Cuatro buenas razones para matar ideas innovadoras, por Tendayi Viki

Tendayi Viki

El Dr. Samuel West, psicólogo creador del Museo del Fracaso, sostiene que la mejor manera de impulsar la innovación en las organizaciones es eliminar el miedo al fracaso. Este puede llevar a los equipos de innovación de las empresas a perseguir únicamente apuestas seguras. Cuando eso ocurre, es muy probable que los equipos se limiten a mejorar los productos actuales de la empresa. Para explorar nuevas oportunidades, los líderes tienen que crear espacios psicológicamente seguros para que la gente pruebe cosas nuevas y fracase.

La mejor manera de que los equipos de innovación yerren es hacerlo de forma rápida y barata. Esto significa que los líderes y los equipos tienen que estar atentos a las primeras señales para saber si el proyecto de innovación va por buen camino. Esto ha sido un reto tanto para las empresas como para las start-ups. A menudo existe un compromiso con un proyecto de innovación que puede llevar a los líderes a seguir apostando por una idea en la que creen. Esto puede acabar convirtiéndose en algo realmente caro, como en el caso de Quibi, que recaudó 1.750 millones de dólares de los inversores antes de fracasar al año de su lanzamiento.

En lugar de invertir en sus proyectos favoritos, los líderes exitosos gestionan sus carteras de innovación como un embudo. Empiezan haciendo múltiples apuestas pequeñas con la expectativa de que esos equipos salgan a probar sus ideas. La elección de las ideas en las que invertir debe basarse en una orientación estratégica clara sobre dónde quiere jugar la empresa en materia de innovación. 
La elección de las ideas en las que invertir debe basarse en una orientación estratégica clara sobre dónde quiere jugar la empresa en materia de innovación

182 cuatro razonesSin embargo, conseguir una inversión temprana no significa que los líderes se comprometan con una idea concreta, aunque esa inversión proporcione a los equipos la oportunidad de generar pruebas para testar si sus ideas pueden tener éxito. Con el tiempo, los líderes son capaces de tomar decisiones sobre qué ideas eliminar. Normalmente hay cuatro buenas razones para "matar" una idea durante las distintas etapas de la innovación. 

1. Falta de conveniencia

La primera razón para descartar una idea es si hay alguien en el mundo real a quien le interese el producto o servicio que el equipo está pensando en crear. ¿Qué problemas están resolviendo y para qué segmento de clientes? ¿Existe una necesidad real de los clientes? ¿Cómo se puede llegar a esos clientes? A menudo es difícil para los innovadores aceptar que a los clientes no les importa realmente lo inteligentes que sean. Los clientes se preocupan por sus propios problemas y aspiraciones. Por lo tanto, si el equipo no tiene una propuesta de valor que atraiga a los clientes, esa idea debe ser desechada.A menudo es difícil para los innovadores aceptar que los clientes solo se preocupan por sus propios problemas y aspiraciones

2. Falta de factibilidad

El segundo motivo para descartar una idea se refiere a los riesgos técnicos de cualquier proyecto de innovación. ¿Tiene nuestra organización la capacidad de crear las tecnologías revolucionarias que imaginamos? Si no es así, ¿podemos encontrar un socio que nos ayude a desarrollar la tecnología? Muchos productos de software pueden no presentar tanto riesgo técnico. Sin embargo, en el caso de proyectos de innovación más ambiciosos, en sectores como la automoción, la sanidad o la farmacia, el riesgo técnico puede ser una auténtica preocupación. Si su empresa no tiene la capacidad de crear el producto o servicio, debería considerar seriamente la posibilidad de abandonar esa idea.

3. Falta de viabilidad

La tercera razón para eliminar una idea es si nuestra empresa puede crear y entregar el valor a los clientes con beneficios. Esta pregunta se refiere a la rentabilidad del modelo de negocio de un equipo. ¿Dónde crearán y entregarán valor? ¿Cómo llegarán a los clientes? ¿Cuánto le costará a nuestra empresa crear y entregar valor? ¿Cuánto pagarán los clientes? ¿Cómo conseguirá el equipo alcanzar el punto de equilibrio o la rentabilidad? Es perfectamente posible crear productos que gusten a la gente y perder dinero haciéndolo. Si este es el reto al que se enfrenta una idea, habría que acabar con ella. 

Es perfectamente posible crear productos que gusten a la gente y perder dinero haciéndolo. Si este es el reto al que se enfrenta una idea, habría que acabar con ella

4. Falta de adaptabilidad

La última causa para abortar una idea es si nuestra empresa puede escalar el producto o servicio. Es importante señalar que no es lo mismo encontrar una necesidad real del cliente que un mercado. Hay varias razones por las que un entorno empresarial puede no estar preparado para que una idea se amplíe. Por ejemplo, un producto puede depender del éxito de la comercialización de las innovaciones de otras empresas antes de poder escalarse. En este caso, el tiempo es importante. También es posible que los costes de la escalabilidad hagan que un modelo de negocio no sea rentable ni sostenible. Si un equipo no puede resolver estos problemas, la idea debería desestimarse. Es posible que los costes del escalar un producto o servicio hagan que un modelo de negocio no sea rentable ni sostenible

¿Y si pivotamos?

Un mito común del movimiento Lean Start-up es que los equipos de innovación pueden hacer pivotar cualquier idea hasta el éxito. No siempre es así. A veces hay que “matar” las ideas. Lo que el método Lean Start-up proporciona es un proceso para encontrar las ideas correctas para escalar y también las ideas correctas para desechar. El objetivo no es acabar con las ideas en el momento en que se enfrentan a desafíos. Hay que dar a los equipos cierto tiempo para probar diferentes opciones para su modelo de negocio (por ejemplo, segmentos de clientes, propuestas de valor y canales). Es necesario conocer de antemano de qué recursos disponen los equipos para probar estos pivotes. Cuando se consuma ese margen de maniobra y los equipos sigan sin mostrar progresos, ¡esas ideas deberían ser sacrificadas!


Tendayi Viki, associate partner at Strategyzer, autor y experto en innovación empresarial.

Este artículo, aparecido originalmente en Forbes, se publica en español en Executive Excellence con la autorización expresa del autor.

Noviembre de 2022.

 

EXECUTIVE EXCELLENCE es una revista cuyo objetivo es promover la excelencia en la gestión empresarial, la estrategia y el liderazgo personal y de organizaciones, basándose en valores constructivos y principios éticos y morales atemporales. Revista de referencia del liderazgo, el talento y la gestión multidisciplinar, con noticias actuales y entrevistas que ofrecen una visión global de la alta dirección a directivos, empresarios, emprendedores y escuelas de negocios a nivel nacional e internacional. 

logo footer

Redes sociales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.