¿Cómo se prepara la logística para el Brexit?

¿Cómo se prepara la logística para el Brexit?

¿Elecciones generales anticipadas?, ¿salida de la Unión Europea sin acuerdo?, ¿renegociación?, ¿ampliación del artículo 50? La incertidumbre continúa apoderándose de la política en el Reino Unido y ahora hace tan solo unos días, la primera ministra británica Theresa May ha anunciado que la ley para el acuerdo del Brexit, que será sometido por cuarta vez a votación a primeros de junio, incluirá la posibilidad de celebrar una nueva consulta popular sobre la permanencia en la Unión Europea. 

Mientras tanto, España y sus socios europeos seguirán esperando a que la Unión Europea y Reino Unido ratifiquen el acuerdo de retirada que habilite un período transitorio que facilite la salida y, posteriormente, un acuerdo sobre las bases que establezca una relación comercial equilibrada. Sin embargo, desde que el 29 de marzo de 2017 el Reino Unido comunicase su intención de abandonar la UE y comenzase el plazo de dos años para establecer las condiciones de salida que ya ha expirado, las negociaciones se mantienen con muchas incógnitas, sobre todo si se produce el llamado “Brexit duro”. 

Uno de los sectores que más afectado se verá por el Brexit será el del transporte y en consecuencia también el del comercio electrónico transfronterizo. Los operadores logísticos, las plataformas online y marketplaces españoles que operan en el mercado británico probablemente vean cómo se encarecen todas las operaciones de la cadena de suministro. Independientemente de que se produzca o no acuerdo, se creará una aduana que afectará tanto a los costes de transporte como a los tiempos. Reino Unido es un país importante para la economía de nuestro país, actualmente es el quinto destino de las exportaciones desde España, por detrás de Francia, Alemania, Italia y Portugal con una facturación total de 18.977 millones de euros en 2018 según datos procedentes de Estacom. 

A lo largo de este año y medio, se han barajado diversos escenarios frente a la salida de forma total del Reino Unido de la Unión Europea para este sector, como el de permanecer de forma parcial en la Unión Aduanera Europea -caso de Turquía-, o ser miembro del espacio económico de Europa y de la EFTA, como sucede con Noruega, pero parece que son opciones muy complicadas. También está la posibilidad de establecer acuerdos bilaterales con la UE, como es el caso de Suiza, pero no ha recibido una buena valoración por ambas partes. No obstante, sea cual sea la resolución final, los planes de contingencia son necesarios prácticamente en cualquier sector económico desde el que se opere. La información y la comunicación son fundamentales, cuanto más conscientes sean los consumidores y los socios comerciales de los nuevos requisitos, más fácil será abordar este cambio tan importante. 

SEUR es una de las empresas del sector logístico que ya ha comenzado a trabajar sobre distintos escenarios ante esta reestructuración profunda de las relaciones comerciales. La compañía pertenece al grupo internacional DPDgroup que realiza entregas en todo el mundo y cuenta con una flota de más de 59.000 vehículos, situándose como operador líder en el transporte urgente por carretera de Europa, solo en 2018 movió 1,3 billones de paquetes, lo que supone más de 5,2 millones de paquetes diarios. 

Debido a estas dimensiones, desde la votación del Brexit, DPDgroup puso en marcha un grupo de trabajo especializado en asuntos políticos, operativos y aduaneros. Por su parte, SEUR, cuyas ventas internacionales representan un 29% de la facturación global de la compañía, creciendo en 2018 un 18%, hasta los 198 millones de euros, ya cuenta con la experiencia aduanera necesaria. Además, a mediados de febrero, anunció la apertura inminente en Miranda de Ebro (Burgos) de un centro destinado como almacén de trámite aduanero que dará entrada y salida a productos extracomunitarios, respondiendo así a la necesidad surgida con el Brexit. 

El objetivo principal de DPDgroup es estar preparado incluso para el peor escenario y así asegurar que el comercio siga siendo lo más fluido posible. El grupo internacional también trabaja en planes para mitigar los riesgos, incluyendo rutas alternativas basadas en carreteras y/o rutas aéreas además de la inversión en equipos e instalaciones de despacho de aduanas para poder ofrecer a sus clientes un servicio integrado y sin incidentes.  

La relación comercial entre los mercados del Reino Unido y Europa seguirá activa, pero las negociaciones avanzan lentamente mientras que los plazos se dilatan. Todos los miembros involucrados en la cadena de suministro deben tomar medidas inmediatas y prepararse ante un inminente cambio de escenario.