La universidad después de Bolonia. Vías de colaboración con la empresa

"Solo las prácticas curriculares estarán exentas de cotización en la Seguridad Social, aunque estén remuneradas". Así lo manifestó el secretario general de Universidades del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Federico Morán, en el acto organizado por la Asociación Española de Directivos en colaboración con ESADE y PeopleMatters

 

El alto cargo también aseguró que "ahora mismo las prácticas están desreguladas totalmente. No hay por qué tener un convenio, un tutor…" y anunció la medición del índice de inserción laboral de cada titulación/programa mediante información de la Seguridad Social y del Instituto Nacional de Estadística. 

Tras analizar los datos recogidos en el reciente estudio del Ministerio Datos y Cifras del Sistema Universitario Español Curso 2013/14, Morán concluyó que en España "hay muy poco autoempleo, muy poco emprendimiento"; por ello, "este año se duplicará la dotación destinada a programas que fomenten el emprendimiento entre nuestros egresados universitarios". Asimismo, manifestó la voluntad del Gobierno de contar con un mapa de empleabilidad de las titulaciones universitarias, para que los estudiantes obtengan “datos precisos sobre la inserción laboral de los estudios".

La Jornada fue inaugurada por Anna Berga, secretaria general de la Universidad Ramon Llull, quien expresó que el hecho de que “los estudiantes tengan un buen acompañamiento garantiza su inserción laboral".

 Por su parte, Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatters, afirmó que "la riqueza de los países en el siglo XXI radica en el conocimiento y el talento y la universidad en su fábrica. Por ello -indicó- desde las empresas vemos que nuestras universidades son las fuentes de nuestro mañana. Cuanto mejor sean nuestras universidades, cuanto mejor hagan su tarea como fábricas de talento, cuánto mejores profesionales produzcan, más estarán contribuyendo a la competitividad de nuestras empresas y nuestro país". 

A continuación, la decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos, Pilar Laguna, declaró que, con Bolonia, en España se ha tenido que adaptar todo el sistema universitario, y que el objetivo es “amortizar los sistemas universitarios y buscar la transparencia mediante los ECTS” (European Credit Transfer and Accumulation System).

 José Manuel Roldán, presidente de la CRUE, hizo hincapié en la necesidad de colaboración entre la universidad y la empresa, siendo "la I+D+i una pieza clave para esta colaboración".



Seguidamente José Folgado Blanco, presidente de Red Eléctrica de España, explicó que “veía dos mundos: el de la empresa y el de la universidad, completamente separados", y que el hecho de que España contase con cuatro escuelas de posgrado entre las 20 mejores del mundo y ninguna universidad entre las 150 mejores, era indicativo de que “se necesitaba un cambio en la universidad”.

Por su parte, Enrique Verdeguer, el director de ESADE Madrid, afirmó que "ha de producirse una colaboración no esporádica, a largo plazo, que requiera tanto permanencia como compromiso", y expuso las distintas variables que influyen en la posibilidad de establecer una buena colaboración universidad-empresa. En último lugar Pau Herrera, presidente de la AED, clausuró el encuentro suscribiendo una de las fechas dichas durante el mismo: "La universidad se necesita como el respirar para el progreso de los países".


Imprimir   Correo electrónico