Los retos de la logística en verano

El sector del transporte y logística siempre ha sido uno de los claves para la economía española, aunque ha sido durante los últimos años cuando, empujado por el ecommerce, ha dado un salto cualitativo y cuantitativo importante y representa ya el 8% del PIB español. Con un peso tan importante se ha convertido en una de las actividades con más visibilidad en la vida diaria de muchas personas, de nuevo como consecuencia de la explosión del comercio electrónico, que alcanzó en 2017 en nuestro país los 7.700 millones de euros de facturación, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Y las previsiones no hablan en ningún caso de tocar techo, si no que para 2018 se espera que se lleguen a los 11.000 millones de euros.

Con estas cifras se deduce que una revolución económica tan grande como ha supuesto la venta por Internet trae consigo sus propias reglas. Como por ejemplo unos marcados incrementos de volúmenes en momentos clave a lo largo de año, de hecho, estamos a las puertas de una de estas épocas: el verano.

Las rebajas que empezarán en julio marcan un nuevo reto para el sector logístico, que se enfrenta a un incremento de producción que no deja de aumentar año tras año. Lo primero que deben hacer los operadores logísticos es preparar sus plantillas para que puedan asumir este incremento, por eso, en verano, no solo el sector hostelero protagoniza las contrataciones de esta temporada, si no que el sector logístico es un agente muy importante en este sentido. Según los datos de la empresa de trabajo temporal Randstad, para este verano se prevé la creación de 620.000 empleos, de los cuales se estima que unas 221.226 contrataciones sean en logística, un 10% más que en el verano de 2017 donde se generaron 201.006 empleos.

En SEUR, además de este refuerzo de personal que realizan todos los años, han desarrollado un proyecto de previsión de producción en colaboración con PiperLab basado en la tecnología Big Data y Machine Learning, que les permite hacer previsiones de la demanda tanto de salidas como de llegadas a todas sus unidades de negocio en base a lo que pueden preparar las estructuras y operativa según corresponda. Ya sea desde el número de repartidores y vehículos necesarios para cubrir estos elevados volúmenes, como las PDAs o uniformes de los repartidores, además del refuerzo en departamentos como atención al cliente.

También desde la compañía se han adaptado a nuevos modelos organizativos a través de la innovación, basándose en procesos continuos de trabajo, es decir, en permanent wave. Gracias al cual pueden gestionar envíos durante todo el día sin tener que cerrar el ciclo en ningún momento, pudiendo así asumir incrementos de producción de forma más eficiente.

El verano es la siguiente prueba de fuego para el sector tras las Navidades, las expectativas de los compradores online son cada vez más altas y es responsabilidad de las empresas logísticas estar a la altura, ya que el transporte es la piedra angular alrededor de la que gira el éxito del ecommerce. 


Imprimir