Simón Reyes Martínez Córdova, director general de ESIC

 

 Un consejo para los jóvenes:

Cultivar al máximo la curiosidad.

 Una lección que le haya enseñado la vida:

Hay que seguir apostando.
Una lección que le haya enseñado el mundo de la empresa:
La vida es compleja, porque lo que uno piensa, hay que traducirlo. Yo estudié moral, ética, alta teología, pero después hay que tomar decisiones. Ahí es donde te juegas el tipo, en la ética práctica.
Defina con una frase el mundo en el que vivimos:
Complejo, complicado, que nos va a exigir mucha generosidad para orientarlo, y a la vez muy interesante.
Lo que más y menos valora de un colaborador:
La sinceridad. 
La adulación.
Con qué personajes, histórico y actual, disfrutaría de un “mano a mano”:
Hay tantos. Me gusta mucho la música, la filosofía… Histórico, con Agustín de Hipona (San Agustín) o Tomás de Aquino, que es una síntesis de toda la Edad Media.
Actual, con Benedicto XVI. Cada vez me gusta más lo que estoy leyendo de él, y eso que fui un poquito amigo de Juan Pablo II, con quien tuve mucha relación; pero elijo a Benedicto XVI como cabeza, como visión. 
“El hombre es bueno por naturaleza” (Rousseau) o “El hombre es un lobo para el hombre” (Hobbes):
Siempre he apostado porque el hombre es bueno y hay que descubrir sus posibilidades. 
Un libro y una película que recomendaría a los directivos:
Película, Wall Street (la primera).
Libro, Jesús de Nazaret de Benedicto XVI. (Aunque alguno dirá, “ya está el clérigo”).
Un hobby para desconectar:
El deporte (hasta hace 6 meses he jugado al tenis, y en la universidad jugué mucho fútbol), y la música. Me atrae tanto que, si algún día dejo Madrid, lo único que echaré de menos será la Orquesta Nacional, que todos los domingos me acompaña. También la lectura. 
Una frase o cita que refleje su filosofía de vida:
Lo mejor es enemigo de lo bueno.

Leer la entrevista completa.

 

Imprimir