Skip to main content

"Pensadoras y visionarias", nuevo libro de Santiago Íñiguez de Onzoño

18 de Marzo de 2024//
(Tiempo estimado: 4 - 8 minutos)
Foto de familia

En su último libro, Santiago Íñiguez de Onzoño llama la atención sobre la contribución de la filosofía, el pensamiento crítico y las humanidades en el día a día de la gestión empresarial, y pone en valor la aportación de grandes filósofas de la historia moderna para impulsar la inclusión, la diversidad, las relaciones interpersonales y, en última instancia, la innovación en el mundo empresarial.

“Mi planteamiento es recoger ideas de mujeres filósofas y traerlas al ámbito del management de una manera muy práctica, y eso lo complemento con los perfiles de unas emprendedoras y empresarias a las que siempre he admirado. Algunas de ellas forman parte del entorno del IE o son graduadas de nuestra institución o han sido consejeras”, manifestó Íñiguez durante la presentación de la obra.

Saldar una deuda

El presidente ejecutivo de IE University y profesor de Dirección Estratégica –quien estuvo acompañado por Elena Salgado, presidenta de Fundación Abertis; María Benjumea, presidenta y fundadora de South Summit, y Mar Hurtado de Mendoza, VP Global Recruitment Marketing de IE University– compartió el germen de este libro, que no es otro que “una de esas experiencias Eureka de la educación”. Contó cómo hace varios años, uno de los estudiantes del Global MBA intervino para advertirle que todos los CEO de los casos prácticos que había seleccionado para su curso de Estrategia eran hombres blancos del mundo occidental. “Curiosamente, cuando diseñé mi programa, había logrado incluir casos de empresas europeas y latinoamericanas de diferentes tamaños y sectores, todos contemporáneos, pero ninguno de los actores clave era una mujer”, relata en su libro, donde también recoge esta anécdota."La misión del mundo académico no es descriptiva, sino que debe ser normativa. Este libro es resultado de esa reflexión”. Santiago Íñiguez de Onzoño

Management y filosofía acusan el mismo déficit de mujeres en su intrahistoria. “Ya saben que la filosofía es una de las áreas de las humanidades donde el porcentaje de catedráticas, incluso en países muy progresistas como Canadá, no supera el 30%. En los círculos académicos predominaba la presencia masculina, y eso ha hecho que muchas filósofas opten por promocionarse dentro del departamento de filología feminista”, explicó Santiago. Tampoco se ha beneficiado históricamente de la diversidad de género el ámbito de la gestión empresarial, un entorno donde hoy las directoras ejecutivas siguen siendo una minoría.

189 8m libroDurante el acto, el autor reivindicó que, “sobre todo en la universidad y en las escuelas de negocio, no podemos simplemente reproducir lo que sucede en el mundo. La misión del mundo académico no es descriptiva, sino que debe ser normativa. Este libro es resultado de esa reflexión”."No solo toma partido por las mujeres sino también por una concepción más humanista, más integral, más amplia, más universal, más generosa y solidaria de lo que tiene que ser el management". Elena Salgado

Elena Salgado destacó semejante carácter de la obra:Es muy importante que el libro sea normativo. No solo toma partido por las mujeres sino también por una concepción más humanista, más integral, más amplia, más universal, más generosa y solidaria de lo que tiene que ser el management, entendiendo a este como voluntad de acción y a la filosofía como esa reflexión que nos lleva a preguntarnos el sentido último de todo aquello que estamos haciendo: para qué sirve, cuál es la ética, cuáles los principios que están detrás de todo eso”, afirmó.

Visibilizar en positivo 

Además de una selección de mujeres y virtudes “espectacular y complementaria”, María Benjumea quiso agradecer muy especialmente el hecho de que los mensaje recibidos a través del libro fuesen constructivos. “En pocos años, ha habido una transformación de la sociedad y somos unas privilegiadas por vivir un momento como este. En un tiempo en que el que todo el entorno apuesta por la diversidad, creo que tenemos que lanzar mensajes positivos. Como mujer, creo que es importante tener la mentalidad de vivir en una sociedad abierta donde se me reconoce y se me necesita”.

A pesar de los avances objetivos, Benjumea también hizo hincapié en la necesidad de analizar las causas profundas de fenómenos que llaman a la reprensión, como el hecho de que solo el 19% de las start-ups estén lideradas por mujeres; un ámbito que conoce a la perfección como fundadora y presidenta de South Summit, la plataforma global de innovación abierta que conecta start-ups, corporaciones e inversores. “Está fenomenal incentivar, pero tenemos que analizar qué está pasando realmente”, matizó."A veces los micromachismos pueden terminar creando una pérdida de confianza en las mujeres, y tenemos que luchar contra eso". Elena Salgado

Al respecto, Salgado aludió a la falta de autoconfianza como talón de Aquiles de las mujeres. “No he sentido discriminación por ser mujer en mi carrera política, pero eso no quiere decir que no existiera. A veces los micromachismos pueden terminar creando una pérdida de confianza en las mujeres, y tenemos que luchar contra eso. Las mujeres tenemos muchísima sensibilidad, algo muy bueno para el trabajo y la vida, pero a veces sería mejor tener un poquito menos”.

Sin querer dogmatizar, la ex vicepresidenta del gobierno compartió algunas de las características más habituales entre las mujeres en el campo de la gestión política: “Es más frecuente que no tengamos agenda propia, sino que nuestra agenda sea lo que tengamos que hacer en cada momento; es más frecuente que queramos hacer equipo con los mejores, sin celos ni preocupaciones por que otro pueda saber más que nosotras; somos menos sensibles a los halagos; valoramos las críticas pero también lo pasamos peor que la generalidad de los hombres con aquellas críticas que nos parecen injustas; predicamos siempre con el ejemplo y somos más directas en decir lo que queremos conseguir y los medios que entre todos hay que poner para ello. Somos, con frecuencia, capaces de crear los mejores equipos y como resultado de ello y de ese trabajo conjunto, creo que en la gestión política estamos absolutamente capacitadas y tenemos referentes”.

189 pensadorasNo obstante, reconoció que en la empresa la situación puede ser más complicada: “También, en general, los directivos hombres son menos conscientes de los riesgos o tienen menos aversión a ellos; mientras que las mujeres tenemos más en cuenta las consecuencias, y por eso pensamos en lo que sucederá si fracasamos. Todo eso es un freno para la innovación y hemos creado un entorno que puede favorecerlo más o menos. Si tuviera que decir algo a las chicas jóvenes sería que tuviesen más autoconfianza”.

En este sentido, Benjumea enfatizó que “podemos hacer todo y llegar adonde queramos” y alentó a las mujeres a deshacerse de lecciones aprendidas, de la cultura y de otros lastres del pasado que impiden avanzar, y que a veces sirven de excusa para no hacerlo… “cuando nosotras somos capaces”, insistió.

Por su parte Mar Hurtado de Mendoza, VP Global Recruitment Marketing de IE University, agradeció al autor la visibilidad que otorga a referentes femeninos como los elegidos y cómo la obra sirve de estímulos para pensar y reflexionar sobre la sociedad que queremos construir. Asimismo, dio cuenta del rol de IE en la promoción de la mujer, con programas de mentoring, coaching e iniciativas dirigidas específicamente a ellas para ayudarlas en su promoción y en la superación de fases críticas de su carrera. En relación a esto, Íñiguez mostró su satisfacción por “tener un claustro en la business school relativamente balanceado en comparación con otras universidades o escuelas de negocio”.

Reflexión y pragmatismo

Como el autor expone en Pensadoras y visionarias, “cada capítulo contiene la semblanza de una mujer empresaria o una líder institucional elegidas por sus logros o su potencial. La parte central de cada capítulo está dedicada a una filósofa, al análisis de algunas de sus ideas y a cómo se pueden aplicar a la gestión. Los capítulos terminan con una serie de conclusiones que respaldan la aplicabilidad de la filosofía que se analiza”.

Así, Santiago Íñiguez empareja a Patricia Churchland y Belinda Holdsworth, para abordar el equilibrio; Ayn Rand y Gina Díez Barroso Azcárraga, para hablar de valentía; Philippa Foot y Angelica Kohlmann, ejemplos de virtud; Adela Cortina e Inés Temple, ejemplos de ética, o Iris Murdoch y María Benjumea, acerca del amor, entre otras parejas."La idea de incorporar a las virtudes de un buen líder el ser capaz de admitir las limitaciones, que no es lo mismo que pasarlas por alto, es una aportación del libro que me ha interesado mucho". Elena Salgado

A través de este último tándem, el autor profundiza en la compasión, el amor y el liderazgo. Elena Salgado concluyó puntualizando la diferente significación que la palabra compasión tiene en nuestro idioma y en el anglosajón. “Creo que la compasión e incluso la autocompasión, que es la comprensión de las limitaciones y el perdón de las mismas, es fundamental para ejercer un liderazgo positivo y para convertirte en líder, sabiendo que te vas a equivocar. La idea de incorporar a las virtudes de un buen líder el ser capaz de admitir las limitaciones, que no es lo mismo que pasarlas por alto, es una aportación del libro que me ha interesado mucho”.


Pie de foto de familia: Sandra Golpe, presentadora de Antena 3 Noticias y moderadora del acto; Elena Salgado, presidenta de Fundación Abertis; María Benjumea, presidenta y fundadora de South Summit; Mar Hurtado de Mendoza, VP Global Recruitment Marketing de IE University; y Santiago Íñiguez de Onzoño, presidente de IE University y autor de la obra.

Artículo publicado en marzo de 2024.