Skip to main content

Harari: “La mejor apuesta para Ucrania y su futuro es Europa”

27 de Marzo de 2023//
(Tiempo estimado: 10 - 20 minutos)
Yuval Noah Harari
¿Cómo ha cambiado la naturaleza de los enfrentamientos entre potencias en el siglo XXI? ¿A qué se refiere Putin cuando habla de desnazificar Ucrania? ¿Imperará en la humanidad una "economía de paz" tras la invasión rusa? ¿Qué papel juega la UE en la reconstrucción de Ucrania? 

185 harari logo reinforceUAYuval Noah Harari, historiador, filósofo y autor de varios bestsellersel último, Sapiens: A Brief History of Humankind–, conversó con el profesor de Estrategia de MIM-Kyiv Business School, en el marco de ReinforceUA  (iniciativa puesta en marcha por la escuela para acceder al conocimiento de los mejores pensadores de todo el mundo, y en cuya difusión Executive Excellence colabora, de la mano de su partner internacional Thinkers50).

Considerado como uno de los intelectuales más influyentes de la actualidad, sus libros se han publicado en 65 idiomas y ha vendido 40 millones de ejemplares. Nacido en Israel en 1976, Harari se doctoró en la Universidad de Oxford en 2002 y actualmente es profesor del Departamento de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén. 

VYACHESLAV POKOTYLO: Hace tres años, tuvimos el placer de tenerle como speaker en la conferencia organizada por MIM en KIEV, donde presentaba sus ideas para el futuro. En aquel entonces nadie, o quizás solo unos pocos, pensaban que la situación acabaría en una invasión de Ucrania y una guerra en Europa. El presidente Biden comentó el trabajo que tuvo que hacer para convencer a sus socios europeos sobre las intenciones de Putin. Los líderes políticos ucranianos tampoco lo creían. ¿Por qué todo el mundo pensaba que Putin estaba fingiendo, aun siendo sus declaraciones muy claras?

YUVAL NOAH HARARI: Creo que era difícil de creer porque no tenía ningún sentido. De hecho, esta guerra no lo tiene. Incluso cumpliéndose los sueños de Putin, y si fuese capaz de conquistar por la fuerza una gran parte de Ucrania, seguiría sin tener sentido económico. 

185 harari en world economic forumEn el siglo XXI, un país no puede lograr convertirse en una potencia económica iniciando guerras y conquistando el territorio de los países vecinos. Eso era posible en el pasado; Roma o el imperio zarista lo consiguieron conquistando tierras, obteniendo esclavos… Pero hoy los principales activos económicos son el conocimiento, la capacidad organizacional o las conexiones, y estas no se pueden conquistar por la fuerza. Si comparamos Rusia con China veremos que aquella ha estado involucrada en una guerra tras otra en los últimos 20 años. Rusia solo tiene petróleo y gas… Es una gasolinera con armas atómicas.

En el siglo XXI, un país no puede convertirse en una potencia económica iniciando guerras y conquistando el territorio de los países vecinosEn cambio, China ha desarrollado su industria, su infraestructura y su ciencia; todo ello sin entrar en guerras. Se ha transformado en una potencia económica sin verse inmersa en conflictos armados. 

La invasión rusa tampoco tiene estratégico. Siendo racionales, y sin caer en fantasías o teorías conspiratorias, Rusia no tiene nada que temer de los europeos; está segura desde esta dirección. El mayor riesgo geoestratégico proviene del Este. Solo hay entre 35 y 40 millones de rusos en el amplísimo espacio que va de los Urales al Océano Pacífico. En esta región, tiene riquezas minerales y petrolíferas, siendo vista esta zona cada vez más como un área de influencia china. Este es el verdadero peligro para el país. Lo que ha hecho Putin con esta guerra no solo está dañando la economía de Rusia, sino transformándola en un títere dependiente de China.  Hoy los principales activos económicos son el conocimiento, la capacidad organizacional o las conexiones, y estas no se pueden ganar por la fuerza

¿Por qué lo ha hecho? La única explicación es que él realmente cree esta fantasía, construida en su mente, de que Ucrania no es una nación real sino una zona que quiere ser parte de Rusia, y donde una pequeña banda de nazis lo evita. Es una fantasía irracional, alejada de la realidad; pero se la cree.

Desde el primer día de la guerra dijo que su objetivo era desnazificar Ucrania. Como historiador, aprendemos de la historia que para entender la motivación de las personas en primer lugar hay que escucharlas. Cuando dicen algo, aunque suene absolutamente irracional, hay que tomarlo en consideración.China ha desarrollado su industria, su infraestructura y su ciencia sin entrar en guerras. Se ha transformado en una potencia económica sin verse inmersa en conflictos armados

EL SENTIDO DE LA HISTORIA

V.P.: Hablamos de fantasías, historias y realidad. ¿Por qué tenemos que tomarnos la historia en serio si alguien intenta reescribirla como es el caso de Putin y de otros que le han precedido? Putin está escribiendo la historia partiendo de fantasías.

185 harari banderasY.N.H.  En términos de poder e influencia, la historia es muy diferente de algo como la física, aunque ambas materias idealmente se construyen sobre hechos. A pesar de que las dos pueden interpretarse de diferentes maneras, siempre parten de los hechos. 

En la física, si nos alejamos de los datos, si los ignoramos o inventamos, no seremos capaces de obtener poder. Si queremos construir una bomba nuclear e inventamos nuestra propia física, no funcionará; no explotará. Vemos cómo los regímenes más totalitarios, cómo los mayores fanáticos, cuando quieren construir una bomba atómica, demandan física de calidad y precisa. Quieren que sus físicos se centren en los datos y en los hechos.El trabajo de los historiadores profesionales es, en parte, intentar cambiar las narrativas “oficiales” que personas como Putin y otros inventan y quieren diseminar

La historia es también una fuente de gran poder, pero es muy distinta. No necesitas de los datos y de la verdad para crear narrativas históricas poderosas. Su poder no radica en producir bombas, sino en convencer a las personas para que luchen. Con la física, no se puede persuadir a la población para que inicie una guerra. Nadie comienza un conflicto porque E=MC². 

Una guerra comienza porque se cree en una cierta narrativa. Además, y aquí radica el problema, la narrativa no tiene por qué ser cierta para convencer a las personas. Frecuentemente, la historia, la ficción y la fantasía han tenido una ventaja sobre la verdad. Muchas veces porque esta es compleja e incluye razones diversas que se unen para crear, por ejemplo, una crisis económica, una pandemia o lo que sea.

En segundo lugar, la verdad histórica es normalmente dolorosa e incómoda. Las naciones no suelen querer oír la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Es habitual ver movimientos políticos o dictadores que construyen narrativas absolutamente ficticias sobre la historia y, aun así, son capaces de convencer con ellas a mucha gente. Lo advertimos ahora en Rusia, donde lo que Putin está vendiendo a su población es absolutamente falso. No hablo solo de lo que ocurre ahora, sino de décadas y siglos de historia previa. 

185 yuval noah harari pensativoEsto es un gran problema para los historiadores, además de ser una de las causas por la cual tenemos mucha menos influencia. En el mundo de la física, si se tiene un programa atómico se escucha a los físicos. Muchos dictadores dan gran importancia a la historia, pero no les gustan los historiadores para nada. Cuando uno les expone sus datos y hechos documentados con evidencia, interfieren; arguyendo que es un asunto demasiado relevante como para que los historiadores se interpongan y que la verdad la tienen ellos.

El trabajo de los historiadores profesionales es, en parte, hacer estos esfuerzos quijotescos para intentar cambiar las narrativas “oficiales” que personas como Putin y otros inventan y quieren diseminar.

V.P.: ¿De qué depende el futuro? ¿Es realmente necesario conocer lo que ocurrió en el pasado para poder avanzar hacia el futuro?

Y.N.H.: Debemos conocer el pasado porque este continúa controlándonos; y lo hace de tantas formas diferentes que a veces no somos capaces de darnos cuenta. Estoy de acuerdo en que, al final, lo que realmente importa son las decisiones que tomamos en el presente. Independientemente de lo ocurrido en el pasado, siempre podemos tomar decisiones distintas en el presente. Lo malo es que resulta difícil hacer-lo si desconocemos el pasado. 

¿Por qué hechos anteriores, relatos que han sido inventados antaño, continúan controlándonos? Me refiero a historias de hace siglos; historias sobre la religión, las naciones, el género, el amor… que dominan nuestras mentes y no nos permiten ver todas las opciones que están a nuestra disposición. Creo que el primer objetivo de la historia y su estudio no es el de aprender del pasado ni recordarlo, sino el de liberarnos de él

Como historiador, creo que el primer objetivo de la historia y su estudio no es el de aprender del pasado ni recordarlo, sino el de liberarnos de él. Y para ello, hay que comprenderlo. De lo contrario, continuará dominándonos sin que sepamos siquiera cómo lo hace. Si analizamos la historia de Rusia, es evidente cómo el pasado sigue controlándolos hoy. 

Cuando Putin explica que quiere invadir Ucrania para desnazificarla, pensamos que está loco. Por eso es necesario conocer la historia para poder entender lo que dice. Durante décadas, en los primeros años del régimen soviético, la propaganda del estado hablaba constantemente de futuro. Decían que el futuro les pertenecía, que pertenecía al socialismo. Creían que iban a conseguir mejores resultados que el resto del mundo y, por consiguiente, conquistarlo. Después de los años 60 y 70, perdieron el futuro. Resultó evidente que la Unión Soviética se quedaba atrás, mientras que los países de Europa y Estados Unidos avanzaban. Entonces, la propaganda soviética cambió. Dejó de hablar tanto del futuro y comenzó a hablar mucho del pasado, sobre todo de la Segunda Guerra Mundial. Dado que carecían de éxitos objetivos, aludían una y otra vez a su mayor gloria, que fue derrotar a los nazis. Si durante décadas se le explica a la población que aquel fue su gran triunfo, al final lo vuelven a hacer.Si no entendiésemos la historia, no sabríamos por qué Putin explica a su población que es necesario invadir Ucrania para desnazificarla

185 harari dataPor eso cuando Putin aparece hoy ante los medios de comunicación, se le escucha decir que está luchando contra los nazis en Ucrania. Si no entendiésemos la historia, no sabríamos de dónde viene esta argumentación y pensaríamos, sencillamente, que esta gente se ha trastornado. Es fundamental comprender el pasado para saber lo que está ocurriendo en el presente, pero siempre podemos elegir. Incluso la población rusa tiene capacidad de elegir; las cosas no están predeterminadas.

Sé que hay quienes argumentan que Rusia siempre será una dictadura, un régimen totalitario y opresivo, porque así ha sido durante siglos. Que vivieron bajo los zares, bajo los comunistas…, y no pueden escapar de la historia y su pasado; pero esto es absolutamente falso. Ucrania es el ejemplo más claro de lo contrario. 

Los ucranianos también vivieron durante siglos bajo la autocracia estadista y luego bajo las dictaduras comunistas y, aun así, cuando tuvieron la oportunidad, eligieron la democracia. Y no solo una vez, sino repetidas veces. Cada vez que un tirano, desde dentro o desde fuera, les amenazó con quitarles su democracia, se levantaron para luchar contra él. Necesitamos conocer el pasado pero, al mismo tiempo, recordar que, independientemente de lo que haya pasado en él, podemos tomar decisiones y elegir cosas diferentes hoy, en el presente.Hay quienes argumentan que Rusia siempre será una dictadura, un régimen totalitario y opresivo, porque así ha sido durante siglos; pero esto es absolutamente falso. Ucrania es el ejemplo más claro de lo contrario

V.P.: Liberté, Égalité et fraternité, el famoso lema de la república francesa que todos conocemos, ¿es hoy posible? ¿Puede haber igualdad y libertad en una democracia?

Y.N.H.: Ya en la revolución francesa, y en cualquier periodo posterior, siempre ha existido una gran tensión entre libertad e igualdad. Si queremos proporcionar a todas las personas igualdad absoluta, dañamos la libertad. Esto es lo que el comunismo nos ha enseñado. Si queremos libertad absoluta, y que cada uno pueda hacer lo que desee, se acaba con todo el poder y la riqueza concentrada en las manos de unos pocos individuos. Esto es lo que ha ocurrido siempre en la historia. Hay personas que quieren llevarnos a los extremos que están en conflicto, mientras que la solución casi siempre está en el medio. Hay que buscar un equilibrio y es complicado. La moralidad casi nunca está en los extremos. Moralidad es moderación.

Creo que hay un camino en el medio que permite sostener la democracia, y soy consciente de que muchas personas piensan que la democracia está en crisis. Yo opino que siempre lo ha estado; es parte de su naturaleza y de la naturaleza del sistema, porque permite que muchos grupos diversos se expresen y luchen por sus intereses y derechos. Siempre hay agitación y turbulencia. Si recordamos los años 60, vemos que en Europa Occidental se vivía un periodo de inestabilidad social, incluso más extremo que el actual. Hoy existen tensiones, pero en aquel tiempo hubo muchos asesinatos políticos (no solo el de Kennedy o el de Martin Luther King…), secuestros, terrorismo… Los disturbios de 1968 atravesaron el mundo democrático y todos sentían que la democracia no funcionaba. Hoy tenemos a los afroamericanos, a los LGTBI, a la izquierda populista… Y la conclusión es que la democracia no funciona. Si además nos fijamos en la Unión Soviética, todo estaba en calma, pero 20 años después, la colapsó. La inestabilidad política de la democracia es difícil y puede ser peligrosa, pero si se gestiona adecuadamente termina creando una sociedad más justa

La inestabilidad política de la democracia es difícil y puede ser peligrosa, pero si se gestiona adecuadamente termina creando una sociedad más justa, donde más personas pueden expresar sus puntos de vista y que estos sean tenidos en cuenta, expandiendo el círculo democrático para que incluya nuevos grupos y se transforme no solo en más justo sino más fuerte. 

RETOS GLOBALES

V.P.: El utilitarismo predominante está haciendo que muchas personas se transformen en “inútiles” para la sociedad. ¿Qué se puede hacer con quienes no aportan y no son útiles para la sociedad? 

185 harari4Y.N.H.: Cuando a veces utilizo el término de personas inútiles, lo hago con el propósito de provocar y hacer que se me escuche. Evidentemente, desde la perspectiva humanista, las personas nunca son inútiles. El problema surge cuando hablamos desde la perspectiva de un sistema económico, político o militar, sistemas que tratan a los individuos de una forma fría y calculadora. Para ellos, algunos humanos podrían ser inútiles. 

Uno de los peligros que ha generado la automatización o la IA es que hay muchas personas, muy queridas por sus familias, amigos y parientes, que se volverán inútiles desde la perspectiva del sistema económico. Sus capacitaciones y conocimientos no serán necesarios en el futuro. 

Pensemos en los millones de personas que trabajan en la industria textil en una factoría en Bangladesh, China o Indonesia. Hoy las camisas que ellos fabrican se pueden hacer con robots, utilizando la IA. Imagino que también llegaremos a tener camisas virtuales hechas de código para todas las actividades que ahora realizamos online. ¿Qué pasará entonces con esa gente? Saben hacer las camisas, pero su fábrica va a cerrar. Al mismo tiempo, se generarán nuevos puestos de trabajo porque se necesitarán personas capaces de escribir esos códigos para que podamos tener camisas virtuales, o capaces de programar los robots que hacen las camisas.

Ahora bien, cómo transformamos a un trabajador de 50 años de la industria textil de Bangladesh en un diseñador de camisas virtuales hechas a través de código. Se necesita un proceso de re-entrenamiento y formación que requiere de tiempo, recursos, y que no siempre tiene éxito. 

¿Quién lo va a pagar? Un país rico, como EE.UU. o Alemania, cuenta con los recursos para formar de nuevo a las personas. Aunque muchos alemanes pierdan sus puestos de trabajo por la automatización, el gobierno alemán será capaz de sostenerlos y reforzar su formación en nuevas áreas para que adquieran nuevas habilidades y encontrar trabajo en la economía del futuro. Los países ricos podrán capear esta situación; pero, ¿qué harán los pobres? En mi opinión, vamos a asistir a la emergencia de una nueva casta global de personas “inútiles”, desde la perspectiva de la economía global. Países enteros podrían colapsar a causa de esto. Hoy vemos a algunos hacerlo por otras razones, y esta tendencia puede transmitirse a otros. Vamos a asistir a la emergencia de una nueva casta global de personas “inútiles”, desde la perspectiva de la economía global

En el caso de Ucrania, sería un peligro para todo el mundo tanto de forma directa como indirecta. Se podría iniciar una guerra a mayor escala. El bloqueo de los puertos ucranianos tiene un gran impacto sobre los alimentos que proveen a diferentes partes del mundo. También de forma indirecta, en el sentido que rompe el tabú más grande de la comunidad internacional. Si Putin tiene éxito, y se le permite ganar, veremos cómo aparecen muchos más Putins en otros puntos. Ahora los presupuestos de defensa se están incrementando intensamente y debería haber estado en el interés de casi todos los países del mundo el unirse para pagar esta guerra; pero no vemos que esté ocurriendo.

Los europeos y las democracias occidentales se han unido para ayudar a Ucrania, pero otros países que pueden estar ante mayores riesgos por lo que ha hecho Putin no se están uniendo. Podemos señalar cuál es el mejor curso para actuar, pero la gran pregunta es si la humanidad adoptará esta causa.  

V.P.: Se argumenta que con inversiones del 2% del PIB global se pueden solucionar problemas como el de el calentamiento global; sin embargo, parece como si quisiéramos inventar una pastilla para solucionar la obesidad de una persona que no está dispuesta a cambiar su dieta. ¿Qué opina de esto?

Y.N.H.: El escollo está en que si pedimos a los principales países en vías de desarrollo, como India o Brasil, que dejen de desarrollar su industria pesada o sus infraestructuras debido al cambio climático, ellos justamente responderán que tienen cientos de millones de personas en la pobreza y que han de ocuparse de ellas. No es justo pedirles que frenen su desarrollo ante un problema que no causaron ellos, sino los americanos y los europeos en su proceso de desarrollo. ¿Por qué han de pagar el precio por el desarrollo de otros?

Luego, si se les pregunta a los americanos, británicos, alemanes… ellos responden que también tienen a personas pobres. No es realista esperar que los países ricos detengan su desarrollo económico. Este sirve para que las personas mejoren su vida, para proveerles de mejores servicios. Si podemos encontrar vías para proveer a las personas de lo que necesitan de forma más ecológica y sostenible, tendremos la mejor dirección por la que avanzar. No hay que frenar el desarrollo ni tampoco destruir los ecosistemas, sino encontrar nuevas formas para continuar desarrollándonos de una manera sostenible. Se puede hacer. No hay que frenar el desarrollo ni tampoco destruir los ecosistemas, sino encontrar nuevas formas para continuar desarrollándonos de una manera sostenible

Por ejemplo, ahora cientos de millones de personas están comenzando a consumir carne. Países como China, India o Brasil no tenían antes los recursos económicos para comprar carne. Al elevarse la prosperidad económica, el consumo de carne se está disparando en estos lugares. A la vez, la carne es una de las fuentes de contaminación del agua y del aire más importantes en el mundo. Si se les dice a estos países en vías de desarrollo que no pueden comer carne porque destruye el medio ambiente, no lo aceptarán. 

Existen nuevas tecnologías con las cuales se puede producir carne y cultivar las células madre en el laboratorio. No solo es más ecológico, sino más ético. Si quieres una hamburguesa, no necesitas crear una vaca y sacrificarla. Solo necesitas crear la hamburguesa. Este es el camino tecnológico intermedio.

La tecnología no es el enemigo de la naturaleza. Podemos crear nuevas tecnologías que sirvan a ambos propósitos, pero este camino necesita de inversiones.

Cuando decimos que se requiere el 2% del PIB mundial para desarrollar cosas como la carne limpia o para la transición de la energía fósil a energías renovables, es porque es posible generar ese cambio. El 2% es una cifra aproximada. Las personas piensan que para prevenir el colapso ecológico es necesario invertir el 50% del PIB global, y evidentemente esto no va a ocurrir. La realidad es que no se necesita ese porcentaje. Quizás tampoco sea el 2%, pero la mayoría de los modelos nos dicen que lo necesario está siempre en un solo, y bajo, dígito. El mensaje de este número es que se trata de un proyecto factible y político, porque los políticos son bastante buenos en cambiar el 2% del presupuesto de un sitio otro. Se trata de invertir, y no de evitar que las personas continúen desarrollándose.  

UN FUTURO DE PAZ

V.P.: ¿Dónde ve el futuro de Ucrania y cómo avanzar tras la victoria? ¿Qué recomendaría?

185 harari no warY.N.H.: No soy experto en economía ni en la sociedad ucraniana, por eso no quiero aventurar ninguna recomendación específica. Lo que sí tengo claro es que la mejor apuesta para Ucrania y su futuro es Europa. Para un país en desarrollo, con relativamente pocos recursos para adaptarse a la nueva economía, en un mundo donde los cambios no hacen más que acelerarse, lo mejor es unirse a grupos de países que pueden ayudarse entre sí.  

La UE tiene los recursos para ayudar en la reconstrucción del país, una vez que se haya ganado la guerra. Además, puede favorecer que Ucrania se adapte a la nueva economía e invertir en educación y formación de la fuerza laboral ucraniana. 

La guerra ha creado una tremenda empatía de Europa hacia Ucrania. Existe una gran solidaridad hacia el país, así que construyendo sobre este sentimiento espero que Ucrania forme parte de un modo u otro de la UE. No puedo predecir, pero deseo que la UE haga una firme promesa de ayudar a Ucrania no solo a ganar la guerra, sino también a ganar la paz. Ganar la paz significa reconstruir Ucrania, invirtiendo en ella de manera que se transforme en una democracia europea próspera.Ganar la paz significa reconstruir Ucrania, invirtiendo en ella de manera que se transforme en una democracia europea próspera

Cuando se observa el mapa terráqueo, EE.UU. y China destacan como los dos grandes poderes. El único tercer poder real que tiene la oportunidad de generar un equilibrio entre ellos es la Unión Europea. Si esta permanece unida y comprometida, Europa será una economía más grande y con la población más educada del mundo.

V.P.: ¿Puedo interpretar que la gobernanza mundial se debería basar en el modelo de la UE? ¿O son las Naciones Unidas? 

Y.N.H.: La UE es un experimento extremadamente exitoso. En la historia nunca ha existido algo parecido. Tantos países uniéndose para formar este bloque político y económico, al tiempo que retienen su independencia. El problema es que seguir unidos en temas políticos y económicos críticos resulta difícil, a pesar de que comparten tantos intereses, valores culturales y una historia común. 

Pero, por otro lado, me parece utópico pensar que en los próximos 10 o 20 años veamos algo parecido a la UE a escala global, donde China, India, Brasil, etc. formen algo similar. Lo más probable es que no ocurra pero sí espero que, como la humanidad se está enfrentando a retos comunes y existenciales, al menos ante ellos podamos ver un frente global más unido.


 Yuval Noah Harari, historiador, filósofo y autor, entrevistado por Vyacheslav Pokotylo, profesor de Estrategia de MIM-Kyiv Business School.

Entrevista publicada en Executive Excellence n185 marzo-abril 2023.

Fotos Harari: © World Economic Forum.


Últimos artículos

Richard Straub, Global Peter Drucker Forum
Personajes con talento

Nuevo management para nuevos tiempos, po...

23 de Febrero de 2024
Avivah Wittenberg-Cox
Expertos

Encajar 100 años en el ámbito laboral

23 de Febrero de 2024
Expertos

Cuando el deporte enseña

22 de Febrero de 2024
Editorial 189 collage
Expertos

Editorial EE nº189 feb-marzo 2024

22 de Febrero de 2024