Las ciudades del mañana

Las ciudades del mañana

El profesor Mark Esposito es experto en sostenibilidad corporativa, complejidad económica, economía circular y competitividad, materias sobre las que ha asesorado a multitud de empresas, gobiernos e instituciones, como el Parlamento Europeo ante la crisis sistémica de la Unión Europea. También ha participado en el Foro Económico Mundial con informes sobre emprendimiento impulsado por la innovación, y colabora habitualmente con la iniciativa de Progreso Social Imperativo y con el Consejo de la Federación Global de Competitividad en Washington.

Más archipiélagos urbanos

Vivimos tiempos excepcionales en los que las ciudades están cobrando cada vez más relevancia. Vemos cómo la mayor parte del valor económico se acumula en las grandes urbes, y cómo estas generan la mayoría del PIB mundial. El crecimiento de los denominados archipiélagos urbanos es cada vez más evidente, y los expertos señalan que dentro de unos años las 50 ciudades más importantes del planeta acumularán gran parte de la riqueza a nivel global.

Desde el punto de vista político, también se están registrando diferencias entre las ciudades y el resto del territorio de un país. Es un fenómeno que podemos observar con claridad en economías emergentes, pero también en otras ya establecidas.

En Estados Unidos, por ejemplo, un tercio del PIB bruto está concentrado en el corredor que discurre entre Boston y Washington, y en el que une San Francisco con Los Ángeles.

Londres, por su parte, concentra el 40% del PIB de todo el Reino Unido; Estambul supone el 60% del PIB turco, y Tokio y Osaka acumulan el 80% del japonés. Nigeria se ha convertido en un suburbio de Lagos, que actualmente es la ciudad que más aporta a la economía nigeriana. Johannesburgo supone la mitad del PIB de Sudáfrica. En Rusia existen dos microclimas completamente diferentes, ya que el PIB per cápita de Moscú es de 44.000 dólares, mientras que la renta del resto del país es de tan sólo 17.000 dólares por persona.

Creando entornos inteligentes

El mundo está empoderando cada vez más a las ciudades, y estas se han convertido en una parte crítica del sistema de producción global. Por un lado, las grandes urbes forman parte de la economía mundial, donde entienden las cadenas de aprovisionamiento integradas, y tienden a tener una perspectiva multilateral con respecto a la política, el crecimiento o el progreso social. Este paradigma se está generalizando en todo el mundo, y cada vez existe una diferenciación más grande entre la ciudad y el resto del país.

Algunas ciudades han puesto en marcha iniciativas para transformarse en entornos inteligentes. En Viena, por ejemplo, el Gobierno ha implantado un programa que pretende conectar los servicios públicos a los ciudadanos a través de alternativas inteligentes. Otras, como Shanghái, cuentan con el apoyo de proyectos como Future Urban Living, creado con el objetivo de ayudar a las empresas y ciudades a redefinir la creación de valor en nuestras economías. 


Mark Esposito, presidente de Nexus FrontierTech. Profesor asociado de Estrategia en IE Business School y de Economía y Negocios en Hult International Business School y en la Universidad de Harvard.

Texto publicado en Executive Excellence nº160, sept. 2019.