Liderazgo mindfulness

Liderazgo mindfulness

Rasgus Hougaard acumula una larga experiencia en la formación de líderes empresariales, y es el impulsor de innovadores programas de capacitación cuyo objetivo es mejorar el rendimiento corporativo a través del mindfulness (atención plena y consciente), para crear una ventaja competitiva capaz de colocar a sus clientes por delante de sus competidores.

Organizaciones más humanas

Hace aproximadamente cuatro años, el que fuera presidente y CEO de Accenture, Pierre Nanterme, sorprendió al anunciar que la consultora iba a dejar de utilizar inmediatamente el método de análisis de rendimiento que desarrollaba desde hacía años. Según explicó el directivo, el hecho de reunirse una vez al año con los empleados para explicarles qué parte de su trabajo hacían mal, y después mandarles de vuelta a sus despachos no era forma de tratar a los seres humanos.

Para Nanterme, el sistema de valoración no se encontraba a la altura de una nueva realidad donde los millennials, cada vez más numerosos, buscan una experiencia laboral interesante, con significado y sentido, que les permita estar conectados con sus compañeros, y también con su entorno.

Accenture es un gran ejemplo de cómo las organizaciones globales están dando la vuelta a su cultura de liderazgo con el objetivo de convertirse en entidades más humano-céntricas.

El entorno del liderazgo está sujeto en la actualidad a tremendas tensiones, entre las que destaca la falta de compromiso.

Existe un claro descontento de los trabajadores dentro de las organizaciones, y hay estudios que afirman que el 65% de los empleados estaría dispuesto a prescindir de un aumento salarial con tal de ver a sus líderes despedidos.

Se trata de un problema que puede derivar en graves consecuencias. De hecho, una investigación realizada en la Universidad de Stanford ha desvelado que nuestros jefes directos tienen un impacto sobre nuestra salud y bienestar superior al de nuestras esposas o doctores.

Además, existe una excesiva discrepancia entre cómo se perciben los líderes a sí mismos, y cómo lo hacen quienes de dependen de ellos. Un estudio de McKinsey señala que el 77% de los directivos creen que hacen un buen trabajo motivando a sus equipos, pero el 82% de los empleados no están de acuerdo con esta afirmación.

Liderazgo como clave del cambio 

Actualmente las compañías destinan más de 46 billones de dólares al año a la formación en liderazgo, pero el estudio realizado por Potential Project, que incluye a 35.000 líderes y 250 ejecutivos de 350 corporaciones, pone de manifiesto que el liderazgo atraviesa una profunda crisis.

El informe cuenta con la colaboración de la Harvard Business Review, y para realizarlo hemos trabajado con compañías como KPMG, KLM, Nokia, Airbus, Cisco, Google, Marriot o L’Oréal. Señala que la base para crear un liderazgo positivo y una cultura que comprometa y motive a sus empleados, generando innovación y potenciando el rendimiento empresarial, se encuentra en la mente del líder.

Los cimientos del liderazgo parten del entendimiento y la compresión de uno mismo. Como decía Peter Drucker: “Para liderar a los demás, uno ha de ser capaz de liderarse y entenderse a sí mismo”.

Otra conclusión fundamental que se desprende del estudio es que que para crear una cultura que sea innovadora y tenga un alto rendimiento, sus líderes deben practicar el mindfulness (atención plena y consciente), ser generosos y tener compasión.

Tener una actitud mindfulness, significa tener una actitud focalizada, consciente, generosa y confiada. Necesita de agilidad mental para poder tomar decisiones rápidamente y practicar una actitud mental que nos permita ser realmente efectivos y competitivos con lo que hacemos.

Un líder también debe tener compasión. Es decir, preocuparse y estar atento a todo lo que les ocurre a las personas que trabajan con él. La compasión implica ser bondadoso y sabio, pero no debe confundirse con la empatía, que puede ser peligrosa a la hora de ejercer el liderazgo porque se centra en sufrir con los demás, mientras que la compasión trabaja por ayudarlos. 


Rasmus Hougaard, managing director de Potential Project.

Entrevista publicada en Executive Excellence nº158, junio 19.