Innovation & Creativity, the art of management

Bajo el tema central “Innovación y Creatividad, el arte de la gestión”, tuvo lugar el foro mundial de la EFQM (Fundación Europea para la Gestión de la Calidad), durante los pasados 4 a 6 de octubre.

No solamente tuvimos la suerte de que se eligiese Bilbao para su celebración, sino que además su inauguración se celebró en el más innovador de los museos: el Guggenheim, del diseñador Frank Gehry. Un perfecto escenario para hablar de innovación y creatividad. 

Premios EFQM a la Excelencia 2010

A pesar ser un año tumultuoso en muchos frentes y con la recesión afectando a la economía, para algunas organizaciones 2010 ha sido también un año de oportunidades. Las organizaciones que se plantean su estrategia así suelen tener éxito, y prueba de ello son las empresas que entraron como candidatas a uno de los galardones europeos más prestigiosos: los premios EFQM a la Excelencia. Estos premios suponen un alto reconocimiento para quienes los reciben, diferenciándoles de sus iguales. 

Quienes presentaron su candidatura no solamente se han enfrentado a los retos de la recesión con éxito, sino que además se han enfrentado al tradicional análisis de rendimiento realizado por los expertos asesores de EFQM. Muchos lo han intentado, pero muy pocos han recibido la distinción final: 13 organizaciones de seis países diferentes y que cubren tanto el sector público como el privado. Organizaciones  que van desde 30 personas a 500, representando sectores tan diversos como: educación, gestión de estructuras, sanidad, turismo (hoteles), manufactura, electrónico, metalmecánica e industria de automoción. De esta lista de 13 empresas, ocho han sido finalistas y las otras cinco, ganadoras de premio. Éstas son: Bradstow School, Eskisehir Maternity’s Mission and Child Illnesses Hospital, Stavropol State Agrarian University, VAMED-KMB, y la sociedad cooperativa vasca Olabide Ikastola. Se puede obtener más información en www.efqm.org.

En el amplio programa, tuvimos el placer de escuchar al, como siempre genial, Lotfi El-Ghandouri (Creative Society Group & The Hub Centre), Antonella Broglia (Grupo Infonomía) y Harry West (Continuum). Se celebraron varios paneles de debate e interesantes sesiones alternativas, pero si algo hemos de destacar fue la presencia de grandes directivos: K. Dinesh, cofundador del gigante Infosys; Jorge López, CEO de 3M Iberia, y Juan Antonio Zufiria, presidente de IBM España, Portugal, Grecia e Israel. 

La entrega de premios reunió a un excepcional entorno internacional con visitantes de Oriente Medio, Asia y, evidentemente, Europa. El lehendakari Patxi López, presente en el acto de entrega, dijo respecto de la importante presencia de empresas y organizaciones vascas optando a premios EFQM: “Estamos consiguiendo que Euskadi sea un prototipo de excelencia e innovación, y que su capacidad innovadora sea su tarjeta de presentación”. El hecho es que con la incorporación de la Ikastola Olabide son ya 24 las organizaciones vascas que han recibido el premio EFQM a la excelencia, sólo superadas por las del Reino Unido (28) y Alemania (26).

El Club Excelencia en Gestión, como representante de la EFQM en España, y con su secretario general Juan Liquete a la cabeza, fue uno de los artífices de este encuentro y les transmitimos nuestro agradecimiento por invitarnos. 

Innovación y creatividad hoy

En grandes eventos, como el foro mundial de la EFQM, la amplitud de contenidos es tal que siempre es difícil elegir. En lugar de exponer pequeños extractos de todas las intervenciones, en esta ocasión hemos optado por reproducir parte de una intervención, la de Juan Antonio Zufiria, donde encontramos resumidos los más importantes trazos sobre la innovación, la creatividad y el arte de la gestión empresarial que se dieron en dicho congreso. 

En el siguiente número, seguiremos con la cobertura del EFQM Forum y les ofreceremos más información sobre el resto de ponencias, así como las impresiones y declaraciones de los protagonistas más relevantes. A continuación, reproducimos una selección del discurso de Juan Antonio Zufiria:

Vivimos tiempos difíciles y me gustaría poner en contexto la creatividad y la innovación, de manera que puedan servir de inspiración frente a estos momentos de crisis. En primer lugar, creo que la innovación es, necesariamente, parte de la solución de los retos a los cuales nos enfrentamos. Podemos ver la situación actual desde dos ángulos.

Cuando entramos en recesión, lo primero que suele ocurrir en una organización es la toma de decisiones defensivas. Se busca proteger los activos, el cash-flow… Básicamente, se quiere hacer lo mismo que antes, pero con menos. 

A continuación, un año después (lo que está ocurriendo ahora) constatamos que este approach no es sostenible. No podemos construir un futuro estando a la defensiva. Se impone cambiar, pues es necesario volver al mercado y continuar compitiendo; pero, ¿cómo hacerlo con menos recursos? Nos enfrentamos a una situación compleja,   ante la cual la única solución es cambiar, hacer las cosas de manera diferente. De esto, todos nos podemos dar cuenta; pero, ¿cómo hacerlo? Simplemente, cambiando nuestra forma de pensar. 

Ante estas dificultades hemos de aprender a pensar de forma diferente, construyendo sin intentar reconstruir el pasado; hemos de crearnos un entorno nuevo y para ello nos hemos de basar, obviamente, en la innovación.

Al enfrentarnos a una nueva realidad, la única salida para subsistir es cambiar la forma en la que hacemos las cosas. Esto, que parece obvio, nos enfrenta a la clave: el cómo.

¿Cómo nos enfrentamos a esa necesidad de hacer las cosas de manera diferente? ¿Qué hacemos? La respuesta es que, para ser diferentes, más eficientes, tenemos que hacer más con menos, y cuando observamos con atención el mundo que nos rodea, podemos descubrir soluciones bastante evidentes. 

La innovación frente a las ineficiencias

Una de las principales evidencias a las que nos enfrentan las recesiones (para hacer más con menos) son las ineficiencias y dificultades que afectan a la sostenibilidad del actual modelo de nuestra sociedad. 

Nuestra forma actual de observación y respuesta frente a los procesos socio- económicos es, si no imposible, sí difícil de sostener en el futuro. Es por ello que la aplicación de la innovación es esencial. 

Mediante la observación y la consiguiente identificación de las ineficiencias que nos rodean, nos daremos cuenta de que, aunque hayamos progresado mucho en las últimas décadas, tenemos un largo camino por andar… y progresar. 

Tenemos ejemplos en todos los sectores. Uno que nos afecta a todos: el de la circulación, los atascos. Los atascos en Europa representan unas pérdidas equivalentes al 1% de su PIB. Eliminado este problema, obtendríamos un ahorro equivalente al de toda la deuda pública española. 

En el sector de la salud podríamos eliminar el 50% de los errores médicos si los profesionales pudiesen tener acceso al historial médico completo de los pacientes. Algo que parece tan trivial no lo hacemos. ¡Sólo en Estados Unidos hay más muertes debidas a errores médicos que por accidentes de tráfico¡

A donde quiera que miremos, encontramos grandes oportunidades para mejorar la eficiencia y sostenibilidad de nuestro mundo. Y eso nos indica dónde hemos de poner a trabajar nuestros cerebros y nuestra innovación. Mediante la reconstrucción de nuestros procesos económicos y sociales podremos abrir grandes autopistas para el progreso.

Interrelación

En segundo lugar, y algo que es tremendamente  interesante, es el efecto de la innovación en los procesos: la interrelación. Cada vez que en la sociedad actuamos sobre un proceso, su efecto se propaga por todo el sistema. Pongamos el ejemplo del tráfico, sobre el cual todos estamos de acuerdo en que es una fuente de ineficiencias.  IBM creó un sistema de gestión que permite controlar los coches en la cuidad, actuando sobre las direcciones de circulación, los semáforos o los peajes. Este  sistema de gestión de trafico de Estocolmo es un ejemplo a seguir: ¡reducción del 20% de los atascos! Pero las ventajas no terminan ahí:

l Incremento del uso del transporte público en un 6%.

l Disminución de las horas de trabajo perdidas.

l Reducción en accidentes de tráfico. 

l Reducción de un 12% de las emisiones con efecto invernadero.

l Ahorros en carburante, desgastes de automóviles… 

Este ejemplo nos constata cómo los efectos se propagan por todo el sistema.

Creatividad

La otra palabra que está en el título del foro mundial EFQM  es la creatividad. En IBM, acabamos de terminar un estudio, realizado entre los 1.500 CEO más importantes en el mundo, donde les preguntamos cuáles eran los retos más relevantes  a los que nos enfrentábamos en el futuro. Todos estaban de acuerdo en que no sólo nos enfrentábamos a un entorno más difícil, diferente y volátil, sino que –y esto es lo interesante– mucho más complejo. El 80% convenía en que la complejidad se verá incrementada en el futuro. 

Realizamos un análisis de esas 1.500 organizaciones, agrupándolas en relación a su rendimiento, y descubrimos que un grupo de ellas obtenía hasta seis veces mejores resultados que las demás. Tras observarlas con detenimiento entendimos el porqué, que radicaba en su comportamiento: gestionan la complejidad como una fuente de valor, pero ¿cómo?

En primer lugar, redefiniendo las relaciones con sus clientes. En segundo lugar, han introducido más destreza operacional y flexibilidad en sus organizaciones. Por último –y que considero más fundamental–, han hecho de la creatividad  su primera capacidad  en el entorno de liderazgo de su organización. Gracias a la creatividad, y a que vivimos en un mundo cada vez más complejo, se puede crear valor a través de la gestión de esa misma complejidad.

Resumiendo, la innovación es el camino para salir de la situación en la que nos encontramos hoy. El nuevo mundo al que nos vamos a enfrentar –mucho más complejo– tendrá a la creatividad como la capacidad más importante (dentro del liderazgo) ante el futuro.

 


Publicado en Executive Excellence nº74 oct.10

Pie de foto (de izquierda a deracha): Juan Antonio Zufiria, presidente IBM España, Portugal, Grecia e Israel; K. Dinesh, cofundador y miembro del equipo directivo de Infosys Technologies Limited (India); Georg List, vicepresidente de Operaciones de Booz & Company (The Netherlands), y Jorge López, CEO de 3M Iberia.

 

 

 


Imprimir   Correo electrónico