Rosa Cullell, directora general de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals

 

 

Una lección que le haya enseñado la vida:
A aceptar lo que tengo con más alegría, exigir menos y responsabilizarme más.

Una lección que le haya enseñado el mundo de la empresa:
Dos grandes lecciones. La primera: hay que mirar siempre al medio y al largo plazo. No hay que estar todo el día reaccionando y decidiendo a corto, porque entonces te equivocas. La segunda: a querer trabajar con los mejores, a contratar y querer estar con gente que te pueda sustituir en cualquier momento.
Un consejo para los jóvenes:
Que crean que pueden, sobre todo a las mujeres, que estén convencidas de que pueden. Los chicos lo creen más de por sí.
Defina con una frase el mundo en el que vivimos:
Rápido e irreflexivo.
Lo que más valora de un colaborador/Lo que menos le gusta de un colaborador:
La sinceridad y la capacidad de trabajo. Me gustan los que aceptan el riesgo y asumen que se pueden equivocar. Me aburre el conformismo y la queja constante. 
Con qué personaje, histórico y actual, disfrutaría de un “mano a mano”:
Soy muy poco mitómana. Me gusta leer, pero me da igual conocer al escritor; me gusta el cine, pero no quiero conocer a los actores. Soy muy teatrera, por encima de todo, y he sido directora del Liceo, pero he de admitir que, más que conocer a los cantantes, me gusta oírles cantar y ver su interpretación. 
“El hombre es bueno por naturaleza” (Rousseau) o “El hombre es un lobo para el hombre” (Hobbes):
El hombre es bueno y malo por naturaleza. Creo que todos tenemos ambas partes, pero se trata de potenciar la buena.
Un libro y una película que recomendaría a los directivos:
A todo el mundo, “El concierto”, una película deliciosa sobre una orquesta rusa de fracasados maravillosos cuya única ilusión es hacer un gran concierto en París, y finalmente lo consiguen.
Un libro, muchos; pero me decanto por una novela brasileña de Jorge Amado: Gabriela, clavo y canela.
Un hobby para desconectar:
La ópera y el teatro, siempre. Creo que para desconectar, especialmente los directivos, no es bueno ir a cosas muy sencillas, porque te permiten seguir pensando y lo que consiguen es estresarte más. Hay que hacer cosas largas, pausadas, donde uno pueda evadirse completamente. Por eso está muy bien Wagner y Strauss, porque te obligan a estar tres horas sentado, escuchando. 
Una frase o cita que refleje su filosofía de vida:
Un trocito de una poesía de amor de Pedro Salinas, que dice: “Lo que eres me distrae de lo que dices”. Lo importante es lo que eres.

Leer la entrevista completa.

 


Imprimir   Correo electrónico