El impacto de la pandemia, un año después, en el sector logístico

El impacto de la pandemia, un año después, en el sector logístico

2021 empieza sus primeros meses llevando aún consigo el rastro de un año totalmente inusual que ha puesto de relieve el papel fundamental del sector logístico. Durante 2020, y como consecuencia de la pandemia, las empresas de este sector se convirtieron en imprescindibles para el abastecimiento de la población general, así como para la realización de acciones solidarias como el transporte de material sanitario o alimentos a quien más lo necesitaba en momentos tan críticos como los vividos ya hace un año.

Ahora, y coincidiendo con el aniversario de la llegada del virus a las vidas de los ciudadanos, empresas logísticas como SEUR presentan sus resultados, unos resultados que confirman el cambio de hábitos de los consumidores, así como la actividad frenética que empresas como esta vivieron durante los meses más duros de la crisis de la Covid-19. 

Es el caso de SEUR, la empresa ha anunciado esta semana el cierre de 2020 con una facturación de 833 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 19% en comparación al año anterior, auge que se debe principalmente al gran crecimiento que ha experimentado el comercio electrónico desde la llegada del coronavirus.


SEUR cierra 2020 con una facturación de 833 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 19% con respecto al año anterior


Además, este año excepcional de pandemia, el ecommerce ha supuesto para SEUR un total de 276 millones de euros, con un crecimiento sin precedentes del 50% respecto al pasado año, y alcanzando ya el 45% del total de la facturación.

Debido a este crecimiento exponencial del comercio electrónico, la compañía tuvo que adaptarse en tiempo récord para poder hacer frente al gran volumen de envíos sin dejar nunca de ofrecer un servicio de calidad a sus clientes.

Para ello, durante 2020 SEUR reforzó su plantilla con 4.100 nuevos profesionales por toda España. En concreto, la compañía logística contrató una primera tanda de 2.000 personas para poder hacer frente a los primeros meses tras la declaración del Estado de Alarma. Meses más tarde, SEUR realizaba otra contratación de 2.100 profesionales que pudieron incorporarse para la Campaña de Navidad.

Además, SEUR también ha anunciado una inversión de más de 250 millones de euros a través de un plan que se desarrollará hasta 2025. Dentro de este plan se desarrollan diferentes puntos de mejora y expansión, como la apertura de nuevos centros como el de Miranda de Ebro que ya ha iniciado sus obras, y la gran apuesta de la compañía en materia de sostenibilidad.

En este sentido, la compañía continuará apostando por soluciones que optimicen uno de los grandes talones de Aquiles de la logística: la última milla. Para ello apostará por su red Pickup, formada por 2.500 tiendas de conveniencia y lockers, que además de aportar mayor flexibilidad a nuestros clientes, ayudan a reducir en un 63% las emisiones generadas en la entrega. Además, SEUR ha querido dar un paso más en su compromiso con el medio ambiente, marcándose un claro objetivo, no solo de seguir compensando todos sus envíos -acción que lleva realizando desde 2012- sino de reducir en un 30% las emisiones generadas por paquete para 2025.


La compañía se marca el objetivo de reducir en un 30% las emisiones generadas por paquete para 2025


Para alcanzar este objetivo la empresa se propone realizar un reparto 100% sostenible en 20 ciudades españolas, lo cual será posible gracias a la incorporación de 500 vehículos eléctricos o de gas natural, el desarrollo de proyectos de optimización de rutas y la creación de una red de 103 puntos de recarga. Gracias al desarrollo de todas estas acciones se reducirá en un 51% las emisiones de CO2 en estas ciudades y tendrá un impacto directo en 10 millones de habitantes de toda España.

SEUR, con la publicación de sus resultados y sus planes sostenibles de futuro, cierra así un año excepcional que ha impactado fuertemente en su actividad. La crisis sanitaria que golpea el mundo desde hace ya un año ha cambiado muchos de los hábitos que los ciudadanos tenían, entre ellos, la manera en la que consumen.