Enagás, una cultura de beneficios sostenidos y sostenibles

Enagás es el gestor técnico del sistema gasista español y la principal compañía de transporte de gas natural en España. Además, está certificada como TSO independiente por la Unión Europea, lo que la homologa a los operadores de redes de transporte de gas de otros países de Europa.

En España es propietaria de cuatro plantas de regasificación en Barcelona, Cartagena, Huelva y Gijón y es accionista mayoritario de la planta de Bilbao. Además, cuenta con una red de más de 10.000 kilómetros de gasoductos de alta presión y tres almacenamientos estratégicos de gas natural, Gaviota (Vizcaya), Serrablo (Huesca) y Yela (Guadalajara).

La compañía está también presente en Chile, donde es accionista mayoritario de GNL Quintero y en México, donde posee un 40% del terminal de regasificación TLA Altamira y participa en el desarrollo de gasoductos y estaciones de compresión.

En el ámbito de la sostenibilidad, Enagás cuenta con numerosos reconocimientos. Entre otros índices, forma parte del Dow Jones Sustainability Index (DJSI) desde hace seis años y del FTSE4Good, desde 2006. También está presente en el Global Compact 100 del Pacto Mundial de la ONU, en Vigeo World 120 y en STOXX ESG Leaders.

Desde septiembre de 2012, Marcelino Oreja Arburúa es consejero delegado de Enagás. 

Oreja Arburúa es Agente de la Propiedad Industrial, Ingeniero Industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) y Máster AMP por el IESE.

Entre 1992 y 1997 fue secretario general de la Confederación Nacional de Jóvenes Empresarios, manteniendo una estrecha colaboración con la Confederación Española de Empresarios. Desde entonces se ha dedicado a la actividad privada asesorando en el desarrollo internacional y estratégico a empresas como COMET, SERVICOM o Técnicas de Formación Empresarial.

Fundó DEF-4 patentes y marcas, que en 1997 vendió a Garrigues Andersen, pasando a ser su director general. Entre otros altos cargos, ha sido director internacional de ALDEASA, director general de EMTE y, tras la fusión con COMSA, director general de COMSA EMTE (el segundo grupo español no cotizado en el sector de las infraestructuras y la tecnología).

En el ámbito de la política, desde 2002 hasta 2004 fue diputado del Parlamento Europeo dentro del Grupo Parlamentario Popular. También fue consejero del Ente Vasco de la Energía. Además ha conocido muy de cerca la gestión pública como presidente de la empresa ferroviaria FEVE, sujeta a los presupuestos del Estado y con expansión en parte del territorio norte del país.

Es autor de dos libros: Viaje interior por África (2000) y Cultura emprendedora y la Unión Europea (2003).

EXECUTIVE EXCELLENCE: En el pasado Foro anual del Club Excelencia en Gestión, comentaba que “en el sector de las infraestructuras, nos encontramos continuamente con el reto de defender la Marca España”. En esta línea, Enagás ha sido requerida por compañías extranjeras para la formación de personal y transmisión de conocimiento. ¿Qué características hacen que Enagás sea una empresa española que genera confianza en el exterior?

MARCELINO OREJA ARBURÚA: Una de nuestras grandes fortalezas en el ámbito internacional es concentrar nuestra propuesta de valor en aquello que es nuestro core business. El elevado grado de experiencia y know how adquirido durante más de 40 años de trayectoria hace que Enagás sea percibida como una de las empresas referentes en el sector gasista, que ha sabido transmitir al exterior una imagen de confianza.

Por otra parte en Enagás, con un 85% de free float y un 75% de inversores internacionales, fundamentalmente anglosajones, cada día tenemos el reto de proteger y representar la Marca España entre nuestros accionistas. Esto hace que la transparencia y el Buen Gobierno sean cave para la gestión de la compañía.

E.E.: Desde 2011, Enagás apuesta por la internacionalización y cuenta ya con participaciones en plantas de Chile y México. ¿Cuáles han sido las mayores dificultades que han tenido que afrontar, hasta el momento, durante este proceso? ¿Qué lecciones o aprendizajes destacaría?

M.O.A.: En este proceso que estamos iniciando, hemos adquirido un gran conocimiento y experiencia en uno de los criterios más relevantes del modelo EFQM, como es la gestión de alianzas. La mayor parte de las iniciativas las realizamos conjuntamente con socios internacionales, lo que exige un importante esfuerzo de coordinación. Dentro de este ámbito, la relación con las administraciones, tanto estatales como locales, también está siendo un aspecto fundamental.

Por otra parte, para acometer un proceso de esta relevancia, es necesario adaptar los recursos humanos al nuevo enfoque estratégico. Es clave, además, que la organización esté alineada, no solo en el ámbito de la operación, sino en lo que se refiere a la cultura global de la compañía. 

En esta línea, aunque nuestros equipos son referentes técnicos en el ámbito del GNL, para afrontar nuevos proyectos internacionales se está realizando un gran esfuerzo en formación en otros ámbitos, como la capacitación en idiomas y la adaptación a otras culturas y países. 

Aunque nuestro modelo de gestión y nuestra metodología tienen un carácter global, se hace imprescindible adaptar cada proyecto a los requerimientos y características locales de cada país.

E.E.: Acaban de conseguir el Sello Excelencia Europea 500+, concedido por el Club Excelencia en Gestión. ¿Cómo les ha beneficiado en su experiencia de internacionalización haber conseguido el más alto nivel de excelencia en la gestión? 

M.O.A.: Disponer de un grado de excelencia en la gestión tan relevante como este nos permite acometer el proceso de cambio con confianza. Hace posible que realicemos un análisis coordinado de los requerimientos e implicaciones en las distintas dimensiones que recoge el modelo: procesos, personas, alianzas y recursos.

La obtención del Sello Excelencia Europea 500+ por Enagás supone un reconocimiento a la excelencia en la gestión de la compañía, en cuanto que valora no solo el qué, los resultados obtenidos, sino también cómo la empresa ha conseguido esos resultados.

Además, las empresas están cada vez más expuestas al escrutinio público por todos los agentes del mercado: inversores, financiadores, reguladores y por la opinión pública en general. Por ello, es muy importante demostrar la buena gestión de los asuntos prioritarios para la compañía. Es fundamental demostrar que la empresa está bien gestionada.

E.E.: Internamente, ¿qué representa este Sello para la compañía?

M.O.A.: La utilización del Modelo EFQM como herramienta interna desde el año 2007 ha permitido mejorar nuestro sistema de gestión. Para nosotros, las recomendaciones de un modelo internacionalmente contrastado y reconocido, como es EFQM, nos ha impulsado a incorporar buenas prácticas. Además nos ha servido como estímulo para mantener e incrementar la eficiencia de nuestra compañía. 

Por último, y más importante, nos está ayudando a implantar una cultura que favorece la línea emprendida de adoptar medidas para mejorar el rendimiento actual y futuro de Enagás. En definitiva, una cultura que apueste por proporcionar beneficios sostenibles y sostenidos en el tiempo a todos nuestros grupos de interés.

El Sello 500+ nos ha permitido confirmar que las mejoras que está implantando Enagás en su modelo de gestión están permitiendo obtener unos resultados óptimos y un importante reconocimiento externo.

E.E.: Recientemente, pudimos escuchar algunas reflexiones de Rafael Villaseca sobre el futuro de este país en términos de energía, y él distinguía tres aspectos: medioambiente, eficiencia y seguridad del suministro, dando por avanzados estos dos últimos –en términos generales–, frente a grandes deficiencias en la cuestión medioambiental. ¿De qué manera Enagás garantiza un desarrollo sostenible en el ejercicio de sus actividades?

M.O.A.: El desarrollo sostenible es un compromiso en el que todos los agentes económicos y sociales debemos trabajar, aportando cada uno nuestro granito de arena, desde nuestras competencias y capacidades diferenciales.

En Enagás la sostenibilidad es un pilar fundamental de nuestra estrategia y una pieza clave en el modelo de gestión. Prueba de ello es que el impulso de la sostenibilidad es uno de los cuatro objetivos de la Actualización Estratégica 2013-2015.

El modelo de gestión sostenible en Enagás permite crear valor en el presente y también de cara al futuro, a través de diferentes iniciativas, como, por ejemplo, aquellas que mejoran la eficiencia energética. Entre otros, estamos realizando proyectos de cogeneración de alta eficiencia que nos permiten generar ya la energía eléctrica del 10% de nuestros activos de transporte y que está previsto que llegue al 35% en 2015. También hemos logrado reducir un 16% las emisiones de CO2 por autoconsumos de gas natural.

Este esfuerzo, además, se ve recompensado por los inversores, índices y agencias de Inversión Socialmente Responsables (ISR), que cada vez son más importantes. Enagás es miembro de los principales índices de Sostenibilidad (DJSI, FTSE4Good, etc.) y hemos sido reconocidos como una de las 100 empresas más sostenibles del mundo según el índice Global 100.

E.E.: Otro de los temas que despierta especial sensibilidad en el sector es el de la seguridad de las operaciones, especialmente por el impacto social que un problema de seguridad puede llegar a alcanzar. ¿Cómo se prevén y gestionan los riesgos en la compañía? 

M.O.A.: Desde Enagás contamos con un Modelo de Gestión Integral de Riesgos que permite tener analizados los riesgos corporativos y determinar las medidas oportunas para mitigar posibles impactos. 

Concretamente, en lo que respecta a los riesgos relacionados con la seguridad de las operaciones, Enagás realiza un especial esfuerzo en su gestión desde los distintos ámbitos relacionados: prevención de riesgos laborales, medio ambiente, seguridad patrimonial, etc. 

Para cada uno de estos ámbitos disponemos de la organización, los procedimientos y los controles necesarios de cara a minimizar los riesgos asociados.

E.E.: Nos decía Antonio Brufau que hay momentos donde el líder tiene que saber que no sabe, reconocer que él es un gestor de personas y ceder protagonismo a quien realmente tiene el conocimiento. ¿Comparte esta visión del liderazgo?

M.O.A.: En un contexto como el actual, se hace cada vez más necesario el desarrollo de habilidades clave en un gestor del siglo XXI, como por ejemplo la motivación, la comunicación, la delegación o el trabajo en equipo. 

El proceso de internacionalización que está llevando a cabo la compañía nos está moviendo hacia un nuevo modelo de liderazgo en torno a las capacidades que antes comentaba. Todas ellas son imprescindibles en nuestro equipo directivo.

E.E.: Hace poco más de un año que celebró su primer aniversario como consejero delegado de Enagás, ¿qué valoración hace de esta etapa? 

M.O.A.: Me incorporé a Enagás en un momento clave de la compañía. Enagás es hoy una empresa muy global, en muchos sentidos. Aproximadamente el 75% de nuestros accionistas son internacionales, la financiación es también en su mayor parte internacional, y además mi llegada a Enagás coincidió con el inicio del proceso de internacionalización de la actividad de la compañía.

Esto supone un reto muy importante en mi trayectoria profesional, porque puedo aportar mi experiencia para contribuir a que, con la estrategia de internacionalización, sea posible asegurar un crecimiento sostenible en los próximos años, creando valor para nuestros accionistas y grupos de interés.


Enagás consigue el Sello de Excelencia Europea 500+

El pasado 14 de noviembre, el presidente de Enagás, Antonio Llardén, recibió el Sello de Excelencia Europea 500+, otorgado por Juan Liquete, secretario general del Club Excelencia en Gestión (CEG). La empresa SGS, una de las entidades de certificación colaboradoras del CEG, fue la responsable de certificar esta distinción.

Juan Liquete declaró que “desde su fundación, el Club ha asumido siempre un serio compromiso con la excelencia. Año tras año acompañamos a numerosas organizaciones e instituciones, que como Enagás, apuestan por el reto de la mejora continua para alcanzar una gestión ejemplar. La obtención del Sello de Excelencia Europea 500+ es sin duda una muestra de su firme apuesta por la excelencia, un reconocimiento a una gestión excelente”.

Para Antonio Llardén, “obtener el Sello 500+ supone un importante hito para Enagás en nuestro camino hacia la excelencia. Desde 2007, gracias al compromiso de nuestros profesionales, la compañía ha implantado de forma progresiva una cultura de la excelencia que nos anima a seguir avanzando en la senda de la mejora continua, proporcionando beneficios sostenibles a todos nuestros grupos de interés”.

Por su parte, José Manuel Pérez manifestó que “para SGS es una enorme satisfacción y un honor que va más allá del puro protocolo, el realizar la entrega de este reconocimiento  de Excelencia Europea en su máximo nivel (+500) a Enagás, una organización para nosotros muy especial, con la que llevamos más de 35 años de relación y con la que trabajamos en otras áreas de negocio del Grupo, tales como: inspección, ingeniería, construcción, compras, etc., además de en la realización de evaluaciones del Modelo de Excelencia Europeo”.  Además, añadió: “Creemos que en un entorno económico coyuntural como el actual, el reconocimiento que entregamos en el día de hoy y todo el trabajo previo que se ha realizado en estos meses hasta su consecución, supone un tremendo avance y sitúa a Enagás en la élite de compañías tanto dentro como fuera del sector gasista español. Por ello, queremos felicitar a todo el equipo directivo y a todas las personas que han participado en este proceso de evaluación, por el esfuerzo realizado, culminado con la obtención de este importante reconocimiento”.

En la foto: Juan Liquete, secretario general del CEG, Antonio Llardén, presidente de Enagás, y José Manuel Pérez, director regional de SGS, durante el acto de entrega del Sello.


 

GESTIÓN EMPRESARIAL / LIDERAZGO / NEGOCIOS

Entrevista publicada en Executive Excellence nº108 dic13


Imprimir   Correo electrónico