Cómo tener éxito

Si existe alguna certeza en el mundo de los negocios actual, podemos decir que esta es la siguiente: gestionar bien el cambio es un reto inexorable, y la elección que se nos presenta es aprender a dominar sus claves para tener éxito o practicar la política del avestruz y olvidarte para siempre de él.

El cambio, sin embargo, forma parte natural de nuestras vidas, por eso resulta tan contradictorio que sea algo muy duro tanto para organizaciones como para personas. Creo firmemente que la dificultad radica en la manera en que muchos se aproximan a él y en los métodos que emplean. 

En nuestro entorno, ese tan nuestro, acostumbramos a preparamos para el cambio, justo en el momento en que resulta demasiado evidente que la amenaza es inminente, es grande y el miedo comienza a invadirnos. No es buena práctica. Hay otras formas de abordar cambios, aproximándonos progresivamente, anticipándonos, pero estas comienzan con cada uno de nosotros, ¿por qué? Si quieres liderar a otros hacia el cambio, primero debes estar abierto a cambiar tú mismo. 

Veamos, nuestro cerebro está centrado en la supervivencia y siempre hemos creído que esta se trataba de supervivencia física: vida y muerte. Ahora bien, investigaciones recientes señalan que, en los tiempos modernos, el cerebro también asocia supervivencia con supervivencia social, reaccionando de forma similar a como lo hace cuando percibe una amenaza física. Esto explica que nos resistamos instintivamente a los cambios en nuestro entorno o incluso que tratemos de evitarlos, consciente o inconscientemente, refugiándonos en nuestra zona de confort. 

Anhelar algo es lo que sirve de puente entre tu sueño y tu realidad. En otras palabras, es lo que determina si vas a poner toda la carne en el asador para hacer ese determinado cambio o no. Sin ese anhelo, cualquier esfuerzo realizado será probablemente una pérdida de tiempo.

Sabemos que estamos aquí para seguir nuestro sueño y tener éxito haciéndolo realidad. “Hold on tight to your dream” fue famoso tema de la Electric Light Orchestra y su consejo era echar una ojeada honesta a tu interior y responderte dos preguntas: ¿Qué es para mí el éxito? y ¿Cómo puedo alcanzarlo?

¿Te has parado a examinar alguna vez tus propias creencias acerca del éxito? Si te pones a ello, puedes llegar a sorprenderte con que muchas de tus ideas sobre él están condicionadas por tu cultura, familia, amigos y por la influencia de los medios de comunicación. A medida que se es más consciente de la influencia de estas fuentes sobre nuestras hipótesis, uno puede decidir rechazarlas o aceptarlas, sin embargo su análisis es importante para desarrollar nuevas formas de encarar la vida.

Nuestro concepto de éxito se compone de distintos elementos además del trabajo. Sin embargo, trabajar en algo que verdaderamente te interese, tener un trabajo atractivo y seductor, gratificante, donde puedas desarrollarte y crecer, es un gran paso en la buena dirección.

Cuando disfrutas con una determinada actividad, tiendes a practicarla. Cuando practicas algo con regularidad, consigues ir mejorando. Finalmente, acabas logrando hacerlo mejor que la mayoría. Poseer habilidades superiores a las de la mayoría, bien sean estas escribir, cálculo mental, comunicar, relacionarte con la gente, hablar idiomas, fabricar argumentos o realizar diseños, por decir solo algunas, es importante porque tener éxito reside, generalmente, en la combinación de habilidades que trasladas a lo que haces habitualmente. A menudo llega de construir sobre lo que ya conoces y sabes hacer, sobre tus capacidades.

Si a tus habilidades y aptitudes, le pones interés y pasión, te apoyas en tus experiencias previas y lo aderezas todo con rasgos de persona sociable, orientada a la acción, con inquietudes intelectuales y creativas y, finalmente, cuentas con un sistema de respuesta emocional equilibrado, tendrás una mina de diamantes a tu alcance. Si quieres explotar con éxito esa mina, habrás de tener un sueño y aferrarte a él, anhelar hacerlo realidad, y estar preparado para recorrer un camino plagado de cambios... Te lo dice alguien que considera haber tenido éxito, y que espera seguir teniéndolo.


 

Juan Liquete, secretario general del Club Excelencia en Gestión.

Artículo publicado en Executive Excellence nº118 dic14


Imprimir   Correo electrónico