Skip to main content

Management y sabiduría natural

16 de Febrero de 2024//
(Tiempo estimado: 4 - 7 minutos)
Imagen de naturaleza

Nada más inspirador que observar naturaleza para comprender el origen de muchos comportamientos humanos, y por tanto organizacionales. Parece sensato que el entorno empresarial mire a la vida en la Tierra cuando tanto se habla de sostenibilidad y diversidad. Con frecuencia, el management ha recurrido a ella para explicar modelos, estrategias, conceptos…, a modo de metáfora.

Archiconocida es la famosa teoría del cisne negro del economista Nassim Nicholas Taleb, que describe un suceso que ocurre por sorpresa, sin previsión anticipada –dado su alto grado de improbabilidad– y que provoca un gran impacto y repercusión en la economía y la sociedad en general. El mismo gran impacto que causó el descubrimiento de este tipo de aves con plumas negras en Europa, cuando se pensaba que todos los cisnes eran blancos. No fue hasta 1697, a finales del siglo XVII, cuando los colonos ingleses que volvían de Australia trajeron consigo varios ejemplares en sus barcos.

Esta teoría ha servido para “explicar” el origen de muchos acontecimientos por parte de los analistas, uno de ellos el Covid-19; aunque otras autoridades, como la futurista Marina Gorbis, prefieren llamar la atención sobre nuestra incapacidad para distinguir las señales, que finalmente nos pasan desapercibidas: “Si bien es cierto que en gran medida no se puede predecir el momento o la forma exacta que pueden tomar, definitivamente sí puede verse que el mundo se está moviendo en esa dirección”.El mundo biológico ha demostrado saber organizarse sin necesidad de control. En todas partes, la vida se auto-organiza en redes interdependientes de relaciones

El mundo biológico ha demostrado saber organizarse sin necesidad de control. En todas partes, la vida se auto-organiza en redes interdependientes de relaciones. En palabras de la experta en Comportamiento Organizacional, Margaret J. Wheatley: “Cuando los individuos descubren una pasión o interés común, se organizan y discurren cómo avanzar. Esta auto-organización genera creatividad y resultados. Por eso, de nuevas relaciones, emergen nuevas fortalezas y capacidades. Las piezas básicas de la construcción son las relaciones, y no los individuos”.

Eso explica la fortaleza de las redes terroristas, que “aun cuando pueda parecer que no tienen líderes, están bien guiados por su pasión, rabia y convicción. Comparten ideales y propósitos que les dan una identidad grupal y les inducen a actuar”. Es por ello que Wheatley advierte de la importancia de entender nuestra increíble capacidad para la auto organización, cuando algo nos importa: “Las personas que están profundamente conectadas a una causa no necesitan directivas”.

189 naturaleza ecomarinoZhang Ruiminfundador y presidente emérito del Board of Directors de Haier Group, recurre al comportamiento de las medusas para describir cómo se organizan los individuos de las microempresas que conforman Haier, hasta componer un ECM (ecosistemas de colaboración formados por microempresas). “Ya no hay supervisores que den órdenes, sino un mecanismo que permite a cada uno crear valor de manera autónoma”, afirma Ruimin.

Los empleados de Haier son actores independientes que no requieren pasar por una jerarquía para actuar cuando se presenta una oportunidad de negocio. “Ahora tenemos un proceso mucho más sencillo y ágil –declara–. Las medusas han sobrevivido en el océano unos 650 millones de años, más que los extintos dinosaurios. Pero las medusas son criaturas muy simples que pueden reproducirse muy rápidamente. Una medusa no tiene sistemas complejos como el nervioso, pero cada uno de sus tentáculos tiene un anillo de puntos de contacto nervioso. Cuando cualquier punto siente a la presa, los demás se reúnen inmediatamente a su alrededor para rodearla. Sobrevive sin necesidad de enviar una petición al cerebro y empujar una acción a los tentáculos. Siempre que se presenta una oportunidad, nuestra gente actúa igual, de forma autónoma”.El brazo perdido de una estrella de mar tiene los mismos sistemas que una estrella completa, por lo que puede regenerarse. Lo mismo ocurre cuando una microempresa de Haier se divide en muchas

Del mismo modo, el directivo alude a la analogía de una estrella de mar para hacer entender cómo cada una de las 4.000 microempresas (ME) que hoy conforman Haier tienen capacidad de división y regeneración: “La estrella de mar es el único ser vivo que tiene la máxima capacidad de regeneración. Las lagartijas también pueden regenerarse. En caso de peligro, pierden la cola y les vuelve a crecer, pero la cola perdida de una lagartija es inútil. En comparación, una estrella de mar tiene cinco brazos. Si uno de ellos se rompe, a la estrella de mar le vuelve a crecer un brazo, y el brazo perdido puede convertirse en una estrella de mar completa. Es decir, el brazo perdido tiene los mismos sistemas que la estrella de mar, por ejemplo, el digestivo y el reproductor, por lo que puede regenerarse. Lo mismo ocurre cuando una ME de Haier se divide en muchas ME. Esto se debe a que los tres poderes de toma de decisiones (es decir, las decisiones de negocio, las decisiones de personal y las decisiones de compensación) que antes retenía el CEO se han delegado en las ME, por lo que cada estrella de mar (ME) y cada nueva estrella de mar de la división tienen estos tres poderes”. 

De la naturaleza toma el management la idea de ecosistema empresarial, puesta en práctica por Haier. Igual que un ecosistema natural se define como un “sistema ecológico constituido por un medio y los seres vivos que habitan en él, así como por sus relaciones mutuas”, uno empresarial es definido por la firma McKinsey como “una red compleja de negocios interconectados que dependen y se alimentan entre sí para brindar valor a sus clientes, a los usuarios finales y a sus principales stakeholders”. Sin duda, uno de los retos de este modelo colaborativo está en mantener el equilibrio.

189 naturaleza mariposaLas mariposas han sido una especie altamente evocadora. Desde la anonimidad del proverbio chino: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”, al popular “efecto mariposa” de él surgido, acuñado hace más de 50 años por Edward Lorenz. Este profesor de meteorología del MIT, amante de la naturaleza, descubrió mientras hacía simulaciones de patrones climáticos con modelos computacionales de 12 variables ambientales, que al introducir pequeñísimos cambios creaba una gran diferencia en las predicciones. “Las diferencias más pequeñas, con muchos decimales, podían suponer una gran diferencia en la predicción meteorológica”.

De similar manera, un líder de una marca mariposa –definida por el experto en liderazgo Peter Fisk como “una empresa relativamente pequeña, pero con gran imaginación, cuyo éxito depende de que sea capaz de reunir, en un ecosistema, a socios diferentes y complementarios entre sí, bajo un paraguas de marca potente y que genere compromiso”–, puede influir enormemente en las experiencias positivas de los consumidores, en el éxito compartido de todos los socios y en la evolución continua del ecosistema.

Por no hablar de las etapas del ciclo de vida de una mariposa que tanto han ayudado a positivizar los procesos de cambio y hacer aflorar la grandeza. O las referencias a la metamorfosis para explicar la transformación digital de las empresas.Promovemos la biofilia. Tomamos ejemplo de la naturaleza e incluimos una diversidad de formas, perfiles, diseños y texturas que proceden de ella

Nuestra conexión con la naturaleza, de la que formamos parte, también nos reconforta y contribuye al bienestar emocional. Compañías como Steelcase son muy conscientes de ello. “Promovemos la biofilia –relata Guillaume Álvarez, su senior vice president para EMEA–. Nos encanta contemplar el agua, nos gustan los materiales de origen natural, como la madera y la lana, también las formas orgánicas…, porque se parecen más a los seres humanos que a los inertes. Por eso tomamos ejemplo de la naturaleza e incluimos una diversidad de formas, perfiles, diseños y texturas que proceden de ella”.

Sin ser infalible ni perfecta, la naturaleza puede proporcionar analogías aplicables al management, que permiten clarificar y responder mejor ante ciertos retos organizacionales..., y de manera desinteresada.


 Artículo publicado en febrero de 2024.

Imágenes © Freepik.