Quien siembra recoge

Nacida en Barcelona el 28 de julio de 1947, Carmen Mur es Consejera Delegada de Manpower en España desde 1988. A principios de 2009 fue nombrada Presidenta Ejecutiva de la compañía. Diplomada por ESADE en Administración y Dirección de Empresas y en Marketing de Servicios, ha cursado programas de liderazgo ejecutivo en INSEAD.

Su trayectoria profesional ha estado, desde siempre, unida al empleo temporal y a la externalización de servicios para empresas. En 1977 fundó Bacosa, donde además de la selección de personal colaboraba con las empresas clientes en puntas de trabajo, un antecedente claro de empleo temporal. En 1981, creó otra sociedad, Teacher’s Group, con la idea de ampliar las prestaciones que se ofrecían en Bacosa a través de servicios externos a las empresas.

Desde 1983 a 1987, estudió la existencia del empleo temporal en Europa y buscó oportunidades para desarrollar este negocio en España. En enero de 1988 Manpower, una de las principales compañías de recursos humanos en el mundo, adquirió una participación de las acciones de Teacher’s Group y ella fue nombrada Consejera Delegada de Manpower en España.

Actualmente Manpower opera en España a través de sus más de 150 oficinas repartidas por todo el territorio. Con más de 800 personas en plantilla, la compañía ofrece a sus clientes una oferta de servicios que engloba la totalidad del ciclo laboral.

A lo largo de su carrera profesional, Carmen Mur ha recibido distintos galardones en reconocimiento por su trayectoria. En 1999, le fue entregado el galardón Woman Together que la UNESCO concede a mujeres que destacan por motivos profesionales y humanitarios. Este año 2009 ha recibido en Nueva Delhi (India) el Premio International Women Entrepeneurials Challenge (IWEC) que otorgan conjuntamente las Cámaras de Comercio de Barcelona, Nueva York e India. 

Federico Fernández de Santos Ortiz: Una decisión pobre es siempre mejor que una no decisión, nos comentaba Pilar Gómez Acebo recientemente. Eso explica la existencia de mediocres en altos niveles. En una entrevista que le han realizado recientemente  comentaba que hace más quien quiere que quien puede…
Carmen Mur: Creo que tanto en los directivos como en otros puestos de otros niveles puedes encontrar profesionales buenos y mediocres.
 
FFSO: Desde la perspectiva privilegiada que le da su puesto, tiene capacidad de observar el entorno nacional y también la coyuntura Internacional. ¿Podría darnos su perspectiva de la actual crisis? ¿Qué diferencias encuentra entre la crisis Nacional y la internacional? ¿Y frente a crisis pasadas?
CM:Nosotros, y por la posición en la que nos encontramos en el sector, somos un perfecto barómetro para diagnosticar cuando aparecen los fenómenos de desaceleración, lo mismo que los procesos de crecimiento, cuando el mercado empieza a tirar. En Manpower, comenzamos a percibir signos de debilidad en el último trimestre del 2007. Desde entonces se han producido diferentes caídas de distinto origen.
Creo que estamos en un momento con características diferenciales notables frente a otras crisis precedentes. Pienso que estamos frente a un cambio de ciclo. Un cambio de ciclo importante donde van a producirse cambios profundos y seguramente prolongados. El entorno económico y empresarial, tal y como las hemos vivido hasta ahora, muy basado en los logros a corto plazo y en muchas ocasiones viviendo por encima de las posibilidades, creo que esto va a cambiar, gracias a Dios! y tomarán fuerza otros valores, como el trabajo bien hecho, proyectos más pensados y más centrados en hacer empresa que en hacer negocio.
Tendremos que reinventarnos y reinventar la forma en la cual trabajamos. Venimos de una perspectiva cortoplacista en nuestro planteamiento de trabajo y no solo a nivel España sino a nivel global. Este planteamiento tiene que cambiar y tenemos que mirar a largo plazo. Esto me recuerda a una reciente reunión donde se realizó la comparación entre este cortoplacismo y el montar en bicicleta. Todos recordamos que cuando comenzábamos a aprende a montar en bicicleta, nos decían que debíamos mirar a lo lejos para mantener el equilibrio, porque si miras justo delante de la bicicleta acabas cayéndote. Sincera, y afortunadamente, creo que las situación que estamos viviendo nos llevará a mirar a media y larga distancia para poder mantener el equilibrio.
 
FFSO: Muchos entrevistados nos comentan la pérdida de competitividad que sufre nuestro país, y que esta crisis acentúa. Desde su perspectiva, cree que España está perdiendo tanta competitividad y que esto va a representar un difícil obstáculo para superar a medio plazo.
CM: Realmente no tenemos una bola de cristal, pero lo que sí pienso es que hemos de cambiar hábitos y formas de actuar si queremos ser competitivos en un entorno cada vez más globalizado. Esta crisis, de alguna manera, va a forzar los cambios necesarios para recuperar competitividad. Pongamos el ejemplo del absentismo. Nuestro país ha venido sufriendo unas tasas de absentismo excesivamente elevadas (y crecientes). El gran absentismo, afortunadamente, está descendiendo de manera radical debido a la situación económica que vivimos. Las personas conscientes de la realidad actual aprecian más su puesto de trabajo.  Esta crisis forzará a que seamos más competitivos, aunque sea por supervivencia. Las personas somos conscientes de la situación y pienso que la necesidad agudiza el ingenio.
 
FFSO: Cuáles son las “patologías” más recurrentes del entorno empresarial.
CM: Desgraciadamente a veces el árbol no te deja ver el bosque. Diría que la falta de perspectiva puede ser una de las patologías. Estamos demasiado inmersos en nuestros propios problemas y a veces no tenemos la capacidad (o la visión) de conocer y analizar con detenimiento el entorno.
 
FFSO: Desde su vantage point ¿Cuáles son las nuevas tendencias que pueden llegar desde el exterior?
CM: A todos se nos llena la boca hablando del Capital Humano. Es algo básico y desde las organizaciones siempre se habla de ello, porque las organizaciones son el reflejo de su capital humano. Creo que no se invierte lo suficiente en él. Ya sea coaching u otra nueva tendencia de apoyo y mejora del capital humano, lo clave es que nos lo creamos e invirtamos en él. A veces somos muy enfáticos hablando pero poco “emprendedores” a la hora de ponerlo en práctica. 
De la misma manera que las empresas han de invertir en el capital humano, éste ha de cambiar de “chip”. Por ejemplo, si hablamos de la movilidad geográfica, vemos que tenemos un problema grave en nuestro país. También tenemos otro problema con la movilidad funcional. Es muy difícil que una persona que ha perdido su empleo en Madrid quiera (y acepte) irse a otra ciudad de la misma provincia, por no hablar de cambiar de comunidad, y por supuesto menos de país.
Algunas personas achacan este problema, o el incremento de este problema, a temas regionalistas, pero creo que es fundamentalmente un problema cultural. Los españoles tendemos a no movernos. Hay una tendencia a agruparnos, frente a los anglosajones capaces de moverse de entorno en el proceso de cambio laboral, muy acusada. En Estados Unidos una persona pierde el empleo en Kentucky y se va a otra punta del país. En este sentido tenemos una asignatura pendiente. 
Aunque no se trata sólo de movilidad geográfica, los trabajadores también tendrán que estar más dispuestos a reorientar su carrera profesional y a cambiar sus funciones. Puede ser que algunos puestos desaparezcan y se creen otros, para los que se necesiten nuevas aptitudes. Los trabajadores deben estar abiertos a aprenderlas y a cambiar de puesto de trabajo. Mejorar la empleabilidad de uno mismo es básico, en la actualidad y para el futuro.
 
FFSO: Rodearse de los mejores no es un arte o una intuición, sino una disciplina que puede aprenderse. ¿De quién le gusta rodearse? ¿Qué características aprecia más en un colaborador?
CM: Siendo como son esenciales las aptitudes de una persona, considero que las actitudes son tan o más importantes. Hoy en día aquello que nos va a diferenciar son las actitudes. 
Para mí, características más importantes en un colaborador son el carácter positivo, la honestidad y la transparencia, y la capacidad de trabajo en equipo, sin olvidar la generosidad. No todos en una organización tenemos las mismas capacidades y busco en las personas, generosidad, que sean capaces de ayudar a sus compañeros a llegar donde por sí solos no pueden.
 
FFSO: Frente una inminente escasez de talento. Las empresas y los gobiernos que mejor sepan atraer y retener el talento de los jóvenes y los séniors serán aquellos capaces de superar este déficit de talento con más facilidad y garantías de éxito, decía en el 2007.
Desde entonces y hasta hoy hemos visto en múltiples ocasiones EREs, jubilaciones anticipadas….y esta crisis está acelerando ese proceso. No hace mucho escuchábamos decir que quitar “grasa” frecuentemente conllevaba quitar músculo. ¿Por qué se destruye tanta experiencia?
CM: A veces estas medidas son necesarias, pero de alguna forma, las compañías en muchos casos se desprenden de un talento necesario. Por supuesto que los séniors son importantes y es esencial contar con ellos. Principalmente, los trabajadores séniors aportan conocimiento y experiencia a las empresas. Y otros valores, no menos importantes, como la fidelidad a la compañía, el compromiso y la adaptación a distintos equipos de trabajo. Las compañías cada vez tienen que invertir más esfuerzos para transmitir estos valores y así atraer y retener al talento, sin olvidar la formación continua y el desarrollo de los trabajadores, tanto de los séniors como de los más jóvenes.
Ahora, en este momento crítico, mantener el talento es más complejo pero sí que existía una tendencia en ese sentido y creo que se hará más intensa en el futuro.
 
FFSO: Un buen clima laboral y un claro liderazgo tienen una correlación directa con la permanencia del talento. En el entorno donde proveéis vuestros servicios -que podéis valorar directamente- que características consideráis más importantes para que el clima laboral sea el óptimo.
CM: Decimos en Manpower que aún hay gente que disfruta trabajando. Todo el mundo trabaja por un retorno, pero lo esencial es que estén enamorados del proyecto y vayan a trabajar con ilusión. Esto sólo se consigue si el ambiente de trabajo es el adecuado y el proyecto es atractivo. Para mí es importante que en las empresas no existan los llamados politiqueos y que a veces es tremendamente dañino para una organización y esta ausencia depende, en gran parte del liderazgo. Como se ve todo está íntimamente entrelazado. 
 
FFSO: Según su opinión que características comunes destacan entre los líderes con éxito? ¿Qué defectos son los más comunes?
CM: Creo que una de las principales características de un buen líder es, ante todo, que crea en el proyecto que lleva a cabo. También es importante el carisma, que transmita credibilidad y su capacidad de entusiasmar al equipo en el proyecto, de generar ilusión. Por lo general, el principal defecto es el individualismo, y que olvide que todas y cada una de las personas que forman parte del proyecto son importantes para el éxito del mismo.
 
FFSO: En todas las carreras se viven momentos o situaciones complejos. Nuestros entrevistados coinciden en afirmar que es de esos duros momentos de los cuales más se aprende y mejores consecuencias se destilan. ¿Cuál ha sido el momento más difícil que ha vivido y que consecuencias ha extraído de él?
CM: No podría hablar de uno en concreto, ya que he vivido varios. Siempre he dicho que, cuando en determinadas circunstancias profesionales o personales se me ha movido la tierra bajo los pies, mi reacción ha sido la misma: correr más deprisa y con un objetivo más lejano del inicialmente previsto. Esto me ha permitido crecer más y posicionarme mejor, de lo que antes estaba y había imaginado.
Por supuesto, lo realmente importante es aprender, puesto que en estas situaciones de dificultad siempre existe una lección a extraer y una acción a rectificar. Cuando algo se tambalea, hay algo que quizás no hayas hecho adecuadamente o no hayas tenido la suficiente perspicacia de verlo a tiempo.
Sé que es difícil extraer conclusiones tras analizar una situación difícil, pero es una reflexión necesaria y que aporta experiencia y riqueza.
 
FFSO: Una frase que es habitual escuchar de sus labios es: “Se consigue más con miel que con hiel”. 
CM: Creo que la miel, como la hiel, está en todas partes. Muchas veces recogemos aquello que sembramos. Si me he enfadado y he actuado sin reflexión, me he equivocado y seguro que me ha pasado factura. A veces, con paciencia, simpatía y generosidad los resultados son mejores, muchos mejores, que si se actúa con frialdad. Además, si tenemos en mente una rentabilización obligatoria e inmediata o lo que es lo mismo, actuamos de una manera sólo con la esperanza que revierta, el fruto de nuestra acción, sobre nosotros, muchas veces conseguimos menos. Si no pensamos en rentabilizarlos todo, y hacemos que las cosas salgan de nuestro interior, es mi experiencia (y así se me ha demostrado) que a lo largo de la vida, las cosas te irán mejor. Cuanto más generoso se es- y no hablo en términos exclusivamente económicos- en la dedicación de tiempo y esfuerzos, a la larga siempre se recoge lo que se siembra.
 
FFSO: Decía José Antonio Marina que la bondad es un síntoma de inteligencia.
CM: Estoy totalmente de acuerdo. Lo triste es que a veces se confunde la bondad con la simpleza.
 
FFSO: Además de su faceta de empresaria y directiva, tiene usted otra vertiente solidaria y ha creado la Fundación El Somni dels Nens. ¿A qué se dedica esta organización?
CM: La fundación El Somni dels Nens nació a finales de 1999 con el objetivo de hacer realidad los sueños de niñas y niños afectados de cáncer u otras enfermedades crónicas o graves, con la finalidad de aportar una dosis de ilusión que les ayude a mantener una actitud positiva a lo largo del tratamiento médico. Con el paso de los años, se ha mantenido la misión original pero hemos ampliado los campos de actuación y ahora también dedicamos parte de nuestros recursos y capacidad de gestión a ofrecer de manera continuada servicios, programas y actividades para contribuir a mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias en el entorno hospitalario.
 
FFSO: Siempre dejamos a los entrevistados la última palabra.
CM: Estamos viviendo unos momentos difíciles. Difíciles para todo el mundo. Un poco siguiendo el hilo de esta entrevista, creo que hemos de intentar ver la parte positiva de esta situación por la que atravesamos, saber convertirla en una oportunidad . Creo que esta crisis debe ayudarnos a recuperar valores que últimamente no estaban en alza como los principios éticos, el sacrificio y esfuerzo, y como no, la generosidad para con los demás. Si sabemos reinventarnos tenemos una oportunidad de oro para dar esos pasos necesarios y de los que hemos hablado con anterioridad. Pasos realmente importantes y hacia delante.
Estoy convencida que estamos viviendo un cambio de ciclo donde las cosas, en el futuro, serán diferentes y hemos de acostumbrarnos a vivir de manera diferente, y si lo sabemos aprovechar habremos dado un paso adelante, no solo aquí en España sino en todo el mundo.
Entrevista publicada por Executive Excellence nº58 abril09
 

Imprimir   Correo electrónico