Ricardo Martínez Rico, presidente de Equipo Económico y ex secretario de Estado de Presupuestos

 

 Lo que más valora, y lo que menos le gusta, de un colaborador:

En mis colaboradores valoro mucho el espíritu de equipo, de superación, la iniciativa. Por supuesto, me resulta difícil convivir con la falta de lealtad y la mentira.

 Una lección que le haya enseñado la vida:

El valor del esfuerzo junto a la virtud de la prudencia, que te enseña a medir los tiempos y a tomar decisiones en contextos en los que nunca se dominan todas las claves.
Una lección que le haya enseñado el mundo de la empresa:
En el trabajo en la empresa valoro mucho la capacidad de asumir riesgos, así como la mejor fórmula para mantenerlos contenidos: el trabajo en equipo y bien hecho que es, a su vez, el mejor modo de generar confianza.
Un consejo para los jóvenes:
Se me ocurren varios; “si no puedes trabajar, estudia, es el esfuerzo más rentable” o también “estudia, prepárate, aprovecha todas las buenas ocasiones que existen en formación” siempre acompañados del mejor de todos: dar ejemplo.
Defina con una frase el mundo en el que vivimos:
Abierto y complejo, lleno de oportunidades.
Con qué personajes, uno histórico y otro actual, disfrutaría de un mano a mano:
Me parecen fascinantes Felipe II y Carlos III, dos reyes de momentos extraordinarios, aunque bien distintos, de la Historia de España. He disfrutado de conversaciones con Mario Vargas Llosa, pero podría hacerlo durante mucho más tiempo. También me gustaría disfrutar de ese tiempo con Angela Merkel.
El hombre es bueno por naturaleza (Rousseau) o el hombre es un lobo para el hombre (Hobbes):
El hombre es bueno por naturaleza, aunque limitado y frágil por el complejo entorno en el que vive. 
Un libro y una película que recomendaría a los directivos:
Me gustan mucho los buenos libros de historia del mundo y de España. Recuerdo como un magnífico estudio el último trabajo del famoso hispanista inglés John Elliott, España, Europa y el mundo de ultramar 1500-1800, o, sin tener un contenido tan profundo, la autobiografía de Robert Rubin, que encontré hace tiempo en una pequeña librería de Boston. Para el cine soy mucho menos selectivo, con cualquier buena película de acción paso un rato agradable.
Un hobby para desconectar:
El deporte, fundamentalmente correr y nadar, me relaja mucho. También una buena ópera italiana. Pero la mejor forma de desconectar es un paseo por la playa o por la montaña con mi mujer y mis hijas.
Una frase o cita que refleje su filosofía de vida:
“Un asunto no está acabado si no está bien acabado”, de Rudyard Kipling, o alguna de las clásicas de Ortega, sobre la ambición por el progreso: “Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos, sólo es posible progresar cuando se piensa en grande”.

Leer la entrevista completa.

 


Imprimir   Correo electrónico