Cómo acelerar el desarrollo del talento

Por primera vez en España, importantes empresas del país (tales como Adecco, APD, BBVA, FCC, Gonway, everis, Iberia, Leaders Trust, Lee Hecht Harrison, Microsoft, Russell Reynolds Associates, Santander, Telefónica, Unidad Editorial y Zurich) se unen para formar futuros líderes a través del Programa Multiempresa de Desarrollo de Talento, de la Fundación Transforma España. 

El objetivo de esta iniciativa es tanto acelerar el desarrollo de jóvenes de alto potencial de las compañías participantes en España, como desarrollar un programa que pueda servir de inspiración a otras empresas españolas en la gestión de su talento. 

Javier Bugallo, director de Políticas Corporativas de Recursos Humanos de Banco Santander, nos explica con detalle el proyecto.

EXECUTIVE EXCELLENCE: Si algo llama la atención del Programa Multiempresa de Desarrollo de Talento es la transparencia por parte de las empresas participantes, que deciden mostrar “sus cartas” (su cultura interna, su formación, sus modos de hacer..., es decir, una selección de elementos diferenciales y competitivos). ¿En qué sentido le compensa a una gran empresa como Santander formar parte de esta iniciativa?

JAVIER BUGALLO: Detrás de esta iniciativa hay un aprendizaje de lo que hacen otras compañías, que es muy interesante y un buen ejemplo de colaboración para fomentar el desarrollo de los empleados de las empresas en España. 

Las empresas son cada vez más competitivas y están más preparadas para actuar en entornos globales. En el action tank de la Fundación Transforma España en el que ha nacido este programa, hay compañías que somos competidoras, pero que estamos compartiendo experiencias para el desarrollo de nuestros equipos. Esto se hace en un entorno colaborativo, porque entendemos que lo más provechoso es que las personas que participen en este Programa se desarrollen, crezcan y pongan todo su talento al servicio de la compañía en la que están. Para esto, también tendremos que ser capaces de retenerlas.

Sin duda, a nosotros nos compensa compartir las experiencias en términos de desarrollo de talento. Tradicionalmente el sector financiero ha tendido a mirar dentro de sus propias fronteras. Sin embargo, estas fronteras están ahora cada vez más abiertas, hay otras compañías compitiendo en el mismo sector y la manera de acercarse a los clientes es más holística. Por eso, traspasar la barrera de las entidades financieras y conectar con otros sectores es muy interesante.

En segundo lugar, el propio programa tiene también el objetivo de poner nuestra experiencia a disposición de otras empresas para que puedan desarrollar su talento y así tener más éxito a largo plazo en sus negocios. Esto quedó claro por la Fundación Transforma España desde el principio y en Banco Santander nos parece que coincide muy bien con nuestra misión, que es ayudar a las personas y organizaciones a prosperar. De hecho, el action tank va a poner a disposición de todas las empresas un kit para que puedan replicar el programa.

E.E.: ¿Qué características cumplen los seleccionados para el Programa? ¿Está concebido únicamente para el talento español?

J.B.: De momento, se ha llevado a cabo con empresas radicadas aquí, ya sean de matriz española u otras que no lo son, pero que tienen un tamaño o una actividad en España significativa.

Quienes participan deben ser, en primer lugar, personas identificadas con potencial para crecer en las distintas compañías que estamos participando; y segundo, deben querer participar, porque se les va a exigir que hagan su propio plan de desarrollo individual, responsabilizarse y estar comprometidas con su crecimiento. Por lo tanto, han de tener las competencias necesarias para progresar, y además tiene que haber un elemento de compromiso personal muy significativo, porque van a participar muy activamente. De hecho, el plan de desarrollo individual es una parte fundamental.

E.E.: Esta iniciativa recupera dos prácticas tradicionales en la cultura anglosajona, pero no tanto en la española, como son el mentoring y el shadowing. ¿Qué esperan obtener con ellas? 

J.B.: Esperamos que la experiencia de desarrollo para el participante sea verdaderamente completa. El mentoring y el shadowing cubren dos aspectos fundamentales. 

El mentoring te da la oportunidad de estar delante de una persona que ha tenido éxito en ese proceso de desarrollo. Permite saber cómo lo ha logrado,  qué le ha ayudado en ese proceso, qué desafíos ha supuesto, cómo se planteó su carrera profesional. Disponer de un mentor que comparta estas experiencias, te aconseje y te acompañe en alguna fase de tu desarrollo profesional nos parece importante. 

Esta práctica es también muy interesante para el mentor, que considera que es capaz de ayudar y quiere colaborar. Al final, es parte de la función de un gestor de equipos poder contribuir y acompañar en el proceso de desarrollo profesional, por supuesto de su propio equipo, pero también de otras personas que puedan beneficiarse de esa experiencia.

En nuestro caso, cada vez nos cuesta menos encontrar mentores en el Banco. La mayor disposición acaba consiguiendo que el proceso se haga de modo más efectivo e interesante para el propio mentor pero, sobre todo, para el mentee.

Por otra parte, el shadowing te da la oportunidad de visualizar. Es muy probable que si te lanzan por primera vez a un comité, a una entrevista o a una reunión en la que tienes que tomar decisiones, estés algo coartado o inhibido por los profesionales que te rodean o por el tipo de compromisos que debes adquirir. A través del shadowing pueden ver y presenciar durante dos días ciertas situaciones que van a tener que afrontar en un futuro, pero con menor nivel de compromiso y de decisión. Gracias al shadowing, pueden anticipar cómo deben comportarse, qué se les va a exigir, cómo van a reaccionar, etc. El objetivo es que aprendan a hacer suyos este tipo de comportamientos y conductas.

E.E.: El Programa multiempresa de Desarrollo de Talento trabaja en base a ciertas competencias transversales. ¿Cuáles son las habilidades que está demandando el mercado del talento actual? 

J.B.: Son varias, y en ellas está centrado este programa. Una es la colaboración: las empresas son entornos colaborativos y es imposible entender que una compañía tenga éxito si no colabora bien con sus distintos negocios, funciones, países, filiales… Alguien que no tenga la capacidad de trabajar en equipo es alguien que difícilmente va a tener éxito futuro, por eso nos parece que es una de las competencias determinantes.

Otra es la adaptabilidad, que está relacionada con la agilidad en el aprendizaje. Hoy las empresas, sus clientes, productos u organización cambian a una velocidad de vértigo y uno tiene que ser capaz de recomponerse cada cierto tiempo, de adaptarse, y hay que prepararse para eso. La adaptabilidad y la rapidez de aprendizaje son dos competencias que nos interesan mucho y que el Programa de Desarrollo de Talento incluye.

Al igual que la creatividad y la iniciativa, que también guardan relación pero con sus propios matices. En la base del emprendimiento están ambas habilidades. El ámbito profesional ha cambiado mucho en los últimos años, pasando de las funciones cerradas, los objetivos definidos y las tareas concretas a un ambiente mucho más abierto, donde la creatividad y la iniciativa son esenciales.

El último aspecto se refiere a la transformación o la alfabetización digital, y el programa hace un esfuerzo significativo para que esta competencia transversal quede bien cubierta. De hecho, varias compañías participantes son particularmente expertas y están aportando mucho en este sentido.

E.E.: Es fundamental que la cúspide, la alta dirección, se implique en estos procesos. ¿Hasta qué punto todo esto se interioriza y promueve dentro de una estructura como la del Santander?

J.B.: Interiorizarlo significa, en primer lugar, hacer énfasis desde la alta dirección y luego establecer procesos sencillos y accesibles para que todas estas cuestiones lleguen a los empleados. 

En Banco Santander, tanto la presidenta Ana Botín, como el consejero delegado, José Antonio Álvarez, insisten mucho en que una de las claves fundamentales para Recursos Humanos es la gestión del talento y envían frecuentemente mensajes en este sentido. Santander es una organización que escucha bien y por ello esos mensajes son de mucha ayuda para nosotros.

Después, depende de Recursos Humanos ofrecer herramientas para que los responsables de equipos también impulsen el avance de sus profesionales a través de acciones concretas de desarrollo. 

Esto es esencial, ya sea mediante programas como este, o despertando el interés profesional, ayudando a las personas a identificar los aspectos a mejorar y las competencias que deben desarrollar, fomentando la movilidad de sus equipos, etc. 

En definitiva, hay tres polos que son básicos: la alta dirección, claramente mandando el mensaje de lo relevante que es todo esto; Recursos Humanos, poniendo a disposición de todos los empleados estos programas de un modo sencillo, directo y accesible; y los line managers, fomentando estas iniciativas y siendo los primeros advocates de todas estas cuestiones en sus equipos.

E.E.: Está previsto que el Programa multiempresa de Desarrollo de Talento finalice en junio. ¿Qué continuidad tendrá después?

J.B.: El programa que ahora está en marcha es un piloto muy serio, a partir del cual se está creando un toolkit que se pondrá a disposición de todas las empresas españolas, a través de la Fundación Transforma España, para que puedan beneficiarse de estos recursos y también crear sus programas de desarrollo de talento cross company.

Participar en este programa supone, además, el compromiso de involucrar a otras empresas para que, a su vez, multipliquen esta iniciativa con otras compañías en diversas zonas de España. Y acompañarlas y apoyarlas durante la primera edición del piloto que pongan en marcha. 

Esto es algo que la Fundación Transforma España está impulsando. Creo que estamos en el camino idóneo para conseguirlo y hay apoyo por parte de todos. El objetivo es que haya desarrollo de los profesionales de las empresas españolas y que estas puedan ser percibidas como empresas excelentes en el desarrollo y la gestión del talento.


Entrevista publicada en Executive Excellence nº121 abril 2015

 


Imprimir