Anton Küng, director del Hotel Ritz Madrid

 

 

Una lección que le haya enseñado el mundo de la hotelería de lujo:

Es un mundo que tiene mucho más potencial del que existe.

Una lección que le haya enseñado la vida:
A no perder la esperanza.
Una lección que le haya enseñado el mundo de la empresa:
Muchas veces hay menos limitaciones de las que pensamos para conseguir los objetivos.
Un consejo para los jóvenes:
Paciencia.
Una virtud que aprecia de un colaborador:
Fe en sí mismo.
Cualidad más importante para trabajar en hotelería de lujo:
Voluntad. Hay gente con mucha potencial pero que no quieren, les falta la actitud adecuada.
Con qué personaje histórico y actual le gustaría mantener un “mano a mano” y por qué:
No tengo ningún deseo especial. Por el Ritz pasan muchas personalidades importantes.
“El hombre es bueno por naturaleza” (Rousseau) o “el hombre es un lobo para el hombre” (Hobbes):
Soy positivo en este sentido. Con menos ilusiones que hace veinte años pero creo que “el hombre es bueno por naturaleza”.

Leer la entrevista completa.

 


Imprimir