MODELO DE NEGOCIO / GRUPO SIRO, compromiso compartido

SOSTENIBILIDAD / ESTRATEGIA / LIDERAZGO

Licenciado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas por ICADE y MBA por IESE, en 1991 Juan Manuel González Serna fundó el actual Grupo Siro, que preside en la actualidad.

Desde su comienzo, se ha convertido en uno de los mayores grupos empresariales en el sector de la alimentación en España, gracias a la adquisición y posterior integración de varias compañías y centros de producción de reconocido prestigio, implantadas en el mercado nacional.

Con una facturación de casi 500 millones de euros en 2011 y un EBITDA de 81 millones, su previsión para 2014 es alcanzar los 700 millones de facturación y los 150 de EBITDA. ¿La clave? La creación de valor compartido con los grupos de interés.

En Siro sostienen que el futuro pasa por desarrollar un modelo de empresa sostenible, con presencia internacional, que gracias a la innovación y la eficiencia satisfaga las necesidades de sus grupos de interés. Entre ellos, las personas que trabajan en el Grupo. Reconocido en múltiples ocasiones por sus políticas corporativas en materia de Recursos Humanos –como prueban las acciones de integración de personas en riesgo de exclusión en todos sus centros de trabajo–, en Siro defienden y practican el Compromiso Social Rentable.

Además de la responsabilidad social, la compañía apuesta por la innovación como valor diferencial. Su centro privado de investigación, i+dea, pretende convertirse en un referente internacional en el desarrollo e innovación de productos y procesos, y en sus aplicaciones industriales en el sector agroalimentario.

Inaugurado en septiembre de 2010 por SS.AA.RR. Los Príncipes de Asturias, el proyecto se asienta en El Espinar (Segovia) sobre una superficie de 3.000 metros cuadrados, de los cuales 800 son oficinas, salas de reuniones y formación y los otros 2.200 están repartidos entre salas blancas, obradores, laboratorios, salas de catas y test.

El centro, que contó con una inversión de seis millones de euros, concentra a más de 40 profesionales, entre investigadores, expertos, técnicos y auxiliares. Un equipo especializado que desarrolla 100 nuevos proyectos cada año, lo que ha permitido a Grupo Siro pasar de comercializar 50 referencias en 1991 a cerca de 900 en la actualidad. Esta área de I+D+i tiene además vocación de servicio a otras compañías, y actualmente está atendiendo encargos de otros productores.

En el año 2011, Grupo Siro inició el camino de la internacionalización con la entrada en el mercado estadounidense y hoy en día cuenta con oficinas en EE.UU., Inglaterra, Portugal e Italia.

EXECUTIVE EXCELLENCE: Decía Avelino Antolin, fundador y primer presidente de Grupo Antolin –hoy consolidado como un gran proveedor global de componentes de interior del automóvil, que comenzó siendo un taller familiar– que “es necesario hacer bien las cosas a la primera”. Una lección que, nos parece, han aprendido y aplicado también en Grupo Siro.
JUAN MANUEL GONZÁLEZ SERNA: Estoy de acuerdo con lo que decía el Sr. Antolín, quien logró implementar un modelo de compañía excelente. “Hay que hacer las cosas bien a la primera”, añadiría a esta afirmación que además de hacer las cosas bien a la primera, hay que hacerlas con pasión. Para nosotros, hacer las cosas bien significa ser capaces de aprender de cada paso que damos. Afortunadamente no somos perfectos, ya que si lo fuéramos perderíamos la capacidad de superación, de buscar fórmulas para enfrentarnos a las dificultades y de mejorar lo que hacemos. Pero es la pasión por superarnos y por pensar que siempre puede haber otra forma mejor de hacer nuestro trabajo lo que nos ha llevado a estar hoy donde estamos. La pasión por lo que hacemos y la capacidad de aprender es lo que nos permite pensar que seremos capaces de seguir creciendo como empresa y como personas.

E.E.: El desarrollo de alianzas de largo plazo es uno de los pilares de la estrategia del Grupo. Es notorio que el 80% de sus ventas se hace bajo la marca Hacendado, de hecho es algo que llevan a gala. ¿Cómo se consigue esta alineación perfecta?
J.M.G.S.: Es precisamente el desarrollo de alianzas a largo plazo donde se encuentra, en esencia, la creación de valor compartido. Si la relación entre dos empresas es beneficiosa para ambas partes, ambas podrán aportar lo mejor de sí mismas de forma que permita a todas las partes seguir mejorando, lo que se traduce en mayor actividad en común, estabilidad y futuro. Esto lo aplicó Mercadona con nosotros y de la misma forma nosotros tratamos de extenderlo a la relación con nuestros proveedores y con todos los grupos de interés con los que nos relacionamos. Y, como no puede ser de otra forma, no podemos estar más que orgullosos y satisfechos por nuestra relación con nuestro principal cliente, ya que trabajar con Mercadona ha sido para nosotros la piedra angular de nuestro crecimiento.

E.E.: Desde su creación, Siro ha mantenido la producción de sus productos en plantas españolas. Ha comentado usted que “los empresarios familiares deben invertir en sus localidades cuando otros se deslocalizan”. ¿Cuáles son las expectativas de inversión?
J.M.G.S.: En el último plan estratégico a cuatro años que pusimos en marcha en 2011, señalamos que invertiríamos en este periodo algo más de 200 millones de euros. Por el momento, todas las previsiones se están cumpliendo y la inversión comprometida se está llevando a cabo. Pero esto se queda únicamente en el plano de la inversión económica. Al hablar de invertir en nuestras localidades, no solo hablamos de dinero, sino de ser capaces de extender a la relación con nuestros vecinos los beneficios derivados de nuestra actividad empresarial, a contribuir a generar un tejido social más fuerte, a impulsar el cuidado del entorno, de la cultura, etc. En definitiva, invertir en nuestras localidades es volver una vez más a la creación de valor compartido. No se trata de una cuestión altruista, sino que para nosotros tiene un retorno que es altamente rentable y que nos ayuda a seguir mejorando.

E.E.: En 2011 iniciaron el camino de la internacionalización. Actualmente tienen oficinas en Londres, Estados Unidos, Portugal e Italia. ¿Para cuándo la fabricación fuera de nuestras fronteras?
J.M.G.S.: La internacionalización es esencial para nosotros y para seguir creciendo con aquello que sabemos hacer pero, volviendo a la primera pregunta, queremos hacer las cosas bien desde el principio. Por ello, iniciaremos la actividad productiva fuera de nuestras fronteras una vez que  tengamos el mercado creado, de tal forma que podamos dar soporte a la inversión.

E.E.: Cuando hablamos de innovación tendemos a pensar en ciertos sectores, tales como automoción, farmacéutico, telecomunicaciones… Sin embargo, Grupo Siro ha hecho de la I+D+i en el sector agroalimentario su seña de identidad. ¿Qué ha significado para el crecimiento del Grupo? 
J.M.G.S.: Aunque pueda pecar de reiterativo, siempre digo lo mismo al respecto: si somos eficientes, aseguraremos el presente, si somos innovadores, ganaremos nuestro futuro. Vivimos en un entorno altamente competitivo, y la vía de la I+D+i es la que nos hace contar con un valor diferencial permanente. Confiar en nuestra capacidad de aprender y hacer cosas nuevas, y de mejorar las que ya hacemos y además ser capaces de ponerlas en marcha ha resultado clave en nuestro camino. Hasta tal punto ha sido importante, que no solo nos ha servido para nuestra propia empresa, sino que se ha convertido en una nueva área de negocio ya que hemos sido capaces de poner nuestras instalaciones, nuestros profesionales y su conocimiento al servicio de otras empresas que requieren de áreas de I+D+i y que no podían tenerlas de forma interna.

E.E.: En 2010 inauguraron el centro privado de investigación i+dea en El Espinar, dirigido a las empresas del sector agroalimentario. ¿Cómo ha sido la evolución de estos dos años de trabajo?
J.M.G.S.: No podemos estar más satisfechos, aunque sabemos que debemos seguir trabajando. i+dea es una auténtica fábrica de innovación y de investigación. Lanzamos una media de un centenar de nuevos productos al año, hemos mejorado las formulaciones de muchos de los que ya teníamos en el mercado para que fuesen más saludables y prestamos servicios a otras empresas del sector agroalimentario que confían en nuestros profesionales.

E.E.: Francisco Hevia, director de Sostenibilidad de Grupo Siro, comentaba recientemente –durante el acto de presentación del Marco de Referencia para la Excelencia Socialmente Responsable del Club Excelencia en Gestión– que “para que el compromiso social sea transformador, tiene que ser rentable”. ¿Es esta la base de una RSC bien entendida?
J.M.G.S.: Para nosotros es la única forma de entenderla. Si no es rentable, no es posible mantener la RSC en el tiempo, y si esto es así se termina y se han dedicado recursos a algo que no ha alcanzado los resultados esperados. Se trata una vez más de establecer alianzas a largo plazo y de “invertir” en nuestro entorno y en los grupos de interés con los que nos relacionamos. Es un círculo sin principio ni fin, si somos capaces de contribuir a que nuestros grupos de interés satisfagan sus expectativas, ellos nos ayudarán a satisfacer las nuestras. Tenemos la firme convicción de que disponer de un modelo de empresa sostenible nos hace más fuertes.

E.E.: Algunos directivos confiesan que se han visto superados por la situación de crisis, entre otras cosas por no tener ninguna experiencia previa en gestión durante una época de crisis, justificando así muchas de sus decisiones fallidas. ¿Cuál es su opinión sobre la función del liderazgo en un momento como el actual?
J.M.G.S.: Es una situación dramática para muchas empresas y, sobre todo, para muchas personas. Sin embargo, la justificación no ayuda a mejorar, solo a reafirmar el error de la decisión tomada. Liderar en momentos como los actuales es, desde mi punto de vista, mantener la ilusión de los equipos con los que trabajas para que sean conscientes de que la solución está en nuestro trabajo y en la cultura del esfuerzo.

E.E.: Grupo Siro forma parte, y participa activamente, del Club Excelencia en Gestión. ¿Qué ventajas les reporta en su gestión diaria y en su orientación hacia la excelencia el hecho de ser miembros de esta asociación?
J.M.G.S.: El Club representa lo que aspiramos a ser como empresa, excelentes en todo lo que hacemos. Nos aporta formas nuevas de ver las cosas y nos permite conocer modelos de gestión que, en muchos casos, son mejores que el nuestro propio. De todo ello tratamos de aprender y de llevar a nuestra propia práctica empresarial todo lo que creemos que nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos.

 


Entrevista publicada en Executive Excellence nº98 dic12

 

 


Imprimir