Las inversiones logísticas en infraestructuras en tiempos del ‘online’

El comercio online gana peso cada día y esta situación afecta no sólo al mercado retail, sino que tiene un gran impacto en el sector logístico, lo que ha supuesto un auge en la demanda de espacios logísticos, con el objetivo de estar más cerca de los consumidores y facilitar la entrega en plazos cada vez más cortos y eficientes. El sector representa el 6% del PIB y mueve ya más de 500 millones de envíos y cinco millones de toneladas al año. 

En menos de una década, el e-commerce ha pasado de ser una actividad nueva para los consumidores a convertirse en una costumbre más de consumo que, asimismo, apunta a seguir creciendo y revolucionando la manera de concebir la logística. El clásico B2B (business to business) se está convirtiendo en B2B2C (business to business to consumer) lo que requiere dotarse de una cadena logística perfectamente engrasada, con el fin de entregar con éxito miles y miles de paquetes.  

En este contexto, el mercado inmobiliario también se ve influenciado. El 2017 supuso un récord en inversión en activos en este segmento, alcanzando en torno a los 1.400 millones de euros, un 65% más que en 2016, según la consultora inmobiliaria JLL. Los expertos señalan que hace diez o quince años no existían grandes parques logísticos en España, sin embargo en la actualidad, es un sector en constante evolución. 

Madrid se alza como un foco de gran interés logístico para operadores nacionales e internacionales en sus tres coronas concéntricas que reflejan los diferentes tipos de actividad y productos que gestionan las plataformas logísticas. En la capital estos abarcan las carreteras A-2, A-3, A-4 y A-42, siendo Getafe, Illescas, San Fernando de Henares y Cabanillas del Campo las localizaciones claves.

Concretamente, Illescas, que se sitúa en la segunda corona logística de Madrid, se ha convertido en los últimos doce meses en un centro neurálgico de la actividad logística donde se han establecido compañías líderes de distintos sectores, la última en aterrizar es SEUR, quien ha anunciado a principios de este 2019 que consolidará sus centros logísticos de la Comunidad de Madrid en una nueva instalación en esta localidad. 

Goodman, una de las compañías líderes a nivel mundial en propiedades industriales, es el partner inversor de este nuevo centro de 36.000 m2 en marzo que estará operativo a principios de 2020, permitiendo a SEUR unificar sus operaciones de logística. Actualmente se desarrollan desde sus centros en Getafe, de 15.000 m2, y el ubicado en Alcalá de Henares con casi 12.000 m2 de superficie. 

La nueva instalación de SEUR albergará a 200 trabajadores y se ubicará en el polígono eco-sostenible La Velilla II, constituyéndose como un edificio inteligente y sostenible cuya construcción irá en línea con la política medioambiental y de sostenibilidad de ambas compañías. 

Esta operación se enmarca en el plan de SEUR que contempla unas inversiones de 50 millones de euros hasta 2020 que tiene como objetivo la mejora operativa y de sus infraestructuras en distintos puntos de España que les permita tener rutas más eficientes y rápidas y estar más cerca de sus clientes. 

En esta línea, la compañía que cerró el pasado ejercicio con una facturación de 660 millones de euros, un 4% más que el año anterior también anunció a finales de 2018, la construcción de un nuevo centro operativo en la localidad de Miranda de Ebro (Burgos) de 15.000 m2 en el Polígono Industrial de Ircio que abrirá en junio de 2020. Este centro potenciará el negocio internacional a través del cual, en el 2018, se realizaron 7 millones de envíos en exportación y 6 millones en importación y mejorará también su eficiencia operativa en todo el territorio nacional.

En definitiva, la búsqueda por mejorar la sostenibilidad y la eficiencia operativa son requisitos fundamentales en la logística, y por ello SEUR sigue apostando en infraestructuras y soluciones que les permita operar en un mercado cada vez más exigente.


Imprimir