"Para avanzar hay que asumir riesgos"

"Para avanzar hay que asumir riesgos"

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy, desgranó en el XVII Congreso Anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) los desafíos actuales a los que se enfrentan las compañías en su transformación y adaptación a entornos cambiantes. “Las organizaciones no pueden ser entidades estáticas. Estamos obligados a cambiar, a asumir riesgos para avanzar y la transformación debe ser una constante para nosotros”, señaló. 

El presidente de la compañía energética subrayó la transformación que se está produciendo en el sector donde “nada es ni será como lo habíamos conocido”, y remarcó que en el escenario actual y al que nos dirigimos “es importante asegurar simultáneamente los tres pilares del suministro energético: costes bajos, contribución a los objetivos de mejora medioambiental y fiabilidad del suministro”.

En el caso de Naturgy, el directivo detalló cómo la empresa está protagonizando esta transformación basándose principalmente en el cambio cultural, que pasa por la simplicidad, el empowerment para los directivos y la importancia de los equipos. En este sentido, afirmó que “los cambios en los hábitos y las actitudes individuales son algunos de los frenos que las compañías deberían superar, mientras que el compromiso con el cambio, la ambición por el éxito y la cohesión del equipo son los agentes del cambio que hay que potenciar”.

Reynés estuvo acompañado durante su intervención por Pepe, un robot humanoide fabricado por SoftBank Robotics que interactuó con el ejecutivo mallorquín gracias a su capacidad para replicar actitudes humanas mediante sus múltiples cámaras, sensores y modelos basados en Inteligencia Artificial. Pepe fue contratado por Naturgy para realizar programas pilotos en el ámbito de la atención al cliente mediante chatbots y como asistente virtual. Junto con Pepe, el presidente aprovechó el 50 aniversario del estreno de 2001. Odisea del Espacio para explicar la evolución de las tecnologías y su aplicación para el desarrollo de la sociedad. 


Texto publicado en Executive Excellence nº153 noviembre 2018


Imprimir