir dinero con el que podrían ayudar a su hijo Iker, quien necesitaba un aparato ortopédico para su desarrollo. En esos momentos, un conductor de SEUR se enteró de esta iniciativa y decidió pedir ayuda a SEUR para que colaborase con la familia a la hora de recolectar los tapones para la causa. Así se comenzó ayudando a Iker, recogiendo tapones gracias a la flota de SEUR, de tal manera que se pudo llegar a más sitios y fue mucho más fácil para la familia alcanzar su objetivo. De esta forma nació ‘Tapones para una nueva vida®’, un programa gracias al que a día de hoy más de 170 niños y niñas se han visto beneficiados y se ha logrado una aportación económica total de 1.190.309 euros. 

Además, este programa también ha conseguido que toda la compañía se sienta parte de ello y se involucre en una emocionante iniciativa en la que trabajadores, ciudadanos y empresas pueden mejorar la vida de aquellos que más lo necesitan. La acción tiene un propósito social con co-beneficios medioambientales al fomentar el reciclaje de plástico y evitar la emisión de CO2 a la atmósfera, consiguiendo que desde 2011 se hayan recogido 4.837t de tapones, lo que ha permitido evitar la emisión de 6.746t de CO2e. Un programa social y sostenible que también se aprovecha para sensibilizar a los niños/as en nivel colegio a la acción social y medioambiental. 

Así, la creación de fundaciones o programas solidarios de este calibre ponen de relieve no sólo el papel fundamental de las empresas a la hora de aportar su granito de arena a la sociedad, sino también la necesidad de que compañías logísticas se involucren en este tipo de iniciativas en las que el transporte puede llegar a convertirse en la oportunidad que cambie la vida de alguien.