United Way, germen del altruismo de Bill Gates

United Way, germen del altruismo de Bill Gates

“Lo que importa no es lo que obtienes, ni siquiera lo que das, sino en qué te conviertes”

Con estas palabras se expresaba en uno de sus discursos Mary Maxwell Gates, madre de Bill Gates. Ese pensamiento guió todas sus decisiones e influyó decisivamente entre los suyos, con especial énfasis en su hijo Bill Gates, convertido en un exitoso empresario y en uno de los mayores filántropos de todos los tiempos.

Sin duda, el ejemplo de su madre fue determinante. Graduada en 1950 en Educación por la Universidad de Washington –institución a la que estuvo vinculada durante toda su vida–, llegó a convertirse en una influyente y reputada mujer de negocios de Seattle, alcanzando incluso el liderazgo en puestos hasta entonces reservados a los hombres. Mary Gates fue la primera directora del First Interstate Bank y la primera presidenta de United Way of America. 

Desde niños, Bill y sus hermanas, Kristianne y Libby, convivieron en casa con el altruismo de sus padres, profundamente implicados en acciones benéficas en su comunidad. La estrecha relación entre hacer el bien como compañía y hacer el bien como ciudadano fue inculcada en su educación desde la cuna.

A pesar de tener una adolescencia marcada por ciertas desavenencias con su progenitora, Gates afirma que ella fue toda una inspiración en lo personal (“fue una de las personas más generosas que he conocido”) y en lo profesional, propiciando en los años 80 la contratación de Microsoft –entonces una modesta empresa de software– por parte de IBM, con el objetivo de desarrollar un sistema operativo para su primera computadora personal. Ese hecho fue posible gracias a la intermediación de Mary con el entonces presidente de IBM, John Opel que, como ella, formaba parte del patronato de United Way. 

Igualmente decisiva fue la intercesión de su madre para que los caminos de su hijo y Warren Buffet se cruzaran en 1991. Si no hubiera sido por su insistencia, hoy Bill Gates no contaría con el afamado inversor como íntimo amigo.

Un círculo virtuoso 

United Way es la organización sin ánimo de lucro más grande del mundo por recaudaciones privadas. Desde hace más de 133 años, trabajamos por mejorar la vida de los más desfavorecidos. 

Fuertemente involucrados en las 1.800 comunidades donde estamos presentes, concebimos un mundo en el que cada comunidad sea fuerte, donde haya empleos con un salario digno, buenas escuelas y donde sus miembros tengan hábitos de vida saludables. Defendemos que la educación, la estabilidad financiera y la salud son las piedras angulares para una buena calidad de vida, y creamos soluciones innovadoras basadas en las necesidades de la comunidad y dirigidas por la comunidad, que fortalezcan esos tres ejes. Esto lo conseguimos gracias al apoyo de nuestros socios corporativos, unos 60.000 en el mundo –entre ellos Microsoft–, y a la movilización de sus voluntarios, casi tres millones al año. Sin ellos, no podríamos ayudar a los 61 millones de personas en cuyas vidas impactamos positivamente cada año. 

Actualmente, nuestras delegaciones se distribuyen en más de 40 países –entre ellos España–, en los que involucramos a esas personas y organizaciones para conseguir transformar nuestra visión en una realidad.

La historia de United Way está unida a la familia Gates. Fieles defensores de los valores de la organización, William H. Gates Sr. –padre de Bill y respetado abogado– fue presidente de la campaña anual de United Way en el condado de King (UWKC), Washington, en el año 1989. Mary Maxwell fue presidenta del patronato y una pieza esencial para la fundación del Centro de Voluntariado de United Way King County, en Seattle. Más tarde, fue nombrada vicepresidenta y después presidenta del comité ejecutivo de United Way of America. 

Por su parte, Bill Gates ha sido patrono de la organización tanto a nivel local como nacional. Según sus palabras: “El entusiasmo contagioso de mi madre por United Way terminó convirtiéndolo en una tradición familiar, y ese mismo entusiasmo hizo que dar se convirtiera en una de las partes más divertidas y gratificantes de mi vida”. Tanto que, según sus hermanas, “ella le hizo reflexionar muy pronto sobre Microsoft y sobre qué significaba y cómo de importante era contribuir en su comunidad, involucrándole en United Way”. De hecho, la compañía tecnológica es uno de los grandes contribuyentes de la organización desde su creación.

Con los años, los Gates han ido consolidando una fuerte historia de colaboración, basada en el esfuerzo por fortalecer a United Way local, nacional e internacionalmente. Bill y su madre también han liderado el Consejo Superior de United Way of America, siendo además Mary un miembro activo del Comité Internacional.

Su fallecimiento meses después de la boda de Bill y Melinda en junio de 1994, sólo unos días antes de cumplir 65 años, no hizo más que robustecer la influencia recíproca entre la familia y United Way. En mayo de 1999, perpetuando ese lazo, la Fundación William H. Gates anunció que donaría 10,5 millones de dólares a United Way of America para apoyar la realización de programas y servicios con lo s que cubrir las necesidades de comunidades locales situadas en distintos puntos de EE.UU.  

Vinculación con Bill & Melinda Gates 

En diciembre de 1999, Bill & Melinda Gates Foundation realizó una de las mayores contribuciones a una filial local, con la donación de 30 millones de dólares a United Way King County, donde ambas fundaciones tienen su base. 

“Melinda y yo invertimos aquí porque creemos que es una de las mejores formas en las que se puede ayudar a construir una comunidad más fuerte,” dijo Bill Gates. “A través de su enfoque estratégico diseñado para abordar toda la gama de nuestras necesidades de salud y servicios sociales, United Way King County añade valor a cada dólar que se dona”.

La aportación se destinó al pago anual de los costes administrativos y de funcionamiento de la organización en ese condado, liberando fondos, donados por otras personas y compañías, para atender las necesidades humanas de la comunidad. Además de esa donación directa, la fundación se comprometió a aportar unos cinco millones de dólares al año durante los siguientes 11 años (hasta 2010), de forma que se crease un fondo para ofrecer a UWKC el dinero necesario para sus costes operativos.

Según el padre de Gates, copresidente de Bill & Melinda Gates Foundation: “Esta comunidad tiene una fuerte tradición que consiste en cuidar de sus propias necesidades mediante la generosidad con King County, quizás la mejor filial local de United Way of America. Confiamos en que a medida que trabajemos juntos para construir la dotación con la que poder cubrir todos los costes operativos, aún más gente verá el valor de donar a United Way”.

Pero 2010 estuvo marcado por otro nuevo hito. En octubre de ese año, Bill Gates –padre e hijo–, junto con Libby Gates y grandes donantes de United Way de todo el mundo, se unieron en Alexandria (Virginia) para inaugurar oficialmente el Centro de Aprendizaje Mary M. Gates.

 Esta institución significa un reconocimiento a la labor de voluntariado y a la generosidad mostrada por Mary hacia United Way a lo largo de toda su vida. “El centro está construido a partir de su convicción de que aprendiendo, compartiendo y trabajando juntos se logrará un mundo mejor”, tal y como afirmó Bill durante la ceremonia de inauguración. “Mi madre estaría realmente feliz de saber de su existencia”. 

La creación de este centro supuso un capítulo más de este relato común entre la familia Gates y United Way, pero no el último. Actualmente, Bill y Melinda Gates, quien comparte con su marido un férreo compromiso filantrópico, son presidentes honoríficos del Comité Megagift (mayores donaciones) de United Way of America. 


Marina Fuentes Arredonda, CEO de United Way España

En la foto: Bill Gates, junto a su hermana mayor Libby y el padre ambos, en la inauguración del Centro de Aprendizaje Mary M. Gates, en honor a su madre.

Texto publicado en Executive Excellence nº167, junio 2020.