La última milla, un rompecabezas por resolver

La última milla, un rompecabezas por resolver

La llamada última milla se ha convertido en la clave del éxito de la cadena logística. El principal motivo es que este término engloba las operaciones logísticas relacionadas con la entrega efectiva desde el almacén o la plataforma de distribución hasta el destino final. Un tramo denominado como crucial teniendo en cuenta que de esto depende la satisfacción del cliente o, dicho de otro modo, la reputación de una marca, un marketplace o una pequeña tienda online.

Como elemento fundamental, el ecommerce vive un período de auge en el que se suceden los esfuerzos por optimizarla, con la tecnología como principal aliado y protagonista. Sin embargo, todavía hay muchos retos por delante. Las nuevas tipologías de entregas ultra-rápidas, los horarios de entrega cada vez más amplios para poder atender las necesidades de particulares o de negocios, o las restricciones de tráfico y circulación.

En España, por ejemplo, los esfuerzos para reducir la polución en el aire de las grandes ciudades están llevando a muchos ayuntamientos y municipios a prohibir, a los vehículos con motor de combustión, el uso de algunas rutas y el acceso a los centros urbanos, lo que hace que la entrega se complique aún más. Por ejemplo, a finales del año pasado, la Comisión Europea aprobó que los coches que se comercialicen en la Unión Europea a partir del año 2030 tendrán que contaminar mucho menos. Concretamente, deberán emitir un 37,5% menos de dióxido de carbono respecto al nivel de 2021 y un 31% en el caso de las furgonetas. 

Por otro lado, la casuística para que una entrega falle es casi infinita. Destinatarios ausentes, direcciones incorrectas o difíciles de encontrar, paquetes rechazados… ¿Qué papel cobra el eshopper en la última milla? Las empresas están desarrollando numerosas alternativas para reducir los intentos de entrega fallidos, flexibilizando el envío y transfiriendo mayor poder de decisión y control al cliente con el objetivo de hacer una última milla más eficaz.

SEUR es una de las compañías del sector que ofrece a sus clientes conocer la ventana horaria de una hora en la que llegará el pedido, cambiar la fecha y día de la entrega y realizar un seguimiento en tiempo real del envío gracias a SEUR Predict. También es posible utilizar sus tiendas Pickup y lockers, una red cada vez más extensa, que irá creciendo próximamente hasta alcanzar los 2.600 puntos en toda España, con amplios horarios de apertura de lunes a domingo, en los que el usuario puede recoger sus envíos o depositar aquello que quiera devolver.

Mientras, la logística urbana continúa afinándose para ofrecer el mejor servicio posible, disminuyendo la huella de carbono y adaptándose a la legislación vigente para reducir el impacto medioambiental. En SEUR han apostado fuerte por los hubs urbanos, centros logísticos más pequeños en el corazón de las ciudades. Hasta ellos llegan furgonetas con los repartos del día y una vez allí, cada envío se lleva a su destino en vehículos y motos eléctricos, andarines, bicicletas, vehículos alimentados por GNC o GLP o a pie. Su sistema de reparto reduce las emisiones y no contribuye a los atascos en los núcleos urbanos.

Durante 2017 realizó 170.000 envíos mensuales mediante vehículos alternativos, reduciendo sus emisiones de CO₂ en un 10,7% por paquete entregado. Para SEUR luchar contra las emisiones contaminantes no es solo una obligación, sino una prioridad estratégica que refuerza su compromiso sostenible. Además, recientemente, también se ha aliado con la startup Mensos, especializada en mensajería urgente y sostenible con bicicleta y triciclos para seguir siendo respetuosos con el medio ambiente. 

La evolución de la tecnología, las crecientes alternativas para las entregas, las nuevas necesidades de los destinatarios y el avance del ecommerce dibujarán el futuro de este tramo crucial para el sector de la logística.