Skip to main content

8M: cuestión de oportunidades

08 de Marzo de 2024//
(Tiempo estimado: 6 - 11 minutos)
Día internacional de la mujer

Hace algún tiempo, Augusto López-Claros, director ejecutivo y presidente del Global Governance Forum, recurría a diversos estudios para explicar cómo “las economías más competitivas son aquellas que gozan de un amplio nivel de integración de la mujer; a más paridad e igualdad, mayor desarrollo”. Las investigaciones avalan lo que parece una obviedad mundana.

En su entrevista, destacaba que “cuando, por la razón que sea, el mercado de trabajo está claramente sesgado hacia los hombres, existe un importante impacto sobre la productividad y, por tanto, sobre el crecimiento económico del país. La prosperidad no será la que se podría alcanzar con una integración adecuada. Desde esta perspectiva, la igualdad de género deja de tener exclusivamente una dimensión ética y de justicia y es vista además como un tema de eficiencia económica, crucial para la creación de un mundo más próspero”."La igualdad de género deja de tener exclusivamente una dimensión ética y de justicia y es vista además como un tema de eficiencia económica, crucial para la creación de un mundo más próspero". Augusto López-Claros

En el ámbito empresarial, la reivindicación de mayor presencia femenina ha ido acompañada de imposiciones normativas que van calando… bajo amenaza de sanciones por incumplimiento. Sin embargo, el fondo del asunto radica en una sola palabra: oportunidad.

“La investigación siempre ha demostrado que la cuestión no es tanto la diferencia de género, sino de oportunidad. Además, de entrada, las mujeres todavía hoy se encuentran a menudo en situaciones en las que su experiencia difiere mucho de la de sus homólogos masculinos, y eso es algo que debemos tener en cuenta”, afirma la profesora de London Business School, Herminia Ibarra. 

"De entrada, las mujeres todavía hoy se encuentran a menudo en situaciones en las que su experiencia difiere mucho de la de sus homólogos masculinos, y eso es algo que debemos tener en cuenta”. Herminia Ibarra
La consejera de CaixaBank, Amparo Moraleda, hablaba en estos términos sobre el desafío de incorporar mujeres a los Consejos de Administración: “El verdadero reto de las organizaciones es crear las condiciones de trabajo necesarias para que ellas también puedan desarrollar una carrera de alta dirección, asegurar que haya un desarrollo del talento femenino.

El reto de la incorporación de mujeres a los Consejos de Administración más allá de las cuotas, que serán un revulsivo, pasa por estudiar y resolver la fórmula para que haya más mujeres con altos cargos y posiciones ejecutivas que puedan conseguir la experiencia que les capacite para ser buenas consejeras.

Reconozco que mi incorporación a Faurecia, mi primer Consejo internacional, fue motivada por la ley francesa que obligaba a un 20% de mujeres en los Consejos de Administración a finales del año 2012 y un 40% a finales del 2016. Estoy convencida de que muchas empresas no se hubieran planteado la búsqueda de ejecutivas fuera de su propio país, si ese imperativo legal no hubiese estado encima de la mesa. Fue sin duda un incentivo para ello”.

El ejemplo de Moraleda pone de manifiesto que, como apuntaba Ibarra, no es cuestión de género: “Cuando se nos da la oportunidad, las mujeres cumplimos con las expectativas y estamos a la altura de cualquier otro profesional; el problema es que en muchos casos esa oportunidad no llega”."En todos los casos, se buscaba a una mujer pero siempre hace falta una primera oportunidad que te abra la puerta de la sala del Consejo”. Amparo Moraleda

Su historia personal es un ‘caso de éxito’ en este sentido: “La entrada en el Consejo de Faurecia supuso para mí tener visibilidad ante otro ecosistema empresarial –relata la consejera–. Una vez que te conocen, ya no solamente cuentas con las credenciales que puede aportar un headhunter, sino también con el aval local de personas que pueden ofrecer referencias tuyas. Por ejemplo, en el Consejo de Administración de Faurecia estaba el consejero delegado de Solvay, quien me invitó a participar en el proceso de selección para su Consejo –gestionado por un headhunter– y avaló mi candidatura.

El presidente de la Comisión de Nombramientos de Solvay pertenecía al Consejo de Alstom e igualmente me invitó a participar en ese proceso facilitado por un headhunter. En el caso de Airbus, la presentación de candidatos también se mandató a un headhunter, y tras un proceso de entrevistas y de selección riguroso, la compañía optó por mi candidatura.

En todos los casos, se buscaba a una mujer pero siempre hace falta una primera oportunidad que te abra la puerta de la sala del Consejo”.

Dar voz

189 8m libroEn su último libro, Pensadoras y visionarias. Las ideas de diez filósofas aplicadas a la gestión, Santiago Íñiguez de Onzoño llama la atención sobre la contribución de la filosofía, el pensamiento crítico y las humanidades en el día a día de la gestión empresarial, y pone en valor la aportación de grandes filósofas de la historia moderna para impulsar la inclusión, la diversidad, las relaciones interpersonales y, en última instancia, la innovación en el mundo empresarial.

En la obra Íñiguez, presidente ejecutivo de IE University y profesor de Dirección Estratégica, cuenta que: “Hace tres años, en mi primera sesión con el Global MBA en IE Business School, un estudiante intervino para decir que todos los CEO de los casos prácticos en mi curso de Estrategia eran hombres blancos del mundo occidental. Me comprometí a hacer los cambios necesarios para mejorar la diversidad de perfiles en el programa esa misma noche. Curiosamente, cuando diseñé mi programa, había logrado incluir casos de empresas europeas y latinoamericanas de diferentes tamaños y sectores, todos contemporáneos, pero ninguno de los actores clave era una mujer”."Uno de los objetivos de este libro es compartir las historias inspiradoras de mujeres del mundo de la empresa y las instituciones y que sirvan de referencia para los futuros directivos, tanto hombres como mujeres". Santiago Íñiguez de Onzoño

El autor también lamenta la falta de materiales didácticos e investigaciones académicas que reflejen la diversidad, sea de género o de otro tipo. “Las directoras ejecutivas siguen siendo una minoría –escribe–, pero esto no es excusa para que las escuelas de negocios no diseñen programas con contenido que inspire a las futuras generaciones de mujeres y contribuya a lograr un equilibrio en la composición de los cuadros directivos. Este enfoque solo puede ser mejor para las empresas y la sociedad”.

Sus decisiones al frente del IE University y su último título hacen justicia a ese déficit: “Uno de los objetivos de este libro es compartir las historias inspiradoras de mujeres del mundo de la empresa y las instituciones y que sirvan de referencia para los futuros directivos, tanto hombres como mujeres”. Íñiguez hibrida filosofía y gestión de forma magistral, combinando reflexión y pragmatismo: “Cada capítulo contiene la semblanza de una mujer empresaria o una líder institucional elegidas por sus logros o su potencial. La parte central de cada capítulo está dedicada a una filósofa, al análisis de algunas de sus ideas y a cómo se pueden aplicar a la gestión. Los capítulos terminan con una serie de conclusiones que respaldan la aplicabilidad de la filosofía que se analiza”, expone en el texto.

Binomios que suman

En opinión de Sally Helgesen, una de las mayores expertas en liderazgo positivo, “las organizaciones no podrán apalancar las contribuciones femeninas hasta que sean capaces de entender dos elementos esenciales que conforma la visión de las mujeres: lo que perciben y lo que valoran”.

Según Helgesen, “la atención de las mujeres está dirigida a muchas cosas diferentes al mismo tiempo, mientras que los hombres tienden a focalizar en profundidad hacia una sola tarea u objetivo. Por eso, su atención tiende a funcionar como un radar, mientras que la de los hombres tiende más hacia el láser”. Es la combinación de ambos lo que resulta en un binomio infalible: “Con su percepción de amplio espectro, son excelentes jueces del contexto, realizando conexiones inesperadas. La percepción localizada genera claridad y rigor analítico, la de amplio espectro resiste a la cuantificación, pudiendo parecer subjetiva en exceso, mientras que la percepción focalizada puede dejar fuera información esencial. Ambas son esenciales en un entorno dominado por los cambios continuos”."La atención de las mujeres tiende a funcionar como un radar, mientras que la de los hombres tiende más hacia el láser. Ambas son esenciales". Sally Helgesen 

Igualmente enriquecedora es la combinación de ‘contrarios’, como las habilidades duras y blandas, la gestión empresarial y la filosofía, como bien ha explorado Santiago Íñiguez; el talento joven y el senior, etc. Los beneficios del pensamiento mixto son indiscutibles.

En un mundo eminentemente tecnológico, las humanidades reclaman su sitio y varias mujeres dan fe del potencial de mezclar ambas disciplinas. La profesora Barbara Oakley, referente internacional en el ámbito de la neuroeducación, es una de ellas. Al terminar la educación secundaria se alistó en el Ejército de Estados Unidos, donde se licenció en Filología y Literatura Eslava. Tras servir durante cuatro años en Alemania y alcanzar el rango de capitán, trabajó en la Estación del Polo Sur en la Antártida, y desempeñó labores de traducción a bordo de barcos de pesca en el Mar de Bering.

189 8m puenteTras ese periplo, decidió volver de nuevo a la universidad para estudiar Ingeniería Eléctrica y Computación, y más tarde se doctoró en Ingeniería de Sistemas. Actualmente trabaja como profesora de Ingeniería en la Universidad de Oakland y está involucrada en múltiples áreas de investigación relacionadas con los métodos de aprendizaje.

“Estoy tremendamente agradecida de haber podido formarme en ambas disciplinas, aunque finalmente haya terminado trabajando en el entorno tecnológico debido a la gran demanda social que existe en este ámbito, pero estoy convencida de que la combinación de ambas formaciones genera un importante potencial”, declara. “Todos los ingenieros con los que trabajo son capaces de resolver un problema específico. De hecho, muchos son mejores que yo a la hora de hacerlo. Ahora bien, quienes tienen una formación exclusivamente técnica muchas veces carecen de un contexto en sentido amplio.

He tenido la oportunidad de conocer a los neurocientíficos y psicólogos cognitivos más importantes del mundo; gente brillante y maravillosa. Ellos saben absolutamente todo sobre sus áreas, pero carecen de una perspectiva global que les lleve a preguntarse qué utilidad o aplicación puede tener ese conocimiento en entornos más amplios.

Al tener una formación tanto en ciencias como en humanidades, uno se beneficia del entrenamiento y la formación científica y, al mismo tiempo, puede pensar con mayor extensión, más metafóricamente”.

189 8m binomioTambién Avivah Wittenberg-Cox, especialista mundial en equilibrio generacional y de género, encarna los beneficios de esa dualidad. Con estudios en Ciencias de la Computación y en Literatura Comparada, afirma que “ese es el tipo de construcción de puentes que siempre me interesó, entre ámbitos que están increíblemente separados. Cuanto más viajas por el mundo, más te interesan las diferencias entre culturas, pero también las similitudes; y esto es algo que he transferido directamente a todo mi trabajo sobre ambos géneros y las generaciones; explorando cuán diferentes somos y cuán similares en una miríada de maneras fascinantes”."Las madres son las primeras líderes de nuestras vidas. Y, si tenemos suerte, nos muestran el camino y nos dan la fuerza interior para que creamos en nosotras mismas”. Avivah Wittenberg-Cox

En el prólogo del libro La disrupción del liderazgo femenino, Wittenberg-Cox exhorta a las mujeres a seguir el camino de aquellas que las hayan inspirado, porque hay referentes. “Mi madre es el origen de mi profunda convicción de que las mujeres pueden lograr todo lo que se propongan. Pueden amar, pueden luchar, pueden nutrir, pueden aprender, pueden seguir su camino como heroínas, pueden reinventarse sin descanso. Lo he visto con mis propios ojos, en mi madre. Sé que pueden trabajar y cocinar, todo con grandeza, empatía y brillantez. Llaman a las cosas por su nombre y logran lo que sea necesario. Son nuestra historia colectiva. Nos crían para que seamos personas honestas. Son las primeras líderes de nuestras vidas. Y, si tenemos suerte, nos muestran el camino y nos dan la fuerza interior para que creamos en nosotras mismas”.

Aquí empieza todo; en creer, en aprovechar esa mirada de radar para buscar y detectar oportunidades y, si no las hay, seguir reivindicándolas. ¡Feliz Día Internacional de la Mujer! ¡Feliz 8M!


Publicado en marzo de 2024.

Imágenes, excepto portada del libro © Freepik.